GRUPO PLAZA

crónica del concierto

Gran final de los Premi Iturbi 2021: Alea jacta est

4/07/2021 - 

VALÈNCIA. Con una magnífica entrada de público se celebró este viernes la gran final del XXI Concurs Internacional de piano de València Iturbi que se viene celebrando con una cadencia más o menos bianual desde 1981. Especial es esta edición que se celebra en el Año Iturbi aunque, desgraciadamente, dadas las obras en el Palau de la Música, las jornadas y esta final se han venido llevando a cabo en el Teatro Principal, que ciertamente es un espacio de circunstancias si lo comparamos con la sede oficial que es el citado Palau. Entre el jurado presidido por el gran Joaquín Achúcarro, decano de los pianistas españoles e integrado entre otras personalidades del instrumento, por el extraordinario pianista valenciano Josu de Solaum, ganador del concurso en el año 2006, el cubano Jorge Luís Prats o el casi centenario pianista israelí Menahem Pressler. A la gran final llegaron tres de los concursantes de los que tuve oportunidad de escuchar a los dos últimos: la Georgiana Salome Jordana y al Ruso Alexey Sychev sin unos resultados que me parecieran especialmente relevantes. No tuve la ocasión de seguir el primero de Tchaikovsky interpretado por el japonés Ryutaro Suzuki.

Respecto de la pianista georgiana debo decir que los nervios de la ocasión le traicionaron con el exigente concierto para piano nº1 de Tchaikovsky con un primer movimiento totalmente desajustado. Una obra que al parecer está por encima de las posibilidades técnicas de la intérprete. Cierto que es una tarde lo que no revela realmente las posibilidades de la aspirante, es que no puede hacerse una crítica con los estándares que se aplica a uno de los grandes solistas consolidados que nos visitan anualmente en las temporadas de abono de la Orquesta de Valencia o del ciclo sinfónico del Palau de Les Arts, pero estoy seguro que la candidata rusa no tuvo ni mucho menos su tarde. A parte de notas falsas, lo que es normal en una obra de gran virtuosismo se apreciaron entradas a destiempo y una falta de coordinación con la orquesta. Por otro lado, fue incapaz de controlar el sonido del piano emitiendo unas sonoridades realmente feas del mismo con unos fortíssimos absolutamente descontrolados. El brillante currículum que puede llevar un intérprete a sus espaldas o una excelente calificación para la gran final en modo alguno significa que, en la prueba definitiva, con orquesta, y con un concierto de campanillas se tenga la mejor de las tardes. Estoy seguro que la joven pianista tampoco salió contenta de su actuación.  Habrá otras oportunidades. 

Respecto a la interpretación del Piano y Orquesta nº1 de Franz Liszt por el ruso Alexey Sychev, la cosa fue bien distinta, aunque tampoco para echar cohetes. Se notó al instante, que el joven ruso tuvo una mejor tarde con su obra. Demostró un mayor dominio técnico del escueto pero exigente concierto y en general, por su currículum, del repertorio del gran compositor austro-húngaro al que le es afín. El aspirante superó el concierto con solvencia mostrando cualidades técnicas suficientes, aunque todavía queda un largo camino para llegar a una verdadera interpretación de todo aquello que hay “detrás de las notas”. El público supo detectar las cualidades técnicas y le ofreció una calurosa ovación.

La Orquesta de Valencia dirigida con oficio por Rubén Gimeno se mostró en todo momento eficaz en el cometido, aunque realmente las condiciones acústicas del Teatro Principal con ese sonido tan seco están muy lejos de ser las más adecuadas. 

Al cierre de esta crónica todavía no conocía el palmarés del importante premio y cuando la lean ya se sabrá, salvo que se declarara desierto, lo que no es habitual pues se ha producido en tan sólo dos ocasiones. Cosas de los medios en diferido. Así pues, la casi veintena de pianistas ya han dicho lo que tenían que decir, y como dice el adagio latino “Alea jacta est”… y cuando toque el siguiente Iturbi, más.

Para saber más

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email