GRUPO PLAZA

entrevista a manuel garcía duarte, director general de tic 

"Estamos muy preocupados por con qué manos vamos a poder ejecutar los fondos de recuperación"

6/11/2021 - 

VALÈNCIA. La pandemia de la covid ha supuesto un ante y un después en el funcionamiento de la administración valenciana. Del teletrabajo a las reuniones por videoconferencia; de la identidad digital a la transformación de la educación, la dirección general de Tecnologías de la Información se encuentra inmersa en una transformación profunda de la Generalitat Valenciana que se acelerará con los fondos de recuperación europeos.

Sin embargo, existen dudas sobre la disposición de recursos humanos suficientes para poder abordar la ejecución de los Next Generation, tanto desde la perspectiva de la administración como desde la empresarial. Así lo apunta el director general de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, José Manuel García Duarte, quien alerta de la falta de personal para ocupar los puestos técnicos en el marco del funcionariado de la Generalitat Valenciana. 

- ¿Cómo ha transformado la pandemia la digitalización de la administración valenciana?

- Hay algunos elementos clave que antes de la pandemia parecían algo excepcional y que ahora se han convertido en cotidiano. Eso quiere decir que, por ejemplo, utilizar la videoconferencia para establecer reuniones, antes de la pandemia se hacía excepcionalmente y ahora es algo muy sencillo. Entonces, se ha pasado de usarse muy poco en salas específicas a utilizarse de forma masiva. Se utiliza prácticamente para cualquier tipo de reunión, desde profesores con alumnos o padres, altos cargos del Gobierno,... Eso ha supuesto un ahorro muy importante en desplazamientos. 

- ¿Ha aumentado esta tendencia la eficiencia en la administración?

- La videoconferencia no sustituye totalmente al trato humano, porque hay reuniones que se siguen realizando de forma presencial, pero en el 90% de los casos es más que suficiente para las reuniones que hacemos. Entre desplazarte desde Alicante a València, pues lo haces por videoconferencia. También está siendo muy eficiente con los fondos de recuperación, que tienen una complejidad administrativa muy importante y, gracias a este tipo de herramientas, nos permite tener un día a día mucho más cercano y de forma bilateral con los ministerios.

"Antes de la pandemia, la movilidad antes de la pandemia estaba reducida a puestos muy específicos técnicos"

Otro instrumento relacionado son los instrumentos del teletrabajo. Antes de la pandemia, la movilidad antes de la pandemia estaba reducida a puestos muy específicos técnicos o a altos cargos de la administración que. por su necesidad, tenían que estar conectados al sistema en cualquier momento. Ahora, en la medida que los decretos de teletrabajo se vayan aprobando, tendremos  instrumentos ya consolidados para abordar el teletrabajo de forma mucho más natural. 

- ¿Cuántos años cree que habría tardado la administración en llegar a este punto?

- La parte más complicada de la transformación digital es el elemento no técnico. Mi conseller y yo estamos convencidos de que desplegar tecnología tiene su complejidad, pero se puede hacer relativamente rápido. Pero lo complicado es transformar el procedimiento, el hábito del personal que hace uso de la tecnología, porque digitalizar la ineficiencia no sirve de nada. 

"Digitalizar la ineficiencia no sirve de nada"

Cuando digitalizas algún procedimiento tienes que analizarlo y repensarlo, porque la tecnología permite hacer cosas que no se podían abordar antes. Entonces, sí que es verdad que la pandemia nos ha ayudado a que algunos elementos sean considerados de forma natural.

Ahí, los funcionarios y trabajadores se han dado cuenta de que estos factores, que podían tener un cierto factor de deshumanización y alejamiento, al final permiten conciliación familiar, trabajo colaborativo y ser más eficiente en el día a día. Y creo que, con eso, la administración va a dar un paso de gigante. 

- ¿Se percibe ya la mejora de eficiencia?

