GRUPO PLAZA

Se retirará la caña invasora para plantar especies autóctonas

Génesis, el proyecto con el que Riba-roja devolverá la ribera del Túria a su estado original

21/05/2021 - 

VALÈNCIA. Riba-roja de Túria ha presentado el proyecto Génesis, para devolver la ribera del río Túria a su estado original. Se trata de un proyecto piloto que contempla varias vertientes: la primera y más importante de ellas, eliminar la caña invasora de las lindes para replantar especies de flora autóctona. Una iniciativa que costará alrededor de 7 millones de euros y en la que colaborarán la Generalitat Valenciana, la Diputació de València, el Parque Natural y la Confederación Hidrográfica. Del mismo modo, también se abrirá a la iniciativa privada. 

La caña fue plantada por los humanos de manera artificial hace décadas debido a su alto interés comercial, pero en la actualidad su crecimiento se ha descontrolado y amenaza con acabar con los ecosistemas propios de la zona. Uno de los más castigados ha sido el entorno del río Túria, que ha perdido una buena parte de su flora original en beneficio de la especie invasora. Así, Génesis propone arrancar toda la caña que sobra en las riberas de Riba-roja y realizar intervenciones para evitar que vuelva a crecer.

En este sentido, se colocará una lona de plástico en los más de 14 kilómetros que abarca este proyecto. De este modo se evitará que el rizoma vuelva a salir y la tierra quedará totalmente limpia de su semilla. Unos trabajos para los que colaborarán las empresas dependientes de la conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, y también brigadas pertenecientes a la Diputació de València. 

Tras este proceso, que se alargará aproximadamente durante un año, llegará el momento de plantar las especies autóctonas. Según ha explicado uno de los expertos que han trabajado sobre el tema, Antonio José Morales, esto serán sauces, chopos blancos, chopos negros, fresnos y olmos. Unas especies que no pueden ser adquiridas en viveros, puesto que podrían tener características diferentes a las que crecen de manera natural en el entorno del río. 

Aquí es donde entrará en juego el Centro para la Investigación y Experimentación Forestal, también dependiente de la conselleria, que criará los árboles en base a muestras recogidas directamente de entornos propios del río Túria. A continuación, serán los propios vecinos y voluntarios quienes los plantarán en su lugar. En total, en el transcurso del proyecto se plantarán entre 10.000 y 12.000 árboles. 

"La caña invasora representa un peligro porque en caso de que haya un incendio arde más rápido que el resto de especies y crece en tan solo cuatro o cinco meses, lo que provoca que se coma el espacio de los otros árboles y ya no puedan volver a crecer", ha explicado Morales. "Los nuevos árboles permitirán la absorción de 0,5 millones de kilos de CO2, lo que equivale al 65% de las emisiones en un municipio como Riba-roja", ha apuntado por su parte Felipe Primer, otro de los responsables. 

Sin embargo, el proyecto Génesis pretende ir más allá de la restauración ambiental. También tiene una intención integradora y dinamizadora. Así, dentro de las intervenciones también se contempla la construcción de un edificio que servirá como centro de difusión del entorno natural del Túria y como punto de formación para los futuros educadores ambientales. 

En este sentido, lo que se pretende es crear un vínculo entre el espacio natural y los vecinos y vecinas de Riba-roja, así como un atractivo turístico para los visitantes. "Esto permitirá la dinamización turística a través de la puesta en valor del patrimonio natural y la recuperación de los sistemas de riego naturales. También tendrá relevancia la catalogación y presentación de los árboles monumentales que quedan en el entorno", aseguraba Primer. 

En este sentido, uno de los principales objetivos es aglutinar las características definitorias del paisaje y hacerlas atractivas para las visitas, al tiempo que se recupera el valor del entorno de una manera transversal. "Podemos usar la flora como un elemento dinamizador del Túria", apuntillaba Morales al respecto.

Circularidad, economía verde e iniciativa privada

Uno de los elementos centrales de Génesis será la economía verde y la circularidad. Así, por ejemplo, ya se están buscando maneras de reutilizar o reciclar las lonas de plástico que se colocarán para evitar el crecimiento del rizoma de la caña. 

En este mismo sentido, y puesto que el proyecto permitirá absorber grandes cantidades de CO2, el ayuntamiento también está trabajando en maneras de involucrar a las empresas del municipio. "Las empresas no pueden quedarse atrás en la transición hacia la economía verde", aseguraba el alcalde, Robert Raga. Así, la intención del consistorio es incentivar las prácticas de responsabilidad social corporativa para que las industrias que más contaminan puedan revertir esta situación invirtiendo dinero en un proyecto que permitirá atenuar su huella de carbono. Por el momento, ya han conseguido que una empresa financie con 40.000 euros la compra de algunas lonas. 

"Certificar que se ha participado el labores de mecenazgo permite desgravaciones fiscales interesantes, y además también ayuda a hacer de nuestro municipio un lugar mejor para vivir", ha continuado el primer edil. En este sentido, ya ha adelantado que el ayuntamiento emprenderá acciones de formación y concienciación para presentar la iniciativa entre las asociaciones de empresarios de los polígonos industriales.

Aun así, la financiación general del proyecto dependerá de instituciones como la Generalitat o la Diputació, que se han comprometido a invertir dinero en caso de que la primera opción no salga bien: recurrir a los Fondos de Recuperación Europeos. Génesis es, asimismo, un proyecto piloto que se probará por primera vez en Riba-roja, pero que servirá para extrapolarlo a otros municipios a la ribera del Túria. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email