GRUPO PLAZA

crónicas por los otros / OPINIÓN

Fallas libres de fobias

Una mujer negra e inmigrante es el ninot central del monumento fallero que se levanta frente a la Estación del Norte; y la falla infantil que refleja los derechos de los niños y las niñas transexuales en pleno Barrio del Carmen son dos de las fallas que recomiendo visitar. Monumentos falleros que visibilizan realidades sociales, excluidas y marginadas. Comisiones falleras que apuestas por unas fallas libres de cualquier fobia.

17/03/2018 - 

A través de diferentes escenas  como la venta ilegal, la maquinaria burocrática que nos aplasta o la tarjeta roja  este monumento fallero  quiere movilizar a toda la sociedad a favor de la igualdad de oportunidades y de trato, y resalta las dificultades para lograr trabajo por parte de personas migrantes y refugiadas, mujeres, y mayores de 45 años. Esta realidad que pocas sale a la luz se convierte en el mensaje principal de esta falla Falla Bailén-Xàtiva “La Ferroviaria”.

Y no descubro nada cuando hablo de la enorme capacidad de visibilidad y poder de comunicación que tienen los monumentos falleros y, aún más, en este fin de semana en pleno ambiente fallero con una ciudad llena de vida y de visitas.

Las Fallas se convierten en un auténtico altavoz de realidades que nos rodean. Y por ello  me gusta destacar estas comisiones falleras que tienen ese punto de sensibilidad para prestar atención a realidades normalmente marginadas.  Estas fallas más sensibles, sociales, respetuosas y solidarias que tenemos en Valencia y de las que algunas nos sentimos especialmente orgullosas.

El impacto de visibilizar realidades marginadas y ocultadas en plenas Fallas tiene un impacto difícil de conseguir y alcanzar de otras maneras.

Y si hablamos de fallas solidarias y sensibles, aunque hay más, he decidido hablar de la Falla Bailén-Xàtiva “La Ferroviaria”. Una Falla comprometida y sensible que desde hace unos años apuesta por mostrar y visibilizar el trabajo que diferentes entidades realizan por un mundo mejor. Y es que la propia comisión de la falla desde hace unos años ha apostado por visibilizar realidades duras con las que trabajan asociaciones… y este año ha sido una campaña de Cruz Roja la elegida.

En realidad no tiene gracia

La campaña del Plan de Empleo de Cruz Roja Española a escala nacional se llama  En realidad no tiene gracia  donde  a través del humor se evidencian realidades de desigualdad en el acceso al empleo. Realidades duras y dolorosas. Pero este tipo de iniciativas no sería posible sin la voluntad de todos. Ya demás de la buena disposición de la comisión fallera y de la ong elegida es vital la entrega de los artistas falleros. 

Los artistas Raúl Martínez Chuky y  Victor Navarro han realizado un trabajo maravilloso y han tenido una implicación especial. Se desplazaron durante una semana a Cruz Roja para conocer de primera mano las realidades sociales que luego iban a levantar en forma de monumentos falleros y fruto de su trabajo se  plantan dos monumentos falleros dedicados a público adulto y público infantil  en pleno centro de Valencia, centrados en reclamar la igualdad de oportunidades en el acceso al mercado de trabajo.

Porque no olvidemos la importancia que tienen las fallas infantiles para sensibilizar desde la infancia. Y este año  la falla infantil hace una metáfora de  los trenes como las oportunidades que pasan en nuestras vidas y que algunas dejamos pasar o no podemos tomar. Como dice Cruz Roja, muchas veces se dice que hay trenes que solo pasan una vez, pero lo bien cierto es que mientras hay “vía” hay esperanza. La vocación en los niños y niñas debería respetarse. Debemos hacer hincapié en ella, ya que sin duda es la garantía del éxito en un futuro, y para ello, dar posibilidades a todos los menores para poder desarrollarse y sentirse especiales es fundamental. Estos  ángeles “humanos” que luchan por el bienestar y las oportunidades de los demás. A todos esos ángeles…. “viajeros al tren”

La diversidad en Fallas

Y no quiero terminar sin hacer especial hincapié a otra realidad silenciada durante tantísimos años: la diversidad sexual en las Fallas. Si orgullosa estoy desde hace años del gran trabajo que hace el colectivo Lambda durante las fallas con apuestas como cambiar los cánticos populares de ‘¡Maricón, el que no bote!’ por ‘Borinot el que no bote’ (una campaña que podéis seguir en redes sociales #borinotelquenobote con un éxito cada vez mayor)  o carteles como Casal libre de homofobia. Este año me siento especialmente muy orgullosa de la  gente que gobierna nuestra ciudad y de los responsables de unas fiestas tan multitudinarias y tan visibles como son las Fallas.  Aunque estos premios se han apoyado desde el inicio por el Ayuntamiento de Valencia y por la JCF, Junta Central Fallera, me cuenta Fani Boronat, coordinadora del Colectivo Lamba, que la manera de apoyarlos ha sido diferente.

Este año y por primera vez la presentación de estos premios se ha asumido como un acto más en el cartel de fallas y se han presentado en la sede de la JCF.

Se trata de un galardón impulsado por el colectivo Lambda de lesbianas, gais, transexuales y bisexuales desde hace 16 años y  cuyo objetivo consiste en estimular el tratamiento respetuoso de este colectivo a través de los monumentos falleros. Además, también se pretende hacer un reconocimiento a las comisiones que mejor reflejan la diversidad sexual mediante la gracia y el ingenio tan característico de las fallas.

Este año las comisiones falleras ganadoras de los premios Arco Iris por fomentar y favorecer la diversidad sexual en fallas han sido la  Falla d'Alt- Sant Tomás, porque refleja la diversidad y la inclusión sexual y  reivindica los derechos de los niños y niñas transexuales, y la Falla Benicalap (en la imagen al costado) que ha recibido el premio del premio Arco Iris a la falla grande

Unos premios que siguen siendo necesarios sobre todo después de conocer el capítulo homófobo cuando varias personas, sin identificar, se llevaron el ninot de un perro y hayan destrozado una escena en la que aparecían un chico besando a otro en la mejilla y rodeados de corazones en  la falla L'Amistat de Valencia. Un hecho que Lambda considera aislado afortunadamente pero que les mantiene en alerta para seguir trabajando por unas fallas libres de homofobias.

Seguro que no estoy sola cuando pido visibilizar en las Fallas realidades en torno a la inmigración y a los asuntos relacionados con la diversidad sexual que no salen en medios, que no ocupan portadas, que son silenciados y olvidados pues somos muchos y muchas las que queremos que estas realidades estén presentes en todas las áreas de nuestra vida. Por ello, desde aquí reivindico que sigamos por este camino y que  las Fallas se conviertan en plataforma de visibilización de la pluralidad social… ¡Por unas fallas libres de fobias!

La semana que viene… ¡más!

Noticias relacionadas

Foto: KIKE TABERNER
el muro

Aquí vale todo

Las segundas Fallas Patrimonio de la Humanidad se nos han vuelto a ir de las manos. Falta una mayor organización y coordinación interinstitucional y social que frene ese desmadre colectivo que ofrece al mundo una imagen de total permisividad.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email