GRUPO PLAZA

Entrevista al presidente de COnfemercats, organización que representa a los mercados municipales

Dasí (Confemercats): "Queremos ser un lobby de los mercados para darles voz y visibilidad"

15/03/2021 - 

VALÈNCIA. Con el ánimo de defender los intereses de los mercados municipales se constituye Confemercats, una confederación autonómica que busca dar visibilidad y voz a este tipo de comercio tradicional. Esta organización ha sido impulsada por la patronal del pequeño comercio, Confecomerç, y ya representa a 24 mercados municipales de las tres provincias de la Comunitat Valenciana y a un total de 1.300 empresarios.

"Lo que queremos es aglutinar a todos los mercados de la Comunidad Valenciana para tener una voz y ser sus representantes", subraya su presidente, Francisco Dasí. Además, la nueva entidad es miembro de la Confederación de Mercados Tradicionales de Abastos de España. "Al final, este proyecto consiste en estar juntos, existir, tener una voz, y dar visibilidad a los mercados", destaca.

Un comercio que durante la pandemia ha conseguido capear "con nota" el temporal, reforzando en muchos casos el servicio a domicilio. Una circunstancia que les ha permitido atraer a más público. "Hemos solventado con nota esta situación y la gente, incluso, se ha acercado más a los mercados, porque ha encontrado género fresco y buen servicio", valora Dasí. El presidente de esta nueva organización, que prevé formar su junta y celebrar su primera asamblea después de Semana Santa, se reúne con Valencia Plaza para abordar objetivos y retos futuros.

Foto: EDUARDO MANZANA

-¿Por qué surge Confemercats?

-Es una confederación de los mercados municipales de la Comunitat Valenciana, que surge el año pasado en el seno de Confecomerç con la idea de recuperar y de volver a impulsar un antiguo intento de formar una federación de mercados. No era fácil, porque hace falta encontrar la energía, tiempo, y personas que lideren y empujen el proyecto. Pero con el amparo de Confecomerç nos vimos con fuerzas para empezar a recuperar ese proyecto y hablar con los mercados de Alicante, Valencia y Castellón. Y ya tenemos el proyecto que en breve celebrará la primera asamblea.

-Habla de recuperar un antiguo intento de aglutinar al sector. ¿Hasta ahora la voz de los mercados en la Comunitat Valenciana no estaba representada?

-Existe una Federación de Mercados Municipales, pero tiene poca fuerza. Necesitamos recuperar la energía y sobre todo, sumar a más mercados. De hecho, esta federación se ha integrado en Confemercats. Y lo que hace falta es unir a los mercados. Es un proyecto muy participativo. Estamos definiendo lo que queremos hacer, porque aunque parezca que entre los mercados somos competencia, tenemos que pelear juntos por problemáticas que son comunes.

Además, Confemercats está ya incluida en la Confederación Nacional de Mercados de España que, de hecho, se ha movido desde València y que aglutina a más de 80 mercados de todo el país. La sede estará en València, la gerente es la del Mercado Central de esta ciudad y el tesorero voy a ser yo. Por tanto, Confemercats nace con esa vocación de aglutinar a toda la Comunitat, liderando el proyecto nacional, que también es muy importante. Hay mucho trabajo y es un proyecto muy ilusionante.

"Al final, este proyecto consiste en estar juntos, existir, tener una voz, y dar visibilidad a los mercados" 

-¿Qué objetivos se han marcado desde Confemercats?

-Lo que queremos es aglutinar a todos los mercados de la Comunidad Valenciana para tener una voz y ser sus representantes. Queremos ser como un lobby y que cuando haya que trabajar con las administraciones tengamos esa capacidad de representación para que nos hagan caso. Al final, este proyecto consiste en estar juntos, existir, tener una voz, y dar visibilidad a los mercados. Es un tipo de comercio muy de cercanía y de producto fresco, con todas las ventajas que tiene eso dentro del pequeño comercio y de la economía circular. Es salud y sostenibilidad que, además, genera muchas sinergias en los centros históricos, porque en torno a los mercados siempre ha existido la vida comercial de las ciudades.

Es muy importante que tengamos una formación común, por ejemplo con el reto de la digitalización. Confemercats ofrecerá asesoramiento y servicios como el jurídico. Así que esperamos después de Pascua estar en marcha ya y tener formada una Junta para celebrar nuestra primera asamblea.

-¿Cuáles son los principales problemas de los mercados?

-Un problema común es la accesibilidad. Es muy importante para nosotros cómo se trata al centro histórico de las ciudades para que la gente pueda llegar a los mercados. Por ejemplo, en València han hecho mucho daño los cambios de la EMT. Es necesario dotar de servicios a los ciudadanos para favorecer una mayor accesibilidad. También el desarrollo de los Business Improvement District (BID), para que llegues al mercado y tengas un espacio comercial. 

Foto: EDUARDO MANZANA

-¿Cómo ha afectado la crisis sanitaria a los negocios?

-A nivel general, los mercados lo hemos llevado mejor que otros sectores del comercio que lo están pasando bastante peor. En nuestro caso, al ser alimentación, la gente incluso se ha acercado más a los mercados, porque ha encontrado género fresco y buen servicio. Nos da mucha rabia que en los telediarios siempre salgan los supermercados y se olviden de nosotros porque estamos aquí partiéndonos el pecho, repartiendo por la tarde cuando no se podía, haciendo un esfuerzo tanto como mercado en su conjunto como los puestos particulares. Hay gente que lo ha visto y lo ha agradecido.

-Aunque han aguantado mejor, ¿tiene calculado el impacto de esta crisis en el sector?

-Económicamente, los mercados no nos podemos quejar del impacto de la crisis de la covid. Salvo el primer encierro, hemos capeado la situación bastante bien e incluso algunos han podido crecer. En ese sentido, solventamos con muy buena nota la pandemia. Incluso mejor que las grandes superficies.

-¿Cree que con la pandemia se ha reforzado la demanda de productos de proximidad? 

-Esperemos que sí, porque la gente se ha acercado a los mercados. Estamos en tiempos de sostenibilidad, salud, bienestar, y eso casa muy bien con los mercados. Por mucho que haya quien se lo quiera apropiar, el espacio natural para comer sano es un mercado. La mayoría de la gente de las paradas de verdura cuenta con producción propia y el resto es de la tira de contar, mientras que en el caso de la pescadería vamos a comprar género a las lonjas. Los catedráticos de productos frescos están en los mercados. Eso la gente lo va valorando e igual con la pandemia se ha puesto algo de atención. En general, creemos que la gente ha redescubierto los mercados

-¿Ha podido influir en este 'redescubrimiento' una mayor conciencia social por la alimentación y valores como la sostenibilidad?

-La preocupación por la salud viene ya de atrás y no ha venido con la pandemia. La gente va preocupándose más por comer bien y mira más allá de la comodidad. Cuando uno se preocupa un poco por su salud, igual hace un esfuerzo por ir un sábado o un viernes a comprar o se organiza para llamar por teléfono, ya que muchos mercados y tiendas particulares contamos ya con servicio a domicilio. En el Mercado Central de València, por ejemplo, puedes recoger la compra hasta las nueve de la noche sin cargo. Aunque no sea tan automático como otras posibilidades, si tienes la voluntad de comer bien y fresco eliges un mercado y además apoyas a la industria local. 

"Los catedráticos de productos frescos están en los mercados"

-¿Cómo se han reinventado los mercados para hacer frente a esta crisis?

-Se ingeniaron mil maneras y, básicamente, sin ninguna preparación, la gente empezó a hacer sus rutas, repartos y cobros compartidos. Y la verdad es que funcionamos bien. Las reinvenciones han pasado por intentar encontrar la solución del servicio a domicilio. Hay mercados, como el de València, que desde el año 1986 tiene servicio a domicilio, pero había otros que han tenido que solventar esta cuestión. Y, para eso, ha sido muy importante la unión de Confemercats, porque ha habido apoyo, asesoramiento y hemos compartido soluciones. Estar juntos ha posibilitado que mercados más pequeños que no tenían este canal hayan podido implementarlo y en época de pandemia ha sido fundamental. De hecho, gracias a este reparto, hay clientes que se quedan con nosotros porque les gusta el servicio y otros que vuelven al mercado de forma física. Lo importante es que confíen en nosotros para comer.

Foto: EDUARDO MANZANA

-¿La pandemia ha acelerado la digitalización de los negocios? 

-La herencia buena de la pandemia es que muchos mercados, en parte a través de Confemercats, han conseguido ponerse al día con el servicio a domicilio. Los mercados han evolucionado y ya entendemos que la gente no tiene el tiempo que tenía antes. La generación de mi padres podía ir y comprar, pero ahora no se vive igual. El servicio a domicilio es importante, igual que la compra a través del teléfono. Algunos están casi, otros están llegando y otros ya están hace tiempo. Ese es el gran objetivo de los mercados.

-Plataformas como Amazon ya venden productos frescos. ¿Cómo les afecta el tirón de este tipo de marketplaces?

- Es una amenaza enorme para todo el comercio, aunque a nosotros nos ha afectado menos. Para muchos, más que una amenaza es una losa enorme. Nosotros siempre vamos a hacer políticas y campañas para que la gente se sensibilice con otras cosas más allá de la comodidad. Por eso contamos con plataformas propias, que te dan más seguridad que comprar en otros sitios en los que no conoces el origen de los productos. Esa confianza de género fresco te la va a dar una plataforma de un mercado municipal, más que una de las grandes existentes.

Foto: EDUARDO MANZANA

-Durante este año de crisis, ¿se han sentido apoyados por la Administración?

-La Administración ha hecho lo que ha podido y no era nada fácil. En València, por ejemplo, el Ayuntamiento hizo un esfuerzo enorme por compensar las tasas en el trimestre que estuvimos cerrados y ese esfuerzo, en una época en la que les hacía falta mucho dinero para todo, es un gesto importante. Pero en el discurso de la Generalitat, los mercados y los comercios cuentan poco. Y para nosotros es algo hiriente. Somos un sector importante, representamos en torno al 15% del PIB de la Comunitat Valenciana, generamos muchísimos puestos de empleo y en las ayudas ni siquiera se nos ha tenido en cuenta. Se ha tenido que pelear muchísimo para que se nos incluyera. Desde el comercio, a veces sentimos un poco de falta de sensibilidad y de conocimiento, porque ni siquiera parece que lo tengan en la agenda. Desde Confecomeç se está intentando revertir a través de toda la presión posible a los partidos políticos y a la Generalitat. Rafa Torres es un presidente enérgico que está defendiendo con uñas y dientes al comercio y está intentando conseguir que el comercio esté en la agenda. Queremos la atención que merecemos.

"En el discurso de la Generalitat los mercados y comercios cuentan poco. Es algo hiriente"

-El comercio quedó excluido del Plan Resistir. Ahora parece que el Consell está trabajando para ampliar las ayudas a sectores que no fueron incluidos. ¿Confía en que ahora se les tenga en cuenta? 

-Los mercados tienen realidades diferentes y es verdad que es importante que desde la Administración se atiendan, porque, además, vienen condicionadas por la pandemia y las restricciones. Algunos sectores del comercio no van a aguantar como no se les eche un cable. La pandemia se los va a llevar por delante y eso es muy triste ya no solo económicamente, sino a nivel de ciudad. ¿Qué ciudades vamos a tener? ¿Que vengan turistas para pasearse y tomarse una hamburguesa en la misma hamburguesería que hay en Roma o en París? A veces a los políticos les falta una visión más amplia. Si quieres tener algún valor, eso está en tu ciudad y tu comercio, que dan mucha identidad y categoría y te hacen diferente. Hay que apostar por que determinadas realidades comerciales no desaparezcan con esto, porque será muy difícil que vuelvan a aparecer. El sector no va a resistir si no se le apoya y la pérdida será grande. Por tanto, sería interesante que si van a sacar otro plan ofrecieran ayudas a los mercados municipales y al comercio, porque la situación es de coma y no sé hasta qué punto son conscientes.

-¿Qué otras medidas considera necesarias para reflotar la situación del comercio y de los mercados en particular?

-Reactivar la economía es lo que nos va a salvar. Al margen de que ahora mismo se ofrezcan ayudas para que esto aguante y el tejido comercial y empresarial no desaparezca, lo mejor que pueden hacer es poner la economía en marcha, porque es entonces cuando el comercio tiene más posibilidades de sobrevivir. Cuando se va generando un poco de riqueza, la gente viaja y sale a comer y a comprar. Y, desde luego, de momento, tener sensibilidad para atender a las empresas del comercio y a los mercados municipales, que no van a resistir si no tienen una ayuda de cara al futuro.

-¿Y qué retos se ha fijado Confemercats para estos próximos años?

-Ser una voz para los mercados, que los defienda y los haga visibles y luche por sus intereses. También, conseguir modernizar los mercados e incluso montar marketplaces de producto fresco, ser competitivos y adaptarnos a las nuevas realidades.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email