X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

presupuestos participativos

En busca de la alquería perdida

València recuperará los restos de la alquería de la Creu en el nuevo jardín de la calle San Vicente

27/10/2018 - 

VALÈNCIA. En apariencia es sólo un terreno sin urbanizar junto a la Cruz Cubierta de San Vicente de València. Sobre ese espacio estuvo ubicada la Alquería de la Creu, demolida hace unos años. Los restos, vistos desde fuera, apenas semejan trozos de muro pero en realidad forman parte de la historia del barrio. Son vestigios y en breve cobrarán valor cuando sean incluidos en el nuevo jardín de la calle San Vicente.

Ya está en marcha el proceso de licitación de este nuevo espacio verde, localizado en el solar que delimitan las calles Torre Maçana, Capitular de Gandia, Tomás de Villarroya y San Vicente. Lo que ahora es un lugar baldío que se emplea como aparcamiento improvisado, en menos de un año tendrá un aspecto muy diferente.

La concejala de Parques y Jardines del Ayuntamiento de València, Pilar Soriano, dio a conocer esta semana los detalles de este espacio verde que reemplazará al actual descampado. Unos trabajos que se realizarán en una zona de vigilancia arqueológica, por lo que toda la obra tendrá un seguimiento específico.

“Un proyecto muy especial” 

Para Soriano se trata de “un proyecto muy especial” y quiso poner en valor que ha sido elegido por los vecinos a través de la iniciativa de presupuestos participativos DecidimVLC que se ha puesto en marcha esta legislatura. El jardín, pues, lo han pedido; no se impone.

Igualmente, hay otro elemento que le es muy grato, y es que con este proyecto se plantea la recuperación de los restos de la alquería, incorporándolos al planteamiento general del proyecto. Buscando las raíces, se transformará un espacio “actualmente degradado”, que pasará de ser “un lodazal” cuando llueve a “una zona verde de referencia” para los habitantes del barrio de la Cruz Cubierta, según ella.

El nuevo jardín nace condicionado porque las calles San Vicente y Tomás de Villarroya soportan una notable intensidad de tráfico rodado, especialmente la primera que es una de las salidas naturales de la ciudad. No en vano fue la antigua Via Augusta. Por ello, la propuesta de ajardinamiento busca generar, en lo posible, un espacio protegido visualmente y acústicamente. Una banda vegetal con arbolado será la encargada de realizar esta función, además de asumir la imagen exterior y procurar sombra en el parque.

En el interior del ajardinamiento, un núcleo muy definido albergará el espacio destinado a juegos infantiles, explican desde el consistorio. E igualmente, insisten, se incorporarán los últimos restos de la antigua alquería y con ello se dotará de significado histórico al proyecto.

Árboles de ocho metros y un ficus

La vegetación está estructurada con una plantación de siete ejemplares de ocho metros en los frentes sur y este. Bajo estos árboles se plantean dos ámbitos de plantas arbustivas: un primer grupo con especies variadas afines a ambientes soleados, situadas en los alrededores de la acera, y un segundo grupo de plantas menos afines al sol, tipo acantos. La plantación se realizará hacia el interior del jardín, buscando la sombra de los árboles. Un ficus en la parte central de la zona de paseo se convertirá en la referencia visual del nuevo jardín.

Por su parte en la zona noroeste se instalará una zona de juegos que se espera que se convierta en el núcleo del parque. Se trata de un recinto de 224 metros cuadrados que se hallará en la parte más alejada del tráfico y por tanto la más segura y tranquila para los niños. La fuente que se encuentra en la acera de la calle San Vicente se desplazará al nuevo jardín, para que así se incorpore al proyecto. El proyecto incluirá también un nuevo alumbrado con bombillas LED para toda la zona.

A nivel logístico, se dispondrá una red de riego por inundación para la zona con plantas, y una red de riego puntual a base de toberas inundadores. Se completará la instalación con cuatro bocas de riego de acoplamiento rápido que cubrirán toda la zona ajardinada y que estarán conectadas en la red exterior. Todas las cañerías estarán enterradas y así el aspecto visual del nuevo jardín será más grato. La Cruz Cubierta tendrá una postal diferente.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email