GRUPO PLAZA

la imputación de la vicepresidenta marca la agenda del botànic

Elige tu propia aventura: los cinco escenarios para Puig ante la crisis de Oltra 

Foto: EVA MÁÑEZ
18/06/2022 - 

VALÈNCIA. La imputación a cargo del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) de la vicepresidenta primera del Consell y principal referente de Compromís, Mónica Oltra, continúa ocupando el primer puesto en la agenda política autonómica y un lugar destacado en la nacional. La dirigente valencianista se encuentra investigada por la gestión de su departamento en el caso de abusos a una menor tutelada por los que su exmarido fue condenado, si bien tal y como reiteró este viernes en rueda de prensa, no se plantea dimitir mientras dure el proceso judicial.



Tal y como informó Valencia Plaza, el presidente de la Generalitat, el socialista Ximo Puig, tiene la potestad de destituirla del cargo. De momento, el líder del PSPV-PSOE no ha movido ficha aunque en su partido crecen las voces que se muestran favorables a coger el toro por los cuernos  y actuar por difícil que sea. No obstante, el asunto es complejo, con muchos aristas, y una decisión taxativa tendría un carácter "irreversible", como dicen algunos estrategas cercanos al presidente. Así, a grandes rasgos, desde la formación socialista se manejan cinco escenarios siempre con un objetivo prioritario: maximizar las posibilidades para que en las próximas elecciones la izquierda sume los 50 diputados necesarios para seguir gobernando.

1.-Aguantar la posición y esperar una reacción de Compromís como mucho hasta la declaración de Oltra el 6 de julio. De momento, es la vía adoptada por el presidente Puig: dejar que la vicepresidenta se defienda ante el TSJCV y volver a evaluar la situación tras esa comparecencia. Si la imputación sigue adelante -como la mayoría cree-, poner sobre la mesa las posibles medidas a adoptar. Ahora bien, en el entorno del presidente creen que en la coalición valencianista existen voces discrepantes que entienden el desgaste que supone la situación para el Botànic y pueden contribuir estos días a un cambio de estrategia de Oltra. Por ejemplo, el alcalde de València, Joan Ribó, pedía una reunión en la coalición la próxima semana para "madurar la decisión" sobre la vicepresidenta.

2.-Convocar una reunión con la vicepresidenta para pedirle que dimita. Llama la atención que, al menos este viernes, no se haya reconocido ningún encuentro entre Puig y Oltra para abordar este asunto. La propia portavoz del Consell, al ser preguntada por ello, se limitó a señalar que se habían saludado en la reunión del Gobierno valenciano. En el PSPV hay quien opina que el presidente podría citar a su socia en el Ejecutivo y convencerla de que lo mejor para el proyecto común es que diera un paso a un lado para centrarse en su defensa y aliviar la presión al Botànic y a ella misma. De no aceptar, se daría paso a otros escenarios.


3.-Puig cesa a Oltra, el Botànic se rompe y el PSPV gobierna en minoría. Sin duda, una posibilidad compleja y de resultado incierto, aunque no por ello electoralmente negativo. Los socialistas se enfrentarían a menos de un año al frente del Ejecutivo en solitario y, aunque tendrían serias dificultades en Les Corts, podrían tratar de seguir reforzando el perfil presidencialista de Puig, vender estabilidad, alejarse de los postulados más incómodos de Compromís y Unides Podem y tratar de recoger electorado de centro. Otra opción sería tratar de mantener a estos últimos en el Ejecutivo y darles peso para ayudarles a superar el listón electoral, lo que numéricamente ayudaría al bloque de izquierdas. 

4.-Puig cesa a Oltra y el Botànic se mantiene. Pese a que Compromís advirtió ayer que si hay destitución de la vicepresidenta se romperá el proyecto, no es descartable que la coalición se replantee esta posición y termine por cubrir la baja de Oltra y tratar de encarar de la mejor forma posible la recta final de la legislatura. Esta sería, probablemente, la opción más deseada por sus socios en el Consell.

Foto: EDUARDO MANZANA


5. Puig cesa a Oltra y convoca elecciones. La opción sin duda más arriesgada y menos factible pero no descartable. El probable mal resultado de los socialistas en Andalucía no invitará a los experimentos pero, si la situación es insostenible, quizá el presidente de la Generalitat se plantearía romper la baraja y lanzarse a unos comicios tras el verano con el objetivo de coger a pie cambiado a la oposición e incluso a sus socios, buscando una baja participación y movilización que permitiera ensalzar la figura presidencial.


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme