X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

NOSTÀLGIA DE FUTUR / OPINIÓN

Engañémonos

17/11/2016 - 

VALENCIA. Este martes, Eugenio Viñas publicaba aquí un artículo magnífico cuestionando la política de subvenciones a los medios de comunicación del Consell por el uso del valenciano. Eugenio ponía sobre la mesa que el modelo Valencia Plaza, a diferencia de los nichos de ediciones completas de periódicos traducidas automáticamente al valenciano, es mejor para la lengua propia y para los lectores. 

La coexistencia normalizada de artículos en valenciano y castellano parece un buen reflejo de la sociedad en el que vivimos y dota de una visibilidad igualitaria a aquellos que escriben en valenciano, no discriminados por idioma ni encerrados en las dos o tres páginas de cultura de turno. El valenciano debe servir para hablar de todo: de economía, de cultura, de ciencia; con normalidad y sin bilingüismo rígidos impuestos. Y estoy de acuerdo.

‏En lo que no estoy de acuerdo es en construir a partir de esa crítica un debate irreconciliable. Con condenar de un plumazo a todo un gobierno. Leo el artículo y pienso inmediatamente que los gestores que definieron la medida aprenderán del error. No pienso, en cambio, que Eugenio esté haciendo un ataque a unos políticos sino a una política. Conociendo al equipo de Vicent Marzà estoy seguro de que las palabras de Eugenio les harán reflexionar y tomarán buena nota.

‏Me entristece leer en cambio ataques a la mayor, descalificaciones e incluso improperios personales. Parece que no seamos capaces de generar un debate desde la sociedad civil más allá del “serán burros” o “son lo mismo de antes”.

"Desde la gestión, debemos perder el miedo a equivocarnos"



Artículos como el de antes de ayer no deberían poner en alerta a los gabinetes de comunicación sino poner en marcha a los que trabajen en estrategias. Creo firmemente en el papel constructivo de fiscalización de los medios de comunicación. Son imprescindibles para generar mejores políticas. Pero a la vez, desde la gestión, debemos perder el miedo a equivocarnos e interpretar estos mensajes también de manera constructiva. Porque la condena del miedo a equivocarse es la inacción.

‏Reclamo desde aquí la importancia del testeo, el ensayo-error y la experimentación en políticas públicas, y especialmente en políticas urbanas. Utilicemos nuestras calles como laboratorios, abramos puertas de edificios, probemos soluciones y tecnologías; experimentemos con incentivos. Esperemos a recibir la crítica. Y mejoremos después.

‏Solo de esta manera se podrá construir un círculo virtuoso entre políticas, medios y ciudadanos. Más allá de trincheras reinos de taifa. Preguntemos de verdad a la población sin que nos pongamos a temblar por las posibles respuestas. Porque lo único que tiene resultados seguros es no hacer nada.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email