GRUPO PLAZA

eva ortiz, portavoz adjunta del grupo popular en les corts y coordinadora general del ppcv

"Sería bueno que el Consell no echara a 'gorrazos' a las grandes empresas que vienen a crear empleo"

La síndica adjunta del PP dispara al actual Consell, al que acusa de "manipular" e "incumplir" sus promesas. Además, considera que Puig tiene un "problema de liderazgo": "Está claro que Mónica Oltra es la que manda en el Gobierno valenciano"

3/04/2016 - 

VALENCIA. Eva Ortiz (Orihuela, 1975), como tantos otros dirigentes políticos, comenzó su carrera como concejal de su municipio. Tras ocho años como edil (2003-2011) en la capital de La Vega Baja, accedió como diputada en Les Corts Valencianes, puesto que abandonó para convertirse en europarlamentaria.

Tras este periodo, y con el respaldo del presidente provincial del PP de Alicante, José Císcar, figuró como número dos en la lista autonómica de esta circunscripción en las pasadas elecciones. Además, merced al ascenso de Isabel Bonig a la presidencia regional y a la estrecha relación de ésta con las direcciones provinciales, Ortiz fue designada coordinadora general del PPCV -número dos del partido- a recomendación del mencionado Císcar.

Desde entonces, ha combinado su trabajo parlamentario como portavoz adjunta en la cámara con el de estrecha colaboradora de Bonig en las cuestiones orgánicas. Una oportunidad que le ha llegado en un momento, como ella misma admite, "complicado" aunque "intenso" y con "sabor a reto".

-A usted le ha tocado un puesto de mucha responsabilidad en un momento muy complicado. ¿Cómo lo está llevando personal y políticamente?
-Desde que entré en política hace ya algunos años  como concejal en el Ayuntamiento de Orihuela siempre he estado rodeada, por así decirlo, de mucha intensidad. Creo que tengo facilidad para adaptarme a los cambios y a las diferentes situaciones: hay que intentar separar las decisiones de lo personal y abstraerse de la tensión porque si no, esto sería imposible. Políticamente es apasionante, un reto continuo: a veces tomas una decisión que para hoy sirve pero que para dentro de un mes o hace un mes no servía. Y luego este trabajo tiene la chispa de poder ayudar de alguna manera a la gente con tus decisiones o tu gestión. Además, la intensidad de saber que la política siempre está en movimiento, se tiene que ir creando, hay pocas cosas que sean inamovibles.

-¿En qué punto ve al PPCV? ¿Tocado, en recuperación, animado... o en reanimación?
-Isabel Bonig me llama para ser coordinadora general del partido en una etapa de muchos cambios. El objetivo es rearmar el PPCV que ha pasado por muchas cosas buenas pero también por muchas cosas que nos han avergonzado. En las elecciones generales evidenciamos una mejoría en la Comunitat Valenciana después de muy poco tiempo y en una situación difícil dado que habíamos perdido la Generalitat y muchos municipios importantes. Un resultado que evidencia que lo que está poniendo en marcha Isabel con la ayuda de su equipo, de los alcaldes, de los representantes municipales... está generando ilusión. Ahora la situación vuelve a ser un poco complicada en el sentido de que nos indigna muchísimo ver que hay personas con un cargo institucional o de partido que puedan estar en envueltos en casos de presunta corrupción. Eso quizá nos resta algo de ese empuje que habíamos conseguido en las elecciones aunque, al mismo tiempo, eso nos hace levantarnos por la mañana pensando en los militantes, concejales y simpatizantes que todos los días dan la cara por nosotros defendiendo al PP y en seguir trabajando por ellos.

-El síndic socialista Manuel Mata asegura que ustedes tienen el mismo problema que ellos tuvieron en 1995, cuando creyeron que el acceso del PPCV a la Generalitat era provisional.
-Lo siento por el señor Mata pero realmente su Consell no solo huele a provisional, es que actúa como tal. Su falta de acción es evidente: en estos meses que llevamos estamos viendo que el llamado mestizaje en el gobierno conlleva muchas dificultades en el día a día. No están tomando decisiones importantes en empleo, por ejemplo. La consellera de Sanidad, Carmen Montón, solo se preocupa de colocar a todos sus conocidos en la Administración; la vicepresidenta, Mónica Oltra, hace un viaje a Grecia donde, que yo sepa, no tiene competencias; seguimos sin saber qué hará el gobierno bipartito cuando no lleguen los 1.300 millones que se inventaron en el presupuesto con la implicación de partidas concretas tan importantes como sanidad, educación y servicios sociales... 

-Algunas medidas relevantes sí que se han adoptado...
-El problema es que creo que están mintiendo a los valencianos: dijeron que venían a hacer una serie de cosas que, no solo no están haciendo, sino que en muchos casos están llevándolas a peor. Para empezar, no hemos mejorado en los datos de empleo y luego te encuentras que inversores privados como Puerto Mediterráneo, Alcoinnova, Ikea o cualquier otro proyecto o empresa que pueda venir a esta Comunitat chocan con impedimentos. Puerto Mediterráneo, por ejemplo, tiene informes favorables y no solo no se les permite la inversión sino que se dice públicamente que se va a hacer todo lo posible para que no salga adelante. Si hay informes favorables y 4.500 empleos en juego, quizá alguien debería estudiar si eso podría ser una presunta prevaricación. En resumen, lo que digo es que si hay proyectos que pueden mejorar el empleo y la situación económica, sería bueno al menos no echar a 'gorrazos' a los que quieren venir a crear puestos de trabajo en la Comunitat.

-Si a su juicio nada está funcionando, ¿cree entonces que uno de los puntos fuertes del actual Consell es la comunicación?
-No, uno de sus puntos fuertes es la manipulación porque están engañando a los valencianos. Se han aferrado a la infrafinanciación para no hablar de su pésima gestión y de la falta de liderazgo de su presidente, que ni siquiera es interlocutor para el líder del propio PSOE, que prefiere hablar con Mónica Oltra. Y eso pone en evidencia que aquí la que manda es la señora Mónica Oltra y es público y notorio que los socialistas le tienen miedo.

-Usted que ha sido concejal, ¿cómo ve los decretos de coordinación que está impulsando el jefe del Consell sobre las diputaciones?
-Para empezar, no puedo entender que Ximo Puig se quejara tanto en su día de que Mariano Rajoy tardara en recibirle cuando a día de hoy todavía no se ha sentado a hablar con el presidente de la Diputación de Alicante, César Sánchez. Alicante es la cuarta provincia de España en PIB, digo yo que algo tendrá que hablar con él. Y tampoco puedo entender que el gobierno del diálogo, la transparencia y rescatar a las personas, no se siente con los presidentes de la Diputación para hablar de decisiones que tienen que ver con el presupuesto de las corporaciones provinciales. Actuaciones así no se pueden trasladar a través de los medios de comunicación: es una falta de respeto.

-Ahora hay más grupos en Les Corts y más posibles combinaciones de las que existían en otras legislaturas. ¿Cree que el PP puede hacer de vez en cuando palanca con Podemos y Ciudadanos para incomodar al Consell?
-Nosotros estamos abiertos a hablar con todos y así lo hemos demostrado votando y aprobando muchas iniciativas por unanimidad, más de las que se sacaron adelante en toda la legislatura pasada donde la oposición prefería no respaldar ninguna propuesta del PP. Así que estamos dispuestos a negociar cualquier medida que beneficie a los valencianos. Ahora bien, lo que no acabo de entender es por qué Podemos igual un día dice lo mismo y lo contrario. Un día hace oposición al PSOE y a Compromís y al día siguiente les tapa las vergüenzas.

-El PPCV, al menos así lo parece, necesita todavía una revisión más profunda para recuperar credibilidad: ¿Hasta que no haya novedad en el ámbito nacional no va a haber novedad respecto al congreso extraordinario que se ha solicitado desde la Comunitat?
-Tal y como hemos consensuado con el PP nacional, el congreso extraordinario no se abordará hasta que no haya gobierno en España o se decida que va a haber elecciones, porque esa es la prioridad del partido. Ahora bien, quiero destacar la buena sintonía y coordinación que hay con la dirección nacional, algo que nos ayuda mucho a diferencia quizá de otros momentos anteriores donde no ha sido así. El PPCV ha iniciado con la llegada de Bonig un cambio absoluto en formas de entender lo que la sociedad nos está pidiendo: la sociedad nos pide que abramos el partido y seamos más participativos, que limitemos los mandatos en un mismo cargo, que seamos más transparentes y tengamos mejores controles internos en el partido y las instituciones... A todas esas cosas hay que darles forma en el congreso del PPCV para acercarnos más a la sociedad.

-En esa línea, ¿la aspiración es que voten todos los militantes?
-Sí. A ver, si hay un congreso nacional antes a lo mejor ya se ha resuelto la cuestión. Pero no de ser así, la presidenta regional y los responsables provinciales esto lo tienen claro y ya está habiendo reuniones con expertos sobre este tema para llegar a la fórmula 'un militante, un voto'.

-¿No cree que a veces la concepción de España radial que se tiene desde Madrid con la capital como epicentro de todo perjudica la autonomía orgánica de un partido como el PPCV? 
-No lo percibo así pero he necesitado un tiempo para darme cuenta. Cuando hablamos del PP nacional hablamos de una suma de territorios, de personas, de alegrías y de problemas. Cuando yo estaba en Orihuela en el PP local miraba a Valencia al PPCV y también me pasaba un poco lo mismo. Pero cuando cambias tu situación y lo ves desde otra perspectiva te das cuenta de que no todo es blanco o negro, el gris también existe. Lo importante es que se tenga una comunicación fluida como la que hay entre Bonig y la dirección nacional y, de la misma manera, entre la presidenta regional y los líderes provinciales.

-Aunque la relación sea buena, ¿no piensa que debería haber mayor independencia desde la dirección regional para la toma de decisiones?
-Nosotros tenemos mucha autonomía. Bonig desde que ha llegado ha puesto en marcha distintas iniciativas sin que hayan levantado el teléfono desde Madrid a decirle que no las hiciera. Medidas valientes como un congreso extraordinario y que este se haga con la fórmula 'un afiliado, un voto'. Así que creo que estamos funcionando con bastante autonomía y tomando decisiones que además están teniendo el visto bueno de Génova.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email