GRUPO PLAZA

CRÓNICAS POR LOS OTROS / OPINIÓN

Africa's Day

Ella es una africana nacida en España o una española de origen africano. Ella bebe, vive y viene de las dos culturas, los dos países y los dos continentes. Ella es África y es Europa también. Ella lleva el gen africano y el europeo en sus venas. Ella es mi hija y esta semana hemos celebrado juntas el Día de África

28/05/2016 - 

Ella ya tiene una mirada especial. Una mirada negra. Una mirada que recuerda a todas esas miradas de los niños africanos. Una mirada que derrumba de amor a cualquiera, una mirada llena de fuerza, una mirada que penetra y que traspasa fronteras. Una mirada transparente. Una mirada cargada de la inocencia. Una mirada tranquila y llena de paz. Una mirada que lo dice todo sin hablar. Una mirada africana.

Ella tiene una sonrisa especial. Una sonrisa que alegra a cualquiera. Una sonrisa que me acompaña de la noche a la mañana y de la mañana a la noche. Ella le sonríe a la vida, le sonríe a África y hace que su sonrisa nos ilumine a todos y a todo lo que le rodea. Una sonrisa que me transporta a Africa y una sonrisa que me recuerda las miles de sonrisas, abrazos y besos que me han dado los niños de África. Porque la sonrisa de un niño de África es especial, es limpia, es grande, es única. Una sonrisa africana.

Ella tiene un pelo suave y rizado al mismo tiempo. Un pelo que se mueve con el viento y que baila sobre su pequeña cabeza. Un pelo joven y fuerte. Un pelo precioso y difícil de domar. Un pelo que clama libertad como parte de la sociedad africana. Ella tiene mucho pelo desde que nació con el que juego y no me canso. Un pelo negro azabache como el color de África. Ese negro puro. Ese negro intenso. Ese negro África. Un pelo africano.

Ella tiene unas manos pequeñitas y fuertes como la fuerza de este continente tan castigado con los años y que sigue luchando. Unas manos que transportan amor, alegría, vida... Unas manos que se agarran a la vida, que quieren crecer, que quieren trabajar por un mundo mejor, más justo y equilibrado. Unas manos preciosas y perfectas como la belleza africana. Unas manos africanas.

Ella tiene unos pies que se mueven sin parar. Unos pies que quieren ponerse en pie. Unos pies que quieren levantarse ante tanta injusticia. Unos pies que quieren caminar, andar y explorar nuevos mundos, nuevas culturas y nuevas realidades. Ella tiene esos pies todavía pequeñitos con una fuerza brutal como la fuerza que sostiene a África y que no la deja doblegarse ante tanta injusticia. Unos pies africanos.

Mitad África, mitad Europa

Ella es mitad África y mitad Europa. Lleva consigo ese espíritu africano que nos enamora a todos y ese espíritu europeo que nos hace la vida más fácil . Ella emana una tranquilidad especial. Una paz que asusta. Una calma que invade. Un sosiego que contagia. Una energía difícil de explicar. Una energía muy africana. Y al mismo tiempo ella ha nacido en un entorno tranquilo, cómodo y seguro. Un entorno donde aparentemente todo funciona. Un entorno donde los niños de momento pueden seguir siendo niños, donde pueden estudiar, donde no se mueren de hambre. Un entorno, en definitiva, donde no se vive mal.

Pero bien es cierto que este entorno, el nuestro, el europeo, cada vez se está poniendo más feo. Cada vez mueren más personas, cada vez hay más guerras, cada vez se vulneran más los derecho básicos, cada vez reconocemos menos a esa Europa de la que antes presumíamos. Una Europa que cada vez avergüenza más. Una Europa que ha demostrado mirarse el ombligo. Una Europa que no ha estado a la altura de sus promesas y de sus palabras ante la situación de los miles de refugiados que siguen en situaciones infrahumanas. Una Europa que se debería lavar la boca antes de cuestionar otros sistemas, otros países y otros continentes. Especialmente el africano.

Aún con todo, ella aún no lo sabe pero es una bebé con suerte. Una niña que espero pueda vivi lo mejor de aquí y lo mejor de allí. Una niña que tenga amiguitos y amiguitas allí y aquí con los que pueda jugar , saltar , correr y nadar aquí y allí.

Y si ella es una niña con suerte, yo más de tenerla conmigo, cada día, cada hora, cada minuto. Ella es mi centro. Mi fuerza . Mi vida. Ella hace que yo sea mejor persona y ella me recuerda cada instante mi papel en todo esto. Porque ella es mi pedazo de África. Y gracias a África yo la tengo a ella. Ella es Leo-Khadija, Leo en España, y Khadija en Lamu.

Día de África

Cansada de la mala prensa que tiene Africa, y consciente que hace poco que descubrí sus maravillas quiero compartirlas. Porque a África le debo mucho. Le debo todo.

Por ello quiero poder transmitir todo lo bueno que tiene África, quiero contar todo lo que me ha dado. Quiero seguir recordando las experiencias únicas que allí he vivido. Quiero volver a fotografiar todos sus rincones, a su gente, a sus tribus... Quiero tararear su música y que nunca se me olvide. Quiero llevar el " Hakuna Matata" por bandera. Quiero aprender a vivir con los valores que allí he aprendido. Quiero seguir trabajando para intentar suavizar y eliminar tanta desigualdad. Quiero seguir poniendo mi granito de arena con la Asociación One Day Yes para que al menos 28 niños de la isla de Lamu tengan comida y educación y un futuro mejor. Quiero seguir siendo altavoz de todo lo que allí pasa y de toda la gente que allí trabaja, de todos los proyectos que cambian vidas . Quiero ayudar a derrumbar esos prejuicios y tópicos tan negativos. Por mi, por África y por ella, por mi hija.

Tenemos la mala costumbre de dejar que nos lleguen solo noticias negativas de África. De saber dónde están en el mapa los países de África por sus desgracias. De dejarnos crear esa imagen negativa, de miedo y de lastima que los medios de comunicación creamos consciente o inconscientemente. De dejar en el imaginario colectivo toda esa negatividad flotando sin hacer nada. Pero África es mucho más. Para mí África es vida, es felicidad, es alegría. África solo me ha dado cosas buenas, vivencias buenas y gente buena. A ella me debo y por ello mi empeño en escribir cosas bonitas de África y de sonreír cada vez que pienso en África y de ira esa imagen tan estigmatizada que tenemos de un continente absolutamente maravilloso, insultantemente bello.

Cada 25 de mayo se celebra el Día de África. Tal día como este pero de 1963, 32 líderes de estados africanos se reunieron en Addis Abeba para formar la Organización de la Unidad Africana (OUA), conocida hoy día como Unión Africana (UA). Una organización que se creó para evidenciar el fin de la colonización y para poner en valor el continente africano y su gente, puesto que supuso el inicio de su historia como diferentes países, sociedades y culturas. Por ello esta fecha se ha convertido en el Día Mundial de África. Una celebración que hace referencia a los logros del continente e invita a reflexionar sobre los retos y desafíos que se le plantean a África en el futuro próximo.*

Algo tendemos que ver en todo esto los países "del otro lado" , los países del "western world", los países desarrollados, sobre todo cuando dejen de financiar guerras, cuando dejen de suministrar armas y cuando dejen de hacerse ricos con la deforestación de allí, cuando dejen de alimentar el terrorismo, cuando dejen de hacer negocio con las materias primas de allí, con su agua, con sus diamantes, con su madera... Cuando dejen a África vivir tranquila. Cuando dejen a Africa en paz.

La semana que viene... más.

Este año el mensaje del secretario general de UN este año recoge la siguiente declaración de intenciones:

"Entre las prioridades de África fijadas en la Agenda 2063 cabe destacar la necesidad de invertir en su pueblo, prestando especial atención a las mujeres y los jóvenes; desarrollar los sectores industrial y de elaboración de productos agrícolas; construir infraestructuras de transporte, abastecimiento de agua, saneamiento, energía y tecnología de la información y las comunicaciones; movilizar recursos internos y frenar las corrientes financieras ilícitas; poner fin a los conflictos; promover los derechos humanos; y fortalecer la gobernanza democrática. África también tiene la oportunidad de impulsar la industrialización de un modo más sostenible desde el punto de vista del medio ambiente, entre otras cosas a través de la agricultura climáticamente inteligente y las energías renovables, y deteniendo la deforestación. Aliento a las naciones africanas y sus asociados a que no escatimen esfuerzos a la hora de promover esas prioridades. Las Naciones Unidas se han comprometido a prestar su apoyo al respecto.

A pesar del incierto panorama económico mundial, las perspectivas económicas de África son buenas. Se prevé que la tasa de crecimiento aumente del 3,7% registrado en 2015 al 4,4% en 2016. Insto a los dirigentes africanos a que utilicen esos logros para hacer frente al aumento de las desigualdades sociales y económicas, y asegurar que ningún ciudadano de África se quede a la zaga. Ello es fundamental para tratar de resolver las causas profundas de los conflictos, el terrorismo y el extremismo violento, y promover la paz y la estabilidad. También deseo encomiar la audaz iniciativa de África titulada «Silenciar las armas para 2020», que constituye uno de los proyectos emblemáticos del Primer Plan Decenal de Aplicación de la Agenda 2063".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email