GRUPO PLAZA

Europa se enfrenta a la cuarta ola de la pandemia con nuevas restricciones para los no vacunados

20/11/2021 - 

BRUSELAS. Jan y sus 11 vecinos de la asociación deportiva del pueblo se habían reunido tras el verano para marcar el calendario de actividades. Pasaron una tarde tranquila en la que compartieron cervezas y recuerdos de sus vacaciones estivales. Unos días después, los doce habían dado positivo en coronavirus y la mayoría presentaba síntomas muy graves. Sólo cuatro estaban vacunados. Ocurría a principios de octubre en una localidad holandesa, uno de los países que ha endurecido las restricciones para hacer frente este otoño a la nueva ola de la pandemia -cuarta en Europa, sexta en España-. Como en el resto de países de la Unión Europea (UE), el objetivo son los no vacunados.

Mientras Europa se tiñe de rojo, en España, pese a ser el país de la Unión con uno de los índices mayores de vacunación, también se están planteando imponer nuevas restricciones de cara a las fiestas navideñas y en el puente de la Purísima, fechas de incremento turístico y de ocio. Durante la última reunión interterritorial, celebrada entre el Ministerio y las Comunidades Autónomas (CCAA), no obstante, se comunicó que no habría un marco legal a nivel nacional, sino que sería cada autonomía la que decidiera sobre las medidas a adoptar.

Como resultado, y ante la incertidumbre de lo que está pasando en Europa, el mapa de la   UE sigue sin mostrar las cifras de la pandemia en España. La Comisión Europea publica cada 14 días la incidencia del virus en cada uno de los 27 países miembros, de acuerdo con la información que le remiten los sistemas nacionales de salud. La pandemia se mide por colores, del verde al rojo fuerte, pasando por el naranja. El mapa, a fecha de viernes, muestra una España pintada de gris por falta de datos. 

Coordinación de restricciones

El aumento de los contagios, el colapso de las UCI’s y la baja tasa de vacunación en algunos países son la tónica de este otoño, que ven con miedo la llegada de las fiestas navideñas. La cumbre de líderes de la UE, del 16 y 17 de diciembre, debatirá la coordinación de las nuevas medidas contra la covid, mientras Bruselas insiste en la vacunación. El próximo martes, el Parlamento Europeo preguntará a la Comisión que se pronuncie y recomiende nuevas medidas restrictivas antes de navidad, respecto a la movilidad de los viajeros que provengan de un país con más de 500 contagios por 100.000 habitantes.

En España, pese a la falta de un marco legal común, algunas comunidades como Galicia, Cantabria o Cataluña ya han adoptado medidas similares respecto al pasaporte covid y lo exigen para entrar en bares de copas. En concreto, Galicia lo exigirá para acceder a los hospitales. Catalunya y Castilla-La Mancha también quieren imponer nuevas restricciones. Y el País vasco estudia restringir la vida social a los no vacunados.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, descartó el lunes volver a aplicar restricciones en la Comunitat Valenciana pese al repunte de la pandemia, pero anunció que se está preparando la norma adecuada para implantar el certificado covid en determinados espacios y para animar a la vacunación.

Estas medidas ya se aplican en la mayoría de países de la Unión, como Irlanda, que está obliga desde el jueves a los bares, clubes y restaurantes a cerrar a medianoche con un toque de queda. Otras medidas incluyen el teletrabajo y la extensión de la exigencia del pasaporte covid de vacunación. Hasta ahora sólo se requería para ir al teatro o al cine. Precisamente, Irlanda tiene una de las tasas de vacunación más altas, con el 89,1% de las personas mayores de 12 años y la tercera dosis para mayores de 60 y personal sanitario.

FOTO: EFE

Vacuna obligatoria

En Italia, desde octubre se impusieron unas medias restrictivas que alarmaron al resto de países. Las universidades de Padua, Bérgamo, Palermo y Calabria han anunciado un "pase verde" de vacunación obligatorio para todos los trabajadores públicos y privados del país, que se obtiene con la vacunación y lo exigirán a los estudiantes. También se prepara un toque de queda para los no vacunados y la obligatoriedad de mostrar el certificado covid en los medios de transporte, incluidos taxis, en los que sólo puede viajar dos pasajeros si no son familia. Además, se pueden detener los trenes si viajan personas con síntomas de covid.

Rumanía y Bulgaria ha sido noticia por ser los países con la tasa de vacunación. más baja de la UE, pese a la nueva oleada de enfermos por la pandemia. En Rumanía se ha impuesto un toque de queda nocturno para los no inmunizados, de ocho de la tarde a cinco de la madrugada.

En Grecia se restringe el acceso a determinados lugares, como bancos y peluquerías, para los no vacunados o que no tengan una prueba negativa. Las tiendas de alimentación, farmacias e iglesias no están obligadas a aplicar estas restricciones. Pero todos los trabajadores no inmunizados deberán mostrar un test negativo dos veces por semana.

En Bélgica, desde el 15 de octubre es obligatorio mostrar el pasaporte covid en cafeterías y restaurantes para acceder al interior, o bien una prueba negativa actual. Sigue habiendo aforo limitado incluso en las terrazas y el acceso con mascarilla en espacios públicos y privados, incluido el transporte de todo tipo. La incidencia del virus ha puesto en alerta al gobierno y se esperan nuevas restricciones para encarar la navidad.

En Chequia también hay restricciones en algunas universidades, que requieren un certificado de vacunación o una prueba negativa para que los estudiantes asistan a clases. Mientras que Polonia ha sufrido un repunte y se plantea nuevas medidas sanitarias, como la compra de medicamentos contra la covid aún no aprobado por la Agencia Europea del Medicamento (EMA), la autoridad sanitaria de la UE.

FOTO: EUROPA PRESS

Pasaporte covid

Países Bajos, que siempre ha sido escéptico con el virus implantando el confinamiento inteligente en la primera pandemia, le ha visto las orejas al lobo. Acaba de recuperar la distancia mínima de separación y las tiendas no esenciales cierran a las seis de la tarde. También ha cancelado eventos, y han cerrado cines y teatros, además de adelantar el horario de cierre de los restaurantes. Después de un verano en libertad, impone de nuevo las mascarillas en el transporte público, lugares cerrados, como tiendas, y amplía la exigencia del certificado de vacunación o “pasaporte corona” -como allí se le conoce- a gimnasios y museos, hostelería en interior y al aire libre. Los eventos deportivos volverán a jugarse a puerta cerrada las próximas tres semanas, incluidos todos los partidos de la liga de fútbol.

Dinamarca, que se preciaba de volver a la normalidad en septiembre eliminado todas las restricciones, acaba de dar marcha atrás ante el avance de la pandemia. Desde hace una semana, los daneses deben mostrar el certificado covid para entrar a restaurantes, discotecas y grandes eventos, conciertos o museos

Francia ha ido implantado las restricciones con los no vacunados protestando en la calle.  Los mayores de 65 años recibirán una vacuna de refuerzo a mediados de diciembre para validar su pase sanitario, necesario para acceder a lugares públicos como restaurantes o clubes, centros comerciales y hospitales. Algunas universidades requieren que los estudiantes sean vacunados para entrar a las aulas. También impone tests a los viajeros no vacunados. El Gobierno estudia volver al teletrabajo, pero descarta un nuevo confinamiento total.

En Portugal, el Gobierno quiere imponer de nuevo el uso de la mascarilla en la calle ante la evolución de la pandemia, en espacios cerrados y la vuelta a las restricciones de aforo. Para no presionar a los no vacunados, estudian volver a ofrecer pruebas rápidas gratuitas en las farmacias.

Confinamiento en Austria

Austria es el país que, en estos momentos, ha adoptado las medidas más restrictivas de la UE con un confinamiento de la población a partir de lunes, durante 20 días, y obligará a vacunarse a partir de febrero tras aprobar una ley expresa. Su tasa de vacunación, con un 66%, es de las más bajas de Europa. Solo se podrá salir de casa para comprar alimentos, ir a la farmacia, hacer gestiones, pasear o visitar a familiares enfermos. Además, el Gobierno ha instado a las empresas a instaurar de nuevo el teletrabajo. Los comercios no esenciales y la gastronomía cerrarán, mientras que las escuelas permanecerán abiertas, pero se pide a los padres que mantengan a los niños en casa y que sigan las clases on line. Se impone de nuevo la mascarilla FFP2 en todos los espacios cerrados y se acelerará la tercera dosis, a los cuatro meses de la primera. A partir del 13 de diciembre, se confinará a los no vacunados que se resistan y el resto volvería a la normalidad, con ciertas restricciones, como usar el pasaporte covid para entrar en restaurantes, cines o comercios no esenciales. Para los que incumplan, la sanción es de entre 500 y 1.450 euros, y de hasta 3.600 euros para los establecimientos. Están exentos los menores de 12 años y las mujeres embarazadas. Cerca de dos millones de austriacos siguen sin tener la vacuna completa. FOTO: EFE

Alemania cierra los mercadillos de navidad

Alemania es el otro país que ha acelerado las restricciones ante la baja tasa de vacunación. Por ello, el Gobierno y los Estados federados acordaron imponer la vacunación obligatoria del personal sanitario y del que trabaja en residencias de ancianos. Las nuevas medidas impondrán de nuevo el teletrabajo, la exigencia del certificado covid o test negativo para viajar en autobuses y trenes, y remunerar con una paga extra a las enfermeras de cuidados intensivos. El objetivo forzar a la población que queda sin vacunar a que se inmunicen. No podrán acceder a restaurantes, cines, teatros y actos culturales en interiores sin el pase sanitario. Berlín ya impuso estas normales lunes pasado. Además, las autoridades locales imponen otras restricciones, como la vuelta a las mascarillas en los colegios o test de antígenos periódicos para detectar infecciones asintomáticas. Se han suspendido actos festivos y los mercadillos de navidad. Algunas universidades requieren un documento de vacunación o pruebas para que los estudiantes asistan a las clases.

Croacia es uno de los países que ofrece vacunas gratuitas para todos, incluidos los extranjeros, lo que ha llevado a numerosos turistas rusos a viajar hasta este país para inmunizarse con las vacunas aprobadas por la autoridad europea poder viajar por la UE, ya que la vacuna rusa Sputnik aún no está homologada.

En Chipre, el Gobierno ha restringido la entrada a los no vacunados y no recuperados, aunque sean europeos. Mientras que siguen en la categoría verde, cuya entrada está exenta de restricciones, los viajeros procedentes de los Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Barein y Arabia Saudita. Los llegados de la categoría naranja deben presentar un certificado de una prueba de PCR realizada 72 horas antes de entrar en Chipre. Son Francia, Grecia, España, Italia, Malta y Portugal, por ahora.

Malta solo permite la entrada a personas que poseen un certificado de vacunación, con una vacuna homologada por la autoridad sanitaria europea. Pero no se aceptan certificados que prueben la recuperación del virus. La turística isla sigue manteniendo algunas de las normas más estrictas dentro de la UE, por lo que ha colocado a la mayoría de los países europeos en la lista roja.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email