- Se percibe, pero no está cuantificado. Yo lo percibo en mi dirección general, porque hemos estado tele trabajando y el impacto en los proyectos ha sido mínimo. Pero más allá de la eficiencia, es que estas posibilidades van a motivar a la gente. Uno de los problemas de la administración es cómo motivar al funcionario que tiene un trabajo fijo. En este sentido, una de las herramientas es darles facilidades para que trabajen y puedan conciliar su vida familiar. Y a corto no, pero a largo plazo lo notaremos.

- Después de la pandemia, ¿no cree que su dirección general da para secretaría autonómica?

- Las secretarías autonómicas no son unidades jerárquicas de ejecución. Se podría hacer, pero no es imprescindible. Es una decisión política, porque forman parte del staff político del Gobierno. Y es que no hay una secretaría autonómica, pero hay cuatro direcciones generales vinculadas a la innovación, aunque es verdad que esta es la que más presupuesto tiene. La dirección general para el Desarrollo de la Sociedad Digital tiene alto impacto en la sociedad y en el tejido producto.Mientras que la de Brecha Digital es más incipiente y luego están los implicativos sanitarios. 

- ¿Favorece la desconcentración de la innovación en diversas consellerias?

- Es una respuesta complicada; porque para gustos, colores. No hay una respuesta de blanco o negro, porque depende mucho de las relaciones personales. Hoy en día, que haya cuatro direcciones generales de innovación es un hito, porque quiere decir que los recursos han aumentado de forma exponencial en los temas transformadores.  Además, quiere decir que hay tres consellerias volcadas en que esto salga, aunque se necesita una mayor coordinación. Pero la desvertebración garantiza que se avance.
"La desvertebración de la innovación en consellerias garantiza que se avance"
Esta dirección general, en 2012 sufrió una imposición de concentración por las circunstancias. Ante la crisis económica, se toma la decisión de hacer una DGTIC, pero no había un plan. En lo siguientes seis años se sufrió el hacer todo sin orden ni concierto. Esta división emplea a 300 funcionarios, potencialmente puede tener 400, e idealmente la cifra estará cercana a los 500. 

Pero, además de los funcionarios, están las personas y empresas que dan servicio. Nosotros tenemos un nivel de externalización del 80% y eso significa que puede haber alrededor de 1.000 personas trabajando para la Generalitat. En una única dirección general eso sería una barbaridad. Entonces, sería positivo pensar en una concentración, pero habría que estudiarlo bien.


- Entonces, es necesario incrementar puestos en la DGTIC tras la pandemia. 

- Evidentemente sí. Necesitamos muchos más recursos tanto económicos como humanos. Los económicos están en parte respaldados por los fondos de recuperación y resiliciencia y, en ese sentido, estamos un poco más tranquilos y esperanzados porque va a suceder un cambio muy importante en la administración, pero estamos muy preocupados sobre con qué manos vamos a poder ejecutar.

Recientemente hablaba con un empresario, quien manifestaba su preocupación porque la administración fuera capaz de asumir este reto. Y yo, le he dicho que también estaba preocupado por si el tejido productivo iba a ser capaz de asumir el reto. La preocupación es mutua, porque no tenemos recursos humanos, pero sí hemos conseguido, gracias al relato que hemos ido construyendo en los últimos meses en el marco de la pandemia sobre transformación digital que la administración en nuestra área esté enormemente motivada. 

"Aunque somos 300, esta DGTIC es capaz de asumir el trabajo de un equipo de 400, pero esto no es eterno"

Los ingenieros y los técnicos que están en la DGTIC han estado desde marzo de 2020 muchísimas más horas de las que se les ha pagado y lo han hecho porque saben que son un servicio crítico. Por lo tanto, aunque somos 300, esta DGTIC es capaz de asumir el trabajo de un equipo de 400 o 500, pero esto no es eterno. Entonces, me preocupa mucho que el tejido productivo, cuando lleguen los centenares de millones que tienen que llegar, puedan absorberlo. 

- ¿Y a qué se debe?

- Lo que detectamos nosotros es la falta de recursos humanos. Pero, cuando acudimos al mercado, vemos que no se nos cubren las plazas, que no se presenta la gente. No se presentan ni a los puestos más básicos. Se nos quedan muchas plazas vacantes. Y es que hay gente que renuncia a pesar de haber adquirido la condición de funcionario interino. Eso no ha pasado en el pasado. Pero es que vemos que las empresas que nos dan servicio empiezan a tener un nivel de rotación casi insoportable. 

"Hay gente que renuncia a pesar de haber adquirido la condición de funcionario interino"

El personal que nos presta servicio a nivel de empresa se les está yendo. Y es que la pandemia ha traído una demanda brutal de servicios técnicos, pero el tejido productivo no estaba preparado para hacer esa demanda. Un ejemplo fácil que se puede percibir es el de los ordenadores. Ahora, cualquier entidad se encuentra que los tiempos que te dan las empresas para proveerte del producto se está alargando. Mientras, empresas como las de automoción están parando la producción porque no hay chips, y eso sucede también con los recursos humanos, aunque no se ve tanto.

Un profesor de la Universidad Politécnica me decía que, cuando da clase, les dice a los estudiantes de cuarto que ya están contratados. Los ingenieros de las áreas tecnológicas, al acabar la carrera, ya tienen empleo. El paro estructural es cero y, en ese mercado es muy difícil competir para la administración. Además, las empresas que prestan servicio en la Comunitat Valenciana y en España se han encontrado con otro elemento, el teletrabajo. Entonces, un ingeniero que estaba en Valencia y que prefería quedarse en nuestro territorio, aunque fuera cobrando un poco menos, ahora se queda pero trabaja para una empresa alemana o francesa. Con lo cual, es complicado.

- ¿Y cómo se afronta esta situación?

- Soluciones mágicas a corto plazo para problemas estructurales no existen. Tanto al conseller Marzà como a la consellera Pascual se les ha transmitido, dentro de sus competencias, esta preocupación desde hace meses y están haciendo esfuerzos. Pero el resultado no lo veremos hasta dentro de dos o tres años y ese impás va a ser crítico. 

- ¿Cuánta gente sería necesaria en la administración para afrontar la ejecución de los fondos Next Generation?

- Si fuese cuestión de demandar diría que un 10 o un 15% más, pero no es una demanda de la Generalitat, sino de una economía global que está tensionando al tejido productivo valenciano. Por eso tenemos que estar preparados para la economía global y cuantos más ingenieros formados, mejor. Mientras, respecto a la DGTIC, tenemos 300 empleados, tenemos capítulo 1 para llegar a 400 y calculo que, en la próxima década, esté órgano rondará a los 500. 

- ¿A cuánto ha ascendido la factura del teletrabajo en material y software?

- No se ha hecho un cálculo exacto porque gran parte de las inversiones estaban previstas. Entonces, no ha sido un trabajo excesivamente caro en términos económicos directos, porque en algunos casos hemos resuelto problemas de la papeleta del confinamiento y en otros casos hemos planificado la compra de nuevos elementos que se comprarán en el futuro. El esfuerzo ha sido en gran medida en recursos humanos. 

Esto tendrá seguro una decena de millones de impacto, pero es que estaba en la hoja de ruta. La movilidad de los trabajadores era algo que nosotros teníamos que garantizar en los próximos años. Lo único es que, lo que pensábamos a hacer en una legislatura, lo hicimos en dos semanas. Si bien es cierto que como está planteado no es posible mantenerlo en el tiempo. Así que vamos a seguir con la hoja de ruta prevista para la legislatura. 

- ¿Cómo valora el proyecto Mulán? Ahora, con la vuelta a la normalidad, ¿podría decir que se ha avanzado en las tecnologías en materia de educación o se ha vuelto a la presencialidad?

- En Educación hemos avanzado mucho. Quizá ahora con la vuelta a la presencialidad se normalizará un poco a la etapa previa, pero hay cosas que se han modificado y se van a quedar. Posiblemente, ya no tengamos alumnos en tele-educación o serán los mismos de antes de la pandemia, pero la herramienta de videoconferencias se va a quedar ahí para tutorías, para las reuniones del profesorado, para ser usadas en reuniones con padres,... Esas herramientas han venido para quedarse. 

Mulán va a evolucionar. Hay un proyecto llamado 'Centre a casa' donde, el Centro Digital Colaborativo, es el proyecto más emblemático que va a implicar más cambios en la metodología educativa. En el curso pasado empezamos a desplegarlo en 50 centros y tal vez pecamos un poco de inocencia, porque pensábamos que iba a ser más rápido. Pero eso nos hizo ver que era necesario acompasarlo con un cambio metodológico. 

Además, debía de ir acompañado porque la formación del profesorado tuviera clara una hoja de ruta de acompañamiento. Entonces, lo que pensamos que a lo mejor se podía hacer en dos cursos lo haremos poco a poco para que esto vaya a la par. En todo caso, se están desplegando herramientas de trabajo colaborativo a través del convenio con Microsoft, se mantiene las herramientas Itaca,... Y con los fondos de recuperación y resiliencia se va a incorporar el aula digital con pantallas digitales, wifi,... Instrumentos que van a permitir cambiar la metodología educativa. Pero este despliegue terminará un día en la educación sin papeles, con el libro digital, pero hasta llegar a esto pasarán años. 

- ¿Por qué una estrategia de 'data centers' en la Comunitat Valenciana?

- Necesitamos un mayor número de centros de proceso de datos para tener un mercado lo mejor preparado posible, porque será una  demanda de las empresas. En ese sentido, la estrategia de Innovación está coordinada con nosotros. Cuanto más centros de procesos de datos tengamos en el territorio más servicio se podrá prestar al tejido productivo y a los ciudadanos valencianos a través de su administración. 

- ¿Qué facilidades ha puesto sobre la mesa la DGTIC en esta estrategia?

- Nosotros hemos puesto sobre la mesa cuáles son nuestras necesidades y nuestros concursos a medio plazo a todo el que ha venido a través de innovación. Nuestras necesidades para cada año. Pero evidentemente, es importante que lo conozcan para que en sus planes de negocio puedan contar con que pueden ser proveedores de la administración en un porcentaje importante, depende del tamaño de cada proyecto. 

- Ponga nota a la ciberseguridad de la administración valenciana.

- No pondría nota porque la ciberseguridad es tan segura como el número de ataques que recibes y eres capaz de parar. Que yo diga que somos los más seguros de mundo implica que mañana tuviese que decir todo lo contrario. Tarde o temprano vamos a tener incidentes y es cuestión de tiempo y estadística. Los recursos para atacar son mucho más económicos y es cuestión de encontrar un agujero. Todas las administraciones de empresas, por cuestiones del teletrabajo, nos hemos visto obligadas a aumentar nuestra superficie de exposición.

Esto significa que mi oficina, cuando todo el mundo está allí, está protegida por muchas barreras, fireworks, que al final no dejan de ser muros digitales que impiden el acceso a los centros de procesos de datos, servidores y trabajadores. En la medida que estas personas ejercen el teletrabajo, si no se hace de forma organizada, estás llevando ciertos elementos de la administración fuera de su perímetro de seguridad. Evidentemente, lo estamos segurizando, pero en cualquier momento puede suceder un incidente, aunque estamos haciendo todo lo necesario para evitarlo.

 "En ciberseguridad estamos mejor que otros gobiernos autonómicos" 

No obstante, en ciberseguridad estamos mejor que otros gobiernos autonómicos. Tenemos un CSIRT, que es nuestro servicio principal de ciberseguridad, que es un referente en España y es uno de los principales del país. Somos un satélite de Moncloa. Valencia es un ejemplo de ciberseguridad porque nuestros procesos están muy bien engrasados. De hecho, mientras otros gobiernos se plantean montar un CSIRT, nosotros nos planteamos aumentar las competencias para ayudar a las administraciones locales, a las pymes, para meternos en temas de inteligencia artificial y empezar a ver la ciberseguridad en el IOT y en el entorno industrial y de la robotización. Vamos entre cinco y seis años por delante de la media española en ciberseguridad, pero no significa que seamos invulnerables. 

