X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

sandra gómez y sergi campillo, vicealcaldes de la capital

Acuerdo en València: ganan el PSPV e Iniciativa; pierde el Bloc

13/07/2019 - 

VALÈNCIA. Pasadas las doce y media del medio día comparecían este viernes el alcalde de la ciudad, Joan Ribó, y la portavoz socialista, Sandra Gómez, ante los medios para anunciar in extremis que Compromís y el PSPV habían sellado el acuerdo de gobierno. Pero esto no fue más que un anuncio de mínimos. El alcalde se limitó a señalar que habría dos vicealcaldías -una para la socialista Gómez y otra para Compromís- y nueve áreas, cuatro para los socialistas y cinco para la coalición valencianista. Poco más. Apenas pudo deslizar el nombre de alguna de las áreas, tampoco aventuró a esclarecer cómo se habían repartido las concejalías de Podemos, ni qué ediles encabezarían cada área, quién ostentaría la vicealcaldía de Compromís, o qué funciones realizarían ambos vicealcaldes.

Gómez y Ribó escenificaron sin gran voluptuosidad en sus gestos el pacto, que por no estar no estaba ni formalmente escrito, ni rubricado y adolecía incluso de nombre. Lejos quedan las firmas a varias manos en referentes enclaves de la ciudad. Todo ello no fue más que el reflejo del sudor que ha costado poner de acuerdo a ambas formaciones, cuyas comisiones negociadoras estuvieron reunidas hasta -al menos- pasadas las cuatro de la madrugada anterior.

Por la mañana, de hecho, las conversaciones se habían reanudado para cerrar el pacto sobre la campana y la portavoz socialista se pasaba por el despacho del alcalde. A estas alturas el reparto de áreas se daba prácticamente por cerrado: cada partido conservaría sus concejalías y se repartirían las que dirigía Podemos el anterior mandato. Si bien pudieron existir algunas diferencias en este apartado, no fueron ni de lejos tan difíciles de salvar como las relacionadas con la creación de una vicealcaldía para la socialista Sandra Gómez.

Sandra Gómez y Joan Ribó anuncian el acuerdo. Foto: VP.

Esta cuestión, que estaba bloqueando las conversaciones desde semanas atrás, se dejó a un lado en la jornada del jueves para ir cerrando antes el reparto de concejalías. Eso sí, la cuestión surgió varias veces a lo largo de las extenuantes conversaciones. Ciertamente, según corroboran varias fuentes, las distintas almas de la coalición Compromís habrían salido a relucir a raíz de este debate: mientras en las filas del Bloc había mayor predisposición para negociar la vicealcaldía, miembros de Iniciativa guardaban mayores reservas.

Finalmente, optaron por el camino del medio: la creación de dos vicealcaldías, una para la socialista Sandra Gómez, tal y como exigía, y otra que ostentaría un miembro de la formación valencianista. Un órdago que, tras momentos de reflexión, los socialistas acabaron aceptando. Fue entonces cuando la pelota quedó en el tejado de Compromís, que debía elegir cuál de sus ediles ocuparía la plaza. Varios aspirantes sonaban en la trastienda: Pere Fuset (Bloc), Carlos Galiana (Bloc), Sergi Campillo (Iniciativa)...

En segunda fila y de izq. a der., Carlos Galiana y Sergi Campillo; en primer plano, Pere Fuset. Foto: ESTRELLA JOVER.

Hay que resaltar a este respecto que es el Bloc quien ostenta la portavocía del grupo municipal, ocupada por Fuset. Por lo que, como contrapeso, sumaba enteros Campillo para ser el vicealcalde al ser miembro de Iniciativa, la formación de Mónica Oltra. Asimismo, Campillo es una de las personas de confianza del alcalde Ribó. No en vano fue el primero en quien delegó funciones tras ser investido alcalde de la ciudad y le hizo encargado de la mesa de contratación y de los contratos menores para evitar el atasco del Ayuntamiento.

Esta decisión se había de tomar con la sucesión de Ribó como telón de fondo. El dirigente de la coalición valencianista ya ha anunciado que este será su último mandato, por lo que en los próximos años Compromís deberá acometer la transición hacia un nuevo liderazgo. Con estos mimbres, la elección del vicealcalde no es baladí. Máxime con la posibilidad nada descartable de que Mónica Oltra pudiera aspirar en 2023 a la Alcaldía de la ciudad. Finalmente, el seleccionado por la coalición fue Campillo.

El alcalde Joan Ribó y Sergi Campillo. Foto: ESTRELLA JOVER.

El trasiego matutino en las inmediaciones de la Alcaldía este viernes cobraba sentido. Era Sergi Campillo quien pasó en un par de ocasiones al lado de Ribó, lo que disparó las especulaciones. Al salir el alcalde y la portavoz socialista a hacer público el acuerdo no se clarificó que sería Campillo el vicealcalde. Fue por la tarde cuando, en un comunicado del consistorio, se confirmaba lo que era un secreto a voces. 

Así, la socialista Sandra Gómez ostentará la primera vicealcaldía y Sergi Campillo la segunda, siendo ambos, además, coportavoces del gobierno municipal. Un desenlace llamativo si se tiene en cuenta que hace apenas unos días Compromís tildaba de innecesaria la figura de la vicealcaldía y Ribó aseguraba que ésta no tenía "encaje legal". Pese a todo, se acabó creando dos plazas con este nombre. 

El reseñable reparto para Notario, Gómez, Lozano y Beamud


Finalmente habrá nueve grandes áreas como proponía Compromís y no once como planteaba el PSPV. Eso sí, casi la mitad las coordinarán los socialistas mientras que la Compromís mantiene el número de áreas que dirigía el pasado mandato.

Campillo se erigió como vicealcalde, pero en el reparto de áreas acordado entre ambas formaciones existen rostros que también ganan importancia y se han hecho con competencias de calado. Importante la presencia que adquiere la edil de Compromís Luisa Notario, quien el pasado mandato fue la asesora de Campillo. Notario coordinará la fundamental área de Recursos, dirigiendo en ella concejalías destacables como Personal o Contratación, y encabezando la Inspección General dependiente del alcalde.

Digna de mención es la posición de la portavoz socialista Sandra Gomez. Si el pasado mandato dirigió Seguridad Ciudadana y más tarde Empleo, Personas Mayores, Turismo y Emprendedores, ahora Gómez ostenta uno de los pesos pesados en un Ayuntamiento como el de València, Urbanismo. El pasado mandato fue el exedil socialista Vicent Sarrià el encargado del área.

El grupo socialista. Foto: ESTRELLA JOVER.

Las vacantes que deja la portavoz son ocupadas ahora por Pilar Bernabé (Envejecimiento Activo, Emprendedores y Empleo) y el hostelero Emiliano García (Turismo e Internacionalización). Será Aarón Cano el que gestione Protección Ciudadana, que finalmente no se adherirá a Movilidad como se llegó a plantear Compromís. Elisa Valía, por su parte, dirigirá Transparencia, Participación, así como el Ciclo Integral del Agua.

La socialista Maite Ibáñez se encargará Juventud, Educación y Cooperación, además de Acción Cultural, todas ellas dirigidas por Podemos el pasado mandato. Hay que resaltar que en esta legislatura y en contra de lo que muchos promulgaron en campaña electoral, el área de Cultura volverá a estar repartida entre dos socios: los socialistas -Acción Cultural- y Compromís -Patrimonio y Recursos Culturales-. Esta segunda la llevará Gloria Tello.

Nombre a destacar es el de Lucía Beamud, que recién entrada en el Ayuntamiento de València y en el gobierno de la ciudad, se tendrá que enfrentar a áreas que pocos consideran sencillas. Es el caso, por ejemplo, de Espacio Público, una delegación que el pasado mandato dirigió Carlos Galiana y que protagonizó sonoros desencuentros con la hostelería por el recorte de terrazas o con las empresas de sharing por la ocupación ilegal del espacio público.

El grupo de Compromís. Foto: ESTRELLA JOVER.

Tampoco Playas -a juzgar por los últimos titulares- y Contaminación Acústica y del Aire son de gestión liviana. Es más, la segunda escenificó uno de los mayores desencuentros del mandato pasado con la aprobación de la Zona Acústicamente Saturada del barrio de El Carmen con el absoluto rechazo de la hostelería.

No hay que olvidar la salida de la concejal Consol Castillo en Compromís. Dejaba libre el área de Servicios Sociales, que ha recogido con fuerza Isabel Lozano, que se encargará también de Igualdad y de la Inserción Sociolaboral, además que añade a sus gestiones Patrimonio Municipal -que antes ostentaba Podemos-.

La tabla inferior refleja detalladamente el reparto de áreas y delegaciones:

Compromís consigue el 6-4 en la Junta de Gobierno Local

Una de las diferencias a resolver entre PSPV y Compromís era la constitución de la Junta de Gobierno Local. Así, la coalición valencianista defendía un órgano de gobierno formado por seis miembros propios incluido el acalde y cuatro del PSPV. Sin embargo, los socialistas lo rechazaban porque consideraban que este planteamiento no iba en la línea de un gobierno de "codecisión", por lo que proponían una Junta de Gobierno formada por cinco representantes de Compromís y cinco socialistas.

Finalmente, en el acuerdo se plasmó la proyección de Compromís, que, huelga resaltar, se ajusta en mayor medida a la representación obtenida y los votos recabados por cada fuerza en las últimas elecciones municipales.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email