X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

colegios profesionales / topógrafos

Gabriel Donaire: «Los mapas son la base de todas las ingenierías»

15/10/2018 - 

VALÈNCIA.-La humanidad ha recurrido a los mapas desde épocas remotas. Había cartografía en Babilonia, fue esencial en la conquista de América, y algún día tendremos que medir Marte. Dice el nuevo ministro de Ciencia, Pedro Duque, que estamos ante la ingeniería de las ingenierías. Y Gabriel Donaire, presidente del Colegio Oficial de Ingeniería Geomática y Topográfica (COIGT), solo puede mostrarse de acuerdo. «Se nos olvida su influencia en nuestro día a día», asegura. Los profesionales de este ámbito están presentes en las edificaciones de obras públicas, los registros de viviendas particulares y los conflictos de lindes, pero también son necesarios para tareas tecnológicas como actualizar Google Maps. Y un dato: apenas hay paro en el sector.

— ¿Dónde hay topógrafos sin saberlo nosotros?

— Nos suelen asociar con la obra pública, pero tenemos tres salidas principales: la ingeniería civil, los sistemas de información geográfica y la propiedad privada. Esto quiere decir que ayudamos a construir puertos, pero también a desarrollar aplicaciones web o en la compraventa de casas.

— Vayamos a la vivienda. ¿La nueva legislación ha favorecido que el catastro sea fiable? 

— Ha favorecido principalmente al ciudadano. El objetivo es coordinar la realidad física con el registro y el catastro, de manera que una propiedad de 1.000 metros cuadrados tenga esa medida en los tres sitios. A día de hoy, el 80% de los casos no coincide. A veces por poco, y otras por mucho, pero eso genera inseguridad jurídica entre compradores y vendedores. Con las nuevas leyes hemos notado mejoría. Los registradores, los notarios y nosotros, como técnicos, estamos trabajando para arreglar las cosas. Quizá nos cueste 50 años, o cien, pero nos vamos acercando a Europa. 

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

* Este artículo se publicó originalmente en el número de octubre de la revista Plaza

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email