- ¿Qué le ha parecido el episodio de la Conselleria de Sanidad en el Hospital de Torrevieja?

- Desconozco el alcance, porque mi dirección general no tiene competencias en el ámbito sanitario. Pero me preocupa un hecho. Los gobiernos son soberanos en tomar decisiones con las concesiones y pueden querer en algún momento licitar un servicio al entorno privado o lo contrario, que en este caso es internalizarlo. Me preocupa que Ribera Salud no haya sido transparente en el traspaso de información porque está en riesgo la salud de los ciudadanos de Torrevieja. Entonces, en vez de decir que se había hackeado el servicio, se tendría que haber dado todas las facilidades a la Conselleria de Sanidad para acceder a los datos porque esto pone en tela de juicio la colaboración público-privada. 

- De usted también depende la empresa pública Istec. ¿Qué papel ha tenido durante la pandemia?

- Le pilló con el gerente recién nombrado. Entonces, el papel ha sido ayudar. Ellos tenían una competencia que sí estaba más o menos normalizada, que es la identidad digital. Gracias a Istec pudimos aplicar una logística eficiente a la hora de repartir certificados digitales a todos los trabajadores porque, uno de los problemas que teníamos cuando lanzamos a 18.000 trabajadores a teletrabajar, era la identidad digital y la ciberseguridad. 

"Gracias a Istec pudimos aplicar una logística eficiente a la hora de repartir certificados digitales"

Aunque durante el confinamiento aquí todo el mundo aportó lo que pudo más allá del deber. Aquí el servicio de micro-informática tenía que repartir portátiles y hacer cola mucha gente y voluntarios fueron de todos los servicios de la DGTIC. Y, en ese sentido, más allá de colaborar con su poco personal en la identidad digital, lo hizo en muchas otras cuestiones.

- Lanzó una solicitud de ofertas para obtener un espacio en Vara de Quart. ¿Qué es exactamente lo que se busca hacer ahí?

- En mi caso he intentado hacer una proyección de las bases tecnológicas de la administración valenciana a cinco y diez años vista, cosa que es muy complicada, sobre todo hablando de tecnología. Pero sí en algunas necesidades puedes ir intuyendo por dónde van los tiros. El crecimiento de personal hace ver que habrá dificultad de espacios y que la Ciudad Administrativa se nos queda pequeña y que tenemos personal incluso en los pasillos, que son amplios, pero es que está disperso en otras consellerias. Estamos muy constreñidos por el espacio físico.

"El crecimiento de personal hace ver que habrá dificultad de espacios y que la Ciudad Administrativa se nos queda pequeña"

Entonces, le trasladé al conseller la posibilidad de adquirir terrenos para tener una constelación de servicios propios en 10.000 metros cuadrados. Lo que podrían ser las necesidades de terreno para tener un espacio más moderno de un CPD, para que hubiera espacios más modernos para personal administrativo,... ¿Que fuese en Vara de Quart? La única premisa que teníamos es que fuera en València, porque tenemos muchos funcionarios y una carga de trabajo importante y, por lo tanto, tiene que ser dentro del municipio. 

Se hizo la petición Vara de Quart porque, en su momento, salió en las conversaciones que tuvimos con el Ayuntamiento de València para saber qué disponibilidad de terrenos tenía la ciudad y se nos señaló que al PAI de las Moreras todavía les quedaba años para su definición y que el único espacio en hoja de ruta para cambiar era Vara de Quart. Pero yo le dije al propio subsecretario de la Conselleria que ese como primer intento, pero cualquier espacio me viene bien. En todo caso, esto está en manos de la subsecretaría. Lo que quiero es sentar las bases de futuro, y esto no será ni siquiera para el año que viene. 

- ¿Qué medidas se han puesto en marcha para combatir la brecha digital?

- Esta cuestión está liderada por otra dirección general, pero cuando estábamos en el confinamiento, la dirección general de Brecha Digital se vio sobrepasada por las circunstancias y fuimos a echar una mano. En aquel momento lo primero que detectamos fue la brecha digital que se producía con los alumnos que se confinaban y estaban en la necesidad de recibir clase de forma remota. 

Esa la combatimos con los recursos que teníamos comprando 10.000 tablets que acabó en más de 20.000. Se repartieron en la Conselleria de Educación en base a la demanda y de que pudieran haber confinamientos parciales. Y dotamos de herramientas a la dirección general de Brecha Digital para atacar la brecha digital territorial, la brecha digital económica y la brecha del conocimiento.

"Es verdad que los nativos digitales saben usar Tik tok, Instagram… pero cuando tienen que instalarse el certificado electrónico tienen un problema"

Es verdad que los nativos digitales saben usar Tik tok, el móvil, Instagram… pero cuando tienen que instalarse el certificado electrónico y acceder a la administración tienen un problema. Estamos haciendo un esfuerzo enorme por simplificar los mecanismos de administración electrónica y vamos a estudiar junto a Economía y Hacienda instrumentos más sencillos de identificación del ciudadano, la identidad digital. 

Estamos viendo cómo evolucionar nuestros certificados digitales para hacerlos más sencillos y transparentes. Ya hemos hecho un piloto con la Conselleria de Educación por los temas de telematrícula y hemos planteado modelos de identificación a través del DNI que han funcionado bastante bien y que vamos a ver si se puede extrapolar. 

- ¿Qué proyectos se han incluido en los Next Generation?

- Es complicado de cuantificar porque está en varias mesas de Gobierno. Lo coordinan desde Presidencia pero tenemos muy claro lo que viene desde Educación y ahí hay 110 millones de euros para digitalización de la educación para el centro digital colaborativo. Aunque todavía no están cerrados, los llegarán fondos para el bono digital, temas de conectividad para polígonos y 15 millones de euros para conectividad de centros públicos, entre otros. Y hay como unos 50 millones más de partidas que terminarán en la DGTIC para su ejecución, pero están todavía en fase de decisión. Pero estamos adelantando pliegos para que esto no sea cuello de botella. La hoja de ruta de modernización la vamos a ejecutar, sea en 2 o en 5 años.

- ¿Cuándo se van a adjudicar las licencias de radio?

- Tengo pendiente una reunión con el presidente del Consell Audiovisual porque tenemos que empezar a ver cómo hacemos la transferencia de competencias. Eso es una competencia que se nos transfirió de Presidencia. Estamos intentando desgranar todas las sentencias que nos están llegando. Hay alguna sentencia que estamos pendiente del resultado, para juntarlo todo y ordenarlo para dar una respuesta a las demandas. 

Visto lo que hay parece que habrá que retrotraerse al concurso que se quedó pendiente de adjudicar en la legislatura del Botánico I. En cualquier caso, como ya se ha creado el Consell del Audiovisual, hasta que se transfiera el personal y todas las competencias queremos plantearle al presidente hacer una transferencia ordenada. 

Es verdad que la propuesta va a ser sencilla. Se trata de que coordinamos nosotros al personal pero que las decisiones las tome el Consell Audiovisual. Nosotros trabajaríamos para ellos en esta fase de transición como lo hacemos para cualquier conselleria, de manera que cuando se doten de recursos podamos hacer una transferencia más ordenada.

- ¿Cuándo se resolverá el concurso que quedó judicializado? ¿Qué plazos se manejan para resolverlo?

- El plazo lo impone la propia realidad, y es que yo no puedo dar un paso en falso. El primer informe que hemos solicitado es el de si tenemos que retrotaernos al concurso que se iba a adjudicar, tenemos que rehacer las mesas de contratación. En la legislatura del PP, en estas mesas había personas políticas y en los modelos actuales son de personal funcionario.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email