GRUPO PLAZA

el inversor está desnudo / OPINIÓN

'Family office': la gestión profesional de tus ahorros

30/03/2016 - 

VALENCIA. Toda empresa, mediana o grande que se precie tiene un director financiero, es decir, el responsable de vigilar la financiación de las inversiones de una empresa. Se encarga de vigilar que el crecimiento de una empresa esté acompasado con la liquidez disponible para acometerlo.

Ahora imagine que, en cada decisión de inversión y financiación de su vida, tuviera un profesional que le ayudase. Un family office (y perdón por el anglicismo) es un despacho profesional que ejerce, entre otras funciones, de director financiero de las personas.

Inversión

El asesoramiento en materia de inversión es la función más demandada por las personas que se acercan a un family office. En este sentido, este tipo de despachos evalúan una gran cantidad de oportunidades de inversión en todos los campos (inmobiliario, financiero y empresarial), al objeto de ofrecer al cliente el mejor activo de inversión de acuerdo a las circunstancias económicas y el perfil/necesidad del cliente, según su experiencia inversora, situación financiera y situación personal. El espectro de inversión es amplísimo y el grado de independencia a la hora de ofrecer el mejor activo, para el cliente y momento adecuado, hacen del family office una muy buena alternativa frente a las entidades financieras más tradicionales.

Gestión

Cuando hablamos de ahorro, estamos hablando realmente de patrimonio en toda su extensión, desde el plan de pensiones hasta el piso que alquilamos a estudiantes. Todo euro que un individuo puede ahorrar e invertir en cualquier activo, ya sea una acción, un inmueble o un negocio, forma parte del patrimonio de esa persona. Y todo activo de inversión requiere de una gestión activa, para maximizar su rendimiento. Para ello, el family office tiene personal que vigila que los activos invertidos por sus clientes están en perfectas condiciones, subcontratando para ello servicios de mantenimiento, si fuera necesario, o realizando un control de gestión de las empresas invertidas, en vigilancia de posibles desviaciones de los presupuestos. Asimismo, el family office suele llevar una contabilidad personal y presupuestaria de las personas, como si fuera una empresa, con el objetivo de controlar gastos y planificar mejor la tesorería disponible para invertir. Hay que evitar el dinero ocioso.

Planificación

Vivimos el día a día. Nuestras decisiones de inversión están condicionadas por las noticias o por los comentarios de amigos y conocidos. La realidad es que no tenemos un plan sobre lo que queremos hacer con nuestros ahorros. Y ese es el principal problema. Y, si lo tenemos, lo olvidamos rápidamente. Carecemos de disciplina para aplicarlo. Un family office traza un plan a muy largo plazo, más de 20 años, y nos lo recuerda con bastante frecuencia. El plan incluye una simulación sobre el valor de nuestros activos de inversión, su evolución futura y cómo responderá nuestro patrimonio al nivel de vida actual y esperado. Parece algo complejo, ya que nadie tiene una bola de cristal, pero es un ejercicio que deberíamos hacer varias veces en nuestra vida y resulta sencillo. Lo complicado, como comentaba, es fijar los objetivos e intentar cumplirlos.

En España existen bastantes family office pertenecientes a familias adineradas. Sin embargo, muchas empresas de asesoramiento financiero independiente, también conocidas como EAFIs, están empezando a prestar estos servicios a varias familias, en línea con lo que hemos descrito como family office, repartiendo los costes de estructura.

Raúl Aznar es socio director de AZNAR Patrimonio, registrada en la CNMV como Raúl Aznar González EAFI, además de vicepresidente de BIG BAN Angels, la asociación privada de business angels más grande de España

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email