GRUPO PLAZA

entrevista al portavoz de compromís en el congreso

Baldoví: "Habrá acuerdo en la financiación si Montero pone más dinero en la cesta"

Foto: EDUARDO MANZANA
3/10/2021 - 

VALÈNCIA. El papel de Compromís en algunos debates en el Congreso que afectan a la Comunitat Valenciana ha sido en cierta medida destacado en los últimos meses. La pelea por la reforma de la financiación autonómica o el aumento de las inversiones en este territorio, han sido algunos de los caballos de batalla de la coalición valencianista, que ha pugnado por el protagonismo con el PSPV que lidera el presidente de la Generalitat, Ximo Puig.

Ahora, en la recta final del presente año, además de la habitual negociación presupuestaria, apuntan a producirse pasos adelante en la reforma de la financiación. Dos debates en los que el único diputado de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví (Sueca, 1958), pretende dar la batalla.

-¿Cómo van las reuniones con el Gobierno o con el PSOE para hablar de los Presupuestos?
-Hemos tenido dos reuniones. Una, antes de la comparecencia de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, con su jefe de Gabinete, para esbozar las líneas básicas y días atrás con Félix Bolaños y Rafael Simancas sobre esta cuestión.

-El Presupuesto debería estar presentado antes de octubre...
-Visto lo que está pasando, es evidente que hay ciertas dificultades para cerrarlo. Pienso que se solucionarán aunque salgan un poco tarde.

-Entonces, si usted presenta unas peticiones, deberán ir en las enmiendas...
-Sí, irán para enmiendas. En lo que nosotros insistimos es en que se respete nuestro peso demográfico en las cuentas y eso me lo garantizaron. En este tiempo se ha visto que el Gobierno sólo puede contar con la mayoría que invistió a Pedro Sánchez y con quienes le apoyaron los pasados presupuestos.

Foto: EDUARDO MANZANA

-¿Qué van a solicitar?
-En el acuerdo pasado hablamos de la gratuidad de la AP-7,  de la condonación de la deuda de La Marina, de más dinero para la dependencia, de más dinero para el transporte metropolitano, de la conexión para el Altet de Alicante... son algunos de los compromisos que se han ido cumpliendo o al menos están presupuestados. Y lo más importante: una fecha para un documento sobre la reforma del sistema de financiación. Eso ya lo confirmó la ministra de Hacienda el otro día, que incluso fue más allá en cosas como la deuda histórica que también reclamábamos.

-¿Le sorprendió?
-Sí. Me sorprendió que reconociera la deuda histórica que hemos exigido en numerosas ocasiones, lo cual es una diferencia sustancial con lo anterior. Así que lo importante es que habrá un documento en noviembre y también se empieza a reconocer que pueda existir un fondo de nivelación mientras se mantenga la infrafinanciación, que estaría cifrado en 2.400 millones de euros y serviría para equilibrar en la media a las CCAA peor financiadas. Si no, se puede optar por la vía de las transferencias o las inversiones. Hay mecanismos que no requieren la Conferencia de Presidentes ni una mayoría absoluta en el Congreso.

-Y volviendo a los presupuestos, ¿qué reivindicarán ahora en las enmiendas?
-El túnel pasante de València algún día tendrá que llegar y en ello hemos insistido; también hemos pedido que se siga trabajando en equilibrar los fondos para la dependencia, y además, hay enmiendas para recuperar terrenos públicos en Alicante para que pueda conectarse con el mar, por ejemplo. Por otro lado, exigiremos también un aumento en el nivel de ejecución de las obras públicas. Otro tema estrella, siempre lo ha sido en nuestro caso, es el aumento de inversión en Cercanías tanto en material como en personal.

-¿Apoyará seguro los presupuestos de Pedro Sánchez o hay líneas rojas?
-A ver, si el presupuesto siguiente no se aprueba, se prorrogarían estas cuentas, no las de Rajoy, que contemplaban unas inversiones para la Comunitat del 7,6%. Con estos estábamos razonablemente satisfechos. Eso sí, tampoco se debe dar por descontado nuestro voto como ya ocurrió en el Estado de Alarma, cuando votamos en contra dos veces porque estábamos en contra de la manera de repartir los fondos de covid.

Foto: EDUARDO MANZANA

-¿Qué ha cambiado entre Montero y usted?
-Es cierto que en julio la ministra Montero decía: "Usted se inventa los problemas". Y el otro día decía: "Tal y como acordamos con el señor Baldoví" y hasta hablaba de la deuda histórica. Ha habido algunas cuestiones como el decreto de interinos, donde el voto de Compromís fue decisivo y así en alguna otra cuestión. Tal vez eso haya ayudado a cambiar los planteamientos.

-Al margen de su reivindicación, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha tejido también una serie de alianzas autonómicas que han llevado el debate al ámbito nacional. ¿Cree que Montero está enfadada con Puig por sus movimientos en este tema?
-Es cierto que no lo citó ni una sola vez en esa intervención. Diría que muy contenta no debe estar, pero a mí me parece bien que el presidente haya apostado por esas alianzas autonómicas con quien tenemos problemas similares. Más aún, cuando hay otras comunidades que lo hacen, como las de la España vaciada, para defender su statu quo. Al final, lo importante es el objetivo final que consideramos justo y razonable.

-¿Y considera factible, conociendo las posiciones de los partidos y de las CCAA, un acuerdo en la reforma de la financiación?
-Será factible un acuerdo si la ministra pone más dinero en la cesta. Si a las CCAA que están bien financiadas no les resta y a las que están peor tratadas se les mejora, podría darse ese pacto. Para que el sistema sea sostenible hay un déficit de 16.000 millones para las CCAA y creo que el Estado no tendrá más remedio que ponerlos si quiere resolver el problema.

-¿Qué tipo de documento espera? ¿No teme que sea demasiado general y nos devuelva a un debate anterior al que debería producirse?
-El documento, según ha transmitido la ministra, se ceñirá a los criterios de la población ajustada, que es la madre del cordero. Unas CCAA querrán que tenga más peso la dispersión, superficie, envejecimiento... y otras lo veremos de otra manera, con más peso en el número de habitantes. También por ejemplo somos partidarios de que se incluyan más criterios de problemática social que en la Comunitat afectan más. Otra posibilidad es incluir además criterios de paro que fueran variables cada año... En cualquier caso, si Montero se atrevió ya a hablar de todo esto es porque tiene claro que se tiene que poner más dinero sobre la mesa.

Foto: EDUARDO MANZANA

-¿Considera ahora necesaria la manifestación por la financiación preparada para el 20 de noviembre?
-Tota pedra fa paret.

-Pero, ¿no puede quedar deslucida si Montero presenta el documento antes?
-A mí me gusta tocar las cosas y saber que son reales. Una cosa son los anuncios y otra son los hechos. Hay que mantener la tensión porque este era un asunto del que hablábamos cuatro locos hace 30 años y todos nuestros movimientos han tenido al final la virtud de que, aunque no sea el problema más conocido por la gente, ha entrado en el debate nacional. Por eso, yo soy partidario de mantenerla, aunque bueno, siempre hay la posibilidad de suspenderla.

-¿Cree que el PSPV ha intentado rehuir esa manifestación para no enfadar a sus compañeros en el Gobierno de España?
-Bueno, es el mismo papel que habría adoptado el PPCV si estuviera gobernando en España. De hecho, que el PPCV no haya estado hasta ahora en la plataforma y que Carlos Mazón se haya convertido en el más reivindicativo...

-Es una buena noticia, ¿no?
-Por supuesto que sí. Pero me gustaría que si en el futuro estuviéramos en otra situación similar mantuviera la misma pulsión de ahora. Que no sea solo hacerse una foto, sino que sea algo de todos los días porque la representación se ejerce cuando estás gobernando y cuando estás en la oposición. Como si presides una institución y estás en una feria promocionando los productos de la tierra... y sirves vino de otra tierra

-La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, pidió el otro día a sus señorías más respeto y educación. ¿Se sintió usted aludido? Porque venía de llamar "maleducado, grosero y chabacano" a un diputado...
-Las palabras tienen una carga y creo que en ese caso fueron muy mesuradas. Creo que interrumpir a alguien mientras está hablando es de mala educación. Decirle a una diputada "bruja" es, como mínimo, grosero. Y luego si todo esto se hace a gritos desde el escaño, me parece chabacano. De todas formas, es que este problema se ha acentuado desde que ha entrado la ultraderecha en el Congreso. A mí me dicen "comunista" cuando soy un socialdemócrata convencido.

Foto: EDUARDO MANZANA
-¿Se lo toma como un insulto?
-A ver, comunista, bolivariano, independentista... simplemente es que no me veo reflejado en ello y esto es casi cada vez que tomo la palabra. Me han llegado a decir "payaso" mientras hablo.

-¿Cree que le beneficia entrar al trapo de Vox o quizá así contribuye a darles protagonismo?
-Bueno, es que, por ejemplo, vienen y te critican los 'chiringuitos' y su líder estuvo dos años cobrando en uno que no valía para nada. Yo intento señalar las contradicciones que tienen porque realmente me da miedo que haya gente bien intencionada que acabe creyéndose las barbaridades que sueltan. Lo del otro día creo que fue un punto de inflexión. Cuando un diputado que es juez y miembro de la Comisión de Reglamento actúa así, negándose a cumplir el Reglamento, es que se están rompiendo todas las normas que pueden llevar a buen término la democracia. Traspasan todas las líneas.

-¿Considera que la situación en el Congreso ha empeorado en los 10 años que lleva de diputado?
-Es que este tipo de situaciones está creciendo. Antes pasaban cosas aisladas pero ahora son continuas. Las provocaciones son permanentes y claro, algunos contestamos.

-¿Forma parte del teatro parlamentario? Es decir, después de estas tensiones, parece que no hay problema en saludarse en los pasillos o tomarse un café. 
-Yo a la gente de Vox no la veo tomándose cafés con nadie. Entre ellos hacen piña y ya está. Al principio no era tan así, pero ahora ha ido muy a peor.

-¿No considera un error comparar una escena de las Fallas con las amenazas en la Alemania nazi?
-Se sacó de contexto lo que dije. Fundé una falla, soy fallero de honor de tres fallas, he escrito llibrets de falla... Lo que dije es que un contexto de crispación política, aplicar la palabra "rata" a una persona es una manera de crear violencia verbal. Lo vi un poco peligroso. A ver, yo no prohibiría las críticas falleras; no hubiera retirado eso ni tampoco los ninots que aludían a la religión islámica... pero me preguntaron e hice una reflexión y di mi opinión. Luego se pasó el video cortado y bueno, es lo que hay.

-¿Cree que ha mejorado el Gobierno de España con los cambios que hubo en julio?
-Pues en algún ministerio como Justicia posiblemente sí. En otros todavía estamos para ver el resultado.

-¿Y en Transportes?
-A mí me gustaba más que hubiera un ministro valenciano como José Luis Ábalos, porque conocía bien nuestros problemas. Creo que en la Comunitat hemos perdido con ese cambio.

-Han insistido con la reciprocidad de las televisiones los últimos días. ¿Puede entrar en alguna negociación condicionada de presupuestos?
-No, pero insistiremos en ello porque creemos que puede ser una buena fórmula de cohesión. Lo vemos razonable y haría mucho más por conocernos y respetarnos que otras muchas cosas.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email