X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

entrevista al director general de florida grup educatiu

García Peña: "La universidad tiene que situar a los alumnos en la realidad"

13/10/2019 - 

VALÈNCIA. La formación es uno de los recursos más valiosos que tiene la sociedad y, cada vez más, las organizaciones se replantean las fórmulas utilizadas para abordar la transferencia de conocimiento a los estudiantes, siendo la universidad una de las más criticadas por su enfoque tan teórico y poco cercano al ámbito empresarial.

"La universidad tiene que situar a los alumnos en la realidad", así lo considera Enrique García Peña, quien recientemente ha pasado a ocupar la dirección general de Florida Grup Educatiu, cooperativa que, desde su puesta en marcha hace 40 años, se caracteriza por su cercanía a la realidad social y económica de la Comunitat Valenciana y por su modelo educativo donde lo práctico cobra gran parte del protagonismo.

García Peña, licenciado en Administración y Dirección de Empresas por Florida Universitària y máster en Innovación y Desarrollo de Proyectos de Negocio, ha sido director del Centro de Innovación en Gestión, director del Máster Oficial en Innovación y Desarrollo de Proyectos de Negocio y posteriormente director del área de Innovación y Escuela de Negocios, además de impulsar el Grado Leinn.

Mientras, los datos de Florida no paran de incrementarse tras 40 años de historia. La cooperativa ya factura 19 millones de euros, tiene 226 socios trabajadores, 308 personas contratadas y más de 6.000 alumnos cada año, que van desde infantil a formación universitaria. Inspirada en el modelo de la Universidad de Mondragón, en el País Vasco, su nuevo plan estratégico pasa por continuar creciendo e incidiendo en el estudiante internacional.

-¿Cuál es la oferta educativa actual del Grupo Florida?

- El grupo tiene una frase que es la formación de 0 a 100 años y toda la oferta educativa responde a eso. Contamos con una red de 15 escuelas infantiles, Ninos, que están repartidas entre València y Alicante para la formación de 0 a 3. También un centro en Alzira de infantil, primaria, ESO y ciclos formativos, el centro Xúquer. Y en el campus principal, en Catarroja, contamos con todos los niveles educativos desde secundaria a ciclos formativos o estudios universitarios con grados y posgrados.

También escuela de idiomas y la Universitat dels Majors, para la que el lema es 'Por el placer de estudiar'. Allí va la gente a partir de los 50. En cuanto a sedes al margen de Catarroja tenemos el Campus València, en pleno centro, donde se imparten las sesiones de posgrado y el Grado de Liderazgo e Innovación.

- ¿Qué retos se ha marcado tras su llegada a la dirección general?

- Estamos en un momento de elaboración del plan estratégico 2020-2022 y creo que las líneas estratégicas deben ir hacia el crecimiento. La actividad de Florida está consolidada en cuanto a grados, ciclos, y ha llegado el momento de ver posibilidades de crecimiento sin ponernos barreras. Tenemos como eje estratégico la digitalización y lógicamente, cualquier universidad a día de hoy tiene que estar presente online y eso lo que te hace es alcanzar otros ámbitos geográficos. 

Apuntamos a Latinoamérica, apuntamos a China. Se trata de un mercado que cada vez está mandando más estudiantes a España y a muchas universidades. Marketing, Turismo, Finanzas,... Es un mercado potencial y ese interés existe. También con Latinoamérica tenemos estudiantes en algunos programas concretos. Pero no está en mente un crecimiento geográfico físico dentro de España, sino que se trata de un crecimiento más vinculado a producto.

- ¿Cuáles son vuestros últimos estudios?

- En cuanto a Grados, como centro adscrito, el último que lanzamos fue el Grado de Videojuegos. Tradicionalmente hemos sido una universidad de empresa e ingeniería y desde hace unos años se incorporaron los grados de educación infantil y magisterio. También tenemos la business school que tiene más flexibilidad a la hora de lanzar programas novedosos y que responden a las necesidades del mercado.

Nosotros estamos divididos no por departamentos, sino por ámbitos de conocimiento. Tenemos ingenería, turismo, empresa, tecnologías y dentro de esos ámbitos lo que hacemos es tener plantear los diferentes niveles de estudios. En este caso empezamos con el Máster de Artes y Videojuegos, luego sacamos ciclos formativos vinculados a ese ámbito y hace dos años empezamos con el Grado de Videojuegos. Este año también lanzamos el máster en Motorsport -ingeniería  y mecánica de competición- y un máster en Data Science para perfiles no tecnológicos. además de un máster en dirección y proyectos musicales.

- ¿Cuál es el modelo educativo de Florida?

- Una de las frases que nos identifica es que somos diferentes y el modelo educativo, a cualquier nivel, sí que es diferente. La atención al alumnado es muy específica, un modelo educativo muy basado en la práctica, en proyectos reales, porque Florida somos una universidad muy arraigada en el entorno y con mucho contacto con el tejido socio económico de la zona. El tema de prácticas y la metodología universitaria en la que los alumnos revisan año a año un proyecto real. La universidad tiene que ir, y se han estado dando pasos, poniendo a los alumnos cuanto más en la realidad mejor. 

Nosotros tenemos el Grado de Liderazgo e Innovación, que lleva está cuestión al extremo. Es una metodología rupturista de la rama de empresa y en él se enseña a los alumnos a emprender. Y qué mejor manera de enseñarles a emprender que montando una empresa real, hasta el punto de que necesitan un volumen de facturación para aprobar ciertas asignaturas. 

- ¿Piensa que es efectivo el modelo de educación concertada? 

-Nosotros somos una entidad que, como cooperativa, nos sentimos muy cómodos colaborando con otras entidades y otras organizaciones, con administraciones públicas, y el modelo público-privado pensamos que es un buen modelo. En muchas de las escoletas infantiles usamos esa fórmula con los ayuntamientos y sí que hemos peleado por la concertación de algunos ciclos formativos, pensamos que es un buen modelo. 

- Al ser cooperativa, un modelo empresarial que el actual Gobierno autonómico quiere favorecer, ¿os entendéis mejor?

- Nos entendemos mejor, pero se podrían hacer muchas más cosas. El modelo cooperativo muchas veces se queda en el limbo entre lo privado y lo público y realmente existen cuestiones que hay que trabajar. Por ejemplo, poder acceder a determinadas ayudas a la investigación.

 

En alguna normativa estamos en el limbo porque no somos públicos y en el caso de universidad no somos privados porque somos centro adscrito a las dos universidades públicas. Entonces, muchas veces no se nos reconoce esos elementos diferenciales, una empresa de economía social, arraigada en el entorno, valenciana, y ahí se podría hacer mucho más. 

-¿Hay una mayor demanda de educación concertada y privada en los últimos años?

- Las cifras se han mantenido pero hay una cosa importante, y es que ese elemento diferencial que nosotros tenemos en cuanto a la formación hace que mucha gente nos elija. En 2008-2009, en pleno inicio de la crