GRUPO PLAZA

García-Fuster pone el ventilador en marcha contra el PP y sus concejales

La mano derecha de Rita Barberá asegura que el PP sabía de la existencia de la presunta cuenta opaca y que los concejales de Valencia conocían de las facturas electorales

6/09/2016 - 

VALENCIA. La temporada otoño-invierno de la Operación Taula se inauguró este lunes con las declaraciones de la cajera del PP de Valencia, y mano derecha de la exalcaldesa Rita Barberá, Mari Carmen García-Fuster, y  de la administradora electoral y  gerente provincial del PP, Montserrat Tello en el marco de la pieza que investiga el presunto blanqueo de capitales y el delito electoral en el seno del PP de la ciudad de Valencia.

Las declaraciones no defraudaron a nadie, ya que García-Fuster encendió el ventilador contra su partido y contra los concejales investigados por blanqueo de capitales.

Las declaraciones de ambas no han podido caer en peor momento para Mariano Rajoy. De hecho, mientras el presidente en funciones salía en rueda de prensa en pleno G20 para explicar su “ruptura” con el partido de Albert Rivera, la que fuera mano derecha de Rita Barberá en el PP de Valencia comenzaba una ‘batalla en el barro con el PP y con sus ex compañeros’.

Según ha podido saber Valencia Plaza por fuentes presentes en las declaraciones de García-Fuster, el comienzo de lo que se prevé como una de las mayores batallas internas dentro de un partido comenzó con lo que algunos denominan como “un monólogo” de la cajera. García-Fuster decidió solo contestar a su letrado, ni tan siquiera a juez y fiscal atendió. La cajera aseguró que “el PP de la provincia de Valencia sabía perfectamente que existía una cuenta con los gastos electorales”. Una cuenta que según la investigación no está fiscalizada por ningún órgano.

Pero además, la cajera le explicó a su abogado, y cuñado de la exalcaldesa, “que todas las facturas fueron remitidas por fax a la gerencia del Partido popular”, por lo que a su juicio, y según las fuentes presentes, desde el PP eran plenamente conocedores de cuáles eran los gastos del PP de Valencia, es decir, del PP de Rita Barberá.

Pero no se quedó ahí, la mujer de confianza de la exalcaldesa y senadora Rita Barberá, apuntó el ventilador contra los concejales del PP de Valencia. Según explicó,  los ediles sabían perfectamente que existían esas facturas y la procedencia del dinero. De hecho, la declaración a este respecto levantó la indignación entre más de un letrado defensor ya que, como ya hiciera García-Fuster al reconocer las donaciones irregulares, dinamitó las líneas de las defensas de los letrados.

Las mismas fuentes afirman que la brecha abierta en la jornada judicial de ayer marcará un antes y un después. Fuentes populares consultadas por este periódico afirmaron que “la validez que pueden tener las declaraciones de una mujer que no sólo apunta al partido sino a sus propios concejales para salvarse a sí misma es nula”.

Respuesta del PP

Por su parte la gerente del PP, y máxima responsable a ojos de la ley del presunto delito electoral, como administradora provincial de la candidatura Montserrat Tello era la que debía responder el por qué no estaban fiscalizadas las donaciones anónimas de cerca de 317.000 euros que Barberá recibió desde el año 2002 hasta el 2014.

Tello explicó a todas las partes, ella sí contestó a todos, que jamás supieron en el PP provincial de la existencia de dicha cuenta y, mucho menos, de ninguna factura de la campaña electoral que estuviera relacionada con ella. La administradora también aseguró que jamás recibieron ningún fax de la cajera.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme