GRUPO PLAZA

se desploma un 8% en bolsa

El Gobierno fuerza el cese de Abril-Martorell como presidente de Indra a través de la SEPI

21/05/2021 - 

MADRID (EP). La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), principal accionista de Indra con un 18% del capital, ha trasladado a la empresa tecnológica su voluntad de promover un relevo en la presidencia, cargo que ostenta Fernando Abril-Martorell, cuyo mandato finaliza este año, así como de su deseo de dar inicio a una nueva etapa con un nuevo liderazgo al frente de la compañía. Según ha indicado Indra en un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el consejo de administración no ha adoptado todavía ninguna decisión sobre ese posible relevo. No obstante, fuentes próximas al máximo órgano de gobierno de la empresa, donde SEPI cuenta con dos asientos, indicaron a Europa Press que el relevo en la presidencia se abordará en una reunión convocada para el próximo lunes, día 24.

A Fernando Abril-Martorell le vencía el mandato este año, después de haber estado al frente de la compañía desde 2015. La propuesta de SEPI se inscribe en el marco del proceso preparatorio de la convocatoria de la próxima junta general ordinaria de Indra. De su lado, fuentes de SEPI consultadas por Europa Press confirmaron la decisión de impulsar un relevo en la presidencia de la compañía, en la que "se abre una nueva etapa llena de oportunidades en sectores clave para el país que por su alto contenido tecnológico pueden contribuir en primera línea a la reactivación económica". Por el momento se desconoce el perfil de la persona que sustituirá a Fernando Abril-Martorell en la presidencia ejecutiva de Indra. Ante esta circunstancia, el consejo de administración de Indra ha aprobado un retraso de la junta de accionistas hasta el próximo 30 de junio.

En el accionariado de Indra conviven con la SEPI otras empresas con porcentajes relevantes como Corporación Financiera Alba (9,9%) y Fidelity, que cuenta con un 9,8%, o Norges Bank, la gestora de activos de Banco Santander o T Rowe Price Associates con porcentajes alrededor del 3%. Por su parte, fuentes sindicales consultadas por Europa Press dan por hecho que el Gobierno habría decidido prescindir del directivo para imprimir un cambio en la gestión de Indra. Tras conocerse la noticia, la acción se ha desplomado por encima del 8%, hasta convertirse en el valor con una mayor caída en el Ibex.

Abril-Martorell llegó a la presidencia de Indra en 2015 para sustituir a Javier Monzón. Anteriormente había sido director financiero y consejero delegado de Telefónica entre 2003-2005 y consejero delegado de Credit Suisse España y Portugal (2006-2011) y consejero delegado de Prisa (2011-2014). Su mandato se ha caracterizado por un mayor impulso internacional a la labor de la compañía y también por una apuesta por la prestación de servicios digitales, campo donde Indra adquirió Tecnocom o la firma de ciberseguridad SIA, y en el que se ha creado Minsait, la filial asociada a este ámbito.

La gestión al frente de Indra

La gestión de Abril-Martorell, que ha sobrevivido a cambios de signo en el Gobierno (de PP a PSOE) y a diversos ministros de Hacienda y Defensa, generó incomodidad en el actual Ejecutivo cuando en plena pandemia quiso aplicar una reestructuración laboral para redimensionar la fuerza laboral de la compañía. Tras las protestas sindicales, el grupo suavizó el ajuste y pactó medidas menos drásticas y de carácter temporal. Entre los proyectos que no fructificaron durante la gestión de Abril-Martorell al frente de Indra se encuentra el intento de compra del fabricante de motores de aeronaves ITP Aero, que hubiera sido transformador para la compañía.

Indra ha consolidado la coordinación de la parte española del nuevo sistema de combate aéreo de la Unión Europea (FCAS), en el que la industria española tendrá el mismo peso que la francesa y la alemana, uno de los grandes logros del directivo. Esta misma semana ha anunciado junto a Enaire el proyecto Startical para lanzar una constelación de 200 satélites que gestione el tráfico aéreo de manera más eficaz.

La compañía no descartaba acometer nuevas adquisiciones en los próximos meses, según se puso de manifiesto durante la presentación de sus cuentas. La empresa declaró beneficios netos de 22 millones entre enero y marzo, un 255,3% más que en el mismo trimestre del año anterior, mejorando así todas las expectativas de los analistas, ya que además elevó sus márgenes hasta el 6,9%. Asimismo, a finales de marzo, Indra tenía la mayor cartera de proyectos de su historia con 5.322 millones de euros en proyectos.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email