GRUPO PLAZA

entrevista

González-Fleitas (Circulantis): "No ha sido fácil llegar a los 100 millones de financiación con una idea nueva"

7/03/2021 - 

VALÈNCIA. Hablar de Circulantis es hacerlo de la primera plataforma valenciana de financiación participativa de crowdfactoring, es decir, la modalidad del factoring a través de la cual empresas anticipan sus facturas gracias a las aportaciones de inversores particulares u otras compañías. Siete años contemplan ya a esta firma fundada por Guillermo González-Fleitas, cofundador de la empresa junto a Álvaro Bonastre (Foqus), Fernándo Ibáñez (Ética Patrimonios EAFI) y Francisco Lanzuela (TechH2).

Para conocer qué tal le fue durante 2020, qué previsiones tienen de cara a 2021 y, entre otras cuestiones, la figura de esta financiación participativa, Valencia Plaza contactó con González-Fleitas que atendió amablemente la llamada de este diario. A continuación la charla mantenida:

-En primer lugar, y para los que todavía no sepan lo que es Circulantis, ¿cuál es su valor diferencial?
-Desde el punto de vista de las pymes y autónomos nuestro valor diferencial principal es que somos una fuente alternativa de financiación para ellos, en nuestro caso mediante el anticipo de facturas de organismos privados y públicos y el descuento de pagarés. Nuestra vocación es complementar la financiación estándar y reducir la dependencia del crédito bancario.

-¿Y por el lado de los inversiones no profesionales?
-Por ese ámbito lo que nos hace diferentes es que les facilitamos el acceso a un activo que nos está disponible para ellos por ningún otro medio. Además, es un acceso con importantes valores añadidos como la valoración que hacemos del riesgo, la posibilidad de diversificación o el control sobre el proceso de formalización de las operaciones.

-¿Cómo le fue a Circulantis durante 2020, sin duda marcado por la crisis pandémica (operaciones, morosidad, importe financiado, inversores…)?
-Para Circulantis ha sido un año de consolidación. No hemos cumplido los objetivos de crecimiento que nos planteábamos al inicio del 2020 debido al descenso general de la actividad económica por la pandemia y a que hemos tenido que ajustar los criterios de riesgo por esta misma situación. Gracias a ello, ha sido un buen año en cuanto a las cifras de morosidad y nos ha permitido ofrecer a nuestros inversores carteras de operaciones diversificadas con rentabilidades medias por encima del 5 % después de impagados.


-¿Y en cuanto a los inversores?
-Una gran parte quedaron a la expectativa en posiciones más líquidas por la evidente incertidumbre desde marzo, pero estamos observando que gracias al buen comportamiento de la morosidad y nuestra apuesta por el factoring para proveedores de administraciones públicas tenemos de nuevo una corriente positiva por ese lado.

-¿Qué planes tienen para este año?
-Pese a que es complicado marcarse objetivos al estar todavía en un entorno de restricciones, vamos a continuar nuestra apuesta por aumentar la financiación de proveedores de administraciones públicas que, a fecha de hoy, ya supone una de cada tres operaciones que se publican en la plataforma. Para ello vamos a redoblar nuestro esfuerzo comercial para hacer llegar nuestra propuesta a las pymes. Por otro lado, estamos llegando a acuerdos con otros actores del mundo de la financiación y de otros servicios a las empresas que nos permitan completar una oferta de servicios conjunta.

-¿Por qué todavía Circulantis no está registrada en la CNMV?
-Esto no es algo que podamos cambiar ahora mismo: Tanto la Comisión Nacional del Mercado de Valores como Banco de España han manifestado que la actividad de descuento de pagarés y facturas es libre pero que las Plataformas de Financiación Participativa previstas en la Ley 5/2015, de 27 de abril, de Fomento de la Financiación Empresarial, no la pueden llevar a cabo porque su objeto social se limita, en el caso de la financiación de deuda, a la financiación de préstamos. Por tanto, Circulantis no necesita autorización de la CNMV como Plataforma de Financiación Participativa porque su actividad consiste en intermediar en la financiación participativa de las PYMES, mediante el descuento de facturas y pagarés y es, por lo tanto, una actividad libre.

-José María Ferrer de Colectual decía en una entrevista en Valencia Plaza hace unas semanas que las plataformas de financiación participativa “han sido las grandes perjudicadas del BOE en la pandemia” por dejarlas fuera de los créditos ICO. ¿Qué opina al respecto?
-Nuestra impresión general es que en España no hay un gran interés por potenciar fuentes de financiación alternativa y lo que ha pasado con los créditos ICO el año pasado es una muestra más de ello. Hay otros ejemplos como que no exista un canal unificado en las diversas administraciones públicas para tramitar y comunicar de forma eficiente las cesiones de créditos que ostenten los proveedores de las administraciones públicas, lo que les permitiría financiarse en mejores condiciones y de forma más ágil mediante el anticipo de esas cesiones. A nuestros gobernantes se les llena la boca hablando de miles de millones de euros comprometidos para las pymes y a veces hay soluciones para implementar muy fáciles que redundarían rápidamente en beneficio de las empresas.


-Viendo los datos del pasado ejercicio –donde el adelanto de facturas cerró con un 50% más de operaciones que en 2019-, ¿es el crowdfactoring una alternativa válida a los créditos ICO?
-Por plazos y destino de las operaciones pueden ser dos métodos de financiación totalmente complementarios.

-¿Por qué momento atraviesa la financiación participativa en España en general y el crowdfactoring en particular?
-La maduración de la financiación participativa en España está siendo más lenta de lo que esperábamos hace unos años cuando lanzamos los primeros proyectos. No obstante, contamos con unas cuantas plataformas afianzadas, como Circulantis, y es de esperar que en el futuro se den algunos movimientos de consolidación que originen actores más importantes y con más capacidad de tener una cuota de mercado más significativa.

-La banca no gana para disgustos (resultados a la baja, tipos negativos, hiperregulación, competencia fintech/bigtech…), ¿se está acabando la hegemonía bancaria a la hora de financiar a las empresas?
-Pese a todo lo que comentas y al proceso de concentración bancaria, el sector privado en España sigue dependiendo en gran medida de la financiación tradicional. En cualquier caso, creo que es un error de apreciación ver a la financiación participativa como sustitutiva de aquella, sino que somos totalmente complementarios.

-Para terminar, ¿qué balance hace de los siete años que ha cumplido Circulantis, pionera en España en el crowdfactoring?
-Estamos muy satisfechos con nuestro propio procesos de maduración. No ha sido fácil llegar a los 100 millones de financiación con una idea nueva y, además, seguimos creyendo en el enorme potencial del crowdlending como vía para conectar la inversión con las necesidades del tejido productivo.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email