GRUPO PLAZA

entrevista al presidente de FAES

Juan Pablo Tur: "La Safor está dividida por la falta de infraestructuras"

3/08/2020 - 

GANDIA. En un momento de incertidumbre como el actual en el que la crisis sanitaria de la covid-19 está muy presente, Juan Pablo Tur es nombrado presidente de la Federación de Asociaciones de Empresarios de la Safor (FAES). Lo hace meses después de que Miguel Todolí tuviera que dar un paso atrás por cuestiones personales. El ya máximo representante de FAES se considera una persona ilusionada y es precisamente esa ilusión la que quiere transmitir al resto de empresarios para que “todos vayamos en una misma dirección”. 

A sus 39 años conoce bien la realidad empresarial de la comarca. Es el presidente de la Asociación de Empresarios de la Safor (Aesafor) —un cargo que no dejará pero en el que Alberto Pascual cogerá más peso— y tiene experiencia profesional en diferentes ámbitos: tras licenciarse en Arquitectura, creó un despacho de arquitectura en Gandia, que luego derivó en una empresa de administración de fincas. Más tarde, se incorporó a Turmetal, la empresa familiar —aunque no le gusta el término— y desde hace dos años es el CEO. 

Con esa triple vertiente —como persona, como CEO de Turmetal y como presidente en funciones de FAES— ha vivido la crisis del coronavirus. “Ha sido una experiencia enriquecedora pero también muy dura, especialmente al ver cómo tanta gente lo está pasando mal”. Momentos complicados de los que extrae una lección: "Hacer por el bien común, que no es la suma de bienes particulares sino lo mejor para todos de una manera desinteresada”. 

Como presidente de FAES, ¿qué líneas va a seguir? 

Más allá de nuestras reivindicaciones históricas, uno de los pilares fundamentales es la estrategia empresarial comarcal, con la que queremos identificar todos los sectores (industria, empresas, comercio, turismo…) y relacionarlos entre ellos para que, cuando uno falle, los otros tiren como tractores. No se trata de cambiar los modelos sino de flexibilizar los que ya tenemos e implementar nuevas medidas para que los modelos se adapten según las circunstancias. Se trata de ir todos hacia una misma dirección, de poner en valor la propia comarca desde una visión supracomarcal para que, conectada, vaya en una misma dirección.

Entonces, ¿cuál es el objetivo principal que se debería cumplir bajo su mandato?

El mapa empresarial de la comarca, cuyo beneficio esencial es la creación de las estrategias empresariales. Cuando se habla de industria, hablamos de polígonos y, estos, muchas veces, se crean desde un punto de vista interno por lo que, una mirada más amplia, puede desvelar si su ubicación es la más idónea o no. Es cierto que mancomunar suelo industrial es complicado pero en el País Vasco ya se hace. También se debe invertir más porque queremos más empresas pero donde se asientan y se implantan no tienen las infraestructuras ni los servicios que deberían de tener. 

Apela a la unidad y al esfuerzo… ¿La Safor está dividida?

La Safor no está dividida, la hemos divido nosotros. Por ejemplo, Gandia, Oliva y Tavernes deberían crear más sinergias de las que tienen y no es así por culpa de las infraestructuras, que son mínimas. No puede ser que tardes lo mismo de Gandia a Oliva que de Gandia a la entrada de València (Almussafes). Y esa división es por la falta de infraestructuras como el Tren de la Costa, cuya inexistencia no tiene justificación ninguna. 

"La formación es el pilar base de una sociedad avanzada pero también la palanca que necesitan las empresas para seguir innovando"

Esas reivindicaciones se han quedado un poco paralizadas…

Exacto. Y lo han hecho por los trazados porque si todas las partes tienen la potestad para decidir, será muy complicado llegar a un consenso, y más al tratarse de un trazado que va a alterar el territorio de cada uno y que a nadie le va a ir bien. Si no tenemos Tren de la Costa es por el trabajo independiente de cada municipio; por no ir todos de la mano. Esto es un error porque lo que no tiene un municipio lo tiene otro y, eso, enriquece a todas las ciudades y comarcas limítrofes.

Supongo que la crisis sanitaria y la nueva normalidad estará muy presente en su mandato… 

No es una nueva normalidad, es una nueva realidad. Llegará la vacuna pero la sociedad habrá cambiado porque nos ha condicionado en algunos aspectos. De hecho, hoy hay modelos de negocio que por desgracia se van a tener que adaptar muy rápido o van a tener que cerrar. Las crisis son aceleradoras de cambio y algunos son positivos, como la digitalización y el teletrabajo. El futuro de La Safor será diferente por necesidad, tenemos que cooperar y colaborar porque ahora ya  los negocios y la vida en general no la resuelve solo una persona sino varias personas totalmente diferentes. Es el tiempo de las personas, ellas deben ser la palanca que cambie el mundo.

 Bajo su experiencia, ¿qué se requiere para superar esta crisis sanitaria? 

Certeza y saber hacia dónde van a ir encaminadas las medidas que se van a tomar para mejorar esta situación. Hay que ser proactivo, informar y tener un ambiente de estabilidad, que en un sistema democrático viene marcado por la reglamentación y por las acciones. Los políticos tienen que aplicar las medidas que sean más correctas para la sociedad y deben ser flexibles, especialmente en un momento como el actual. 

En su opinión, ¿el gobierno local ha hecho por asegurar esa certeza de la que habla? 

Sí. Desde FAES estamos muy orgullosos de pertenecer al gobierno de Gandia y a la comarca de La Safor porque se actuó con rapidez. A iniciativa de FAES se creó un comité de la ciudad porque vimos esencial sentar a todos los agentes para poner la realidad sobre la mesa y ver qué medidas se podían adoptar. Fue muy enriquecedor porque cuando en otros lugares aún no se hablaba de soluciones, nosotros ya las estábamos poniendo. Este comité va a seguir trabajando después de la covid-19 porque todos los agentes implicados estamos llegando a consensos para adoptar medidas, que es lo más importante. 

¿De qué medidas está hablando?

Las líneas principales fueron las ayudas económicas. Está claro que una ayuda económica no va a salvar nada, pero la gente necesita saber que estás a su lado porque, cuando todo va bien, tú [el sector empresarial] estás al lado de la administración, pero cuando las cosas van mal al revés tiene que ser lo mismo o incluso más. El Ayuntamiento de Gandia sacó 1,5 millones de euros para ayudas a autónomos,  empresas y pymes.

"SI NO TENEMOS TREN DE LA COSTA ES POR EL TRABAJO INDEPENDIENTE DE CADA MUNICIPIO"

En los últimos años se ha apelado a la importancia de crear sinergias entre el tejido empresarial y el sector educativo. 

La formación es el pilar base de una sociedad avanzada pero también la palanca que necesitan las empresas para seguir innovando. Y en momentos de crisis es cuando más debes apostar por la formación y la innovación para analizar el mercado y buscar nuevas oportunidades. Las empresas deben apostar por la formación, la investigación y la cohesión. Un I+D+i+P porque las personas son la palanca del cambio. 

Ya para finalizar, ¿la Safor es una comarca emprendedora?

La Safor es la comarca con más potencial y con algunas de las empresas agroalimentarias más importantes en España, pero no es la comarca emprendedora que fue en el pasado. Actualmente se emprende a nivel personal pero es peligroso porque es necesario que alguien guía en esa puesta en marcha. El emprendimiento en Gandia es Fomento pero ya no lo es porque se ha quedado en el plano anterior y no hemos sabido integrarla en la nueva realidad empresarial. 

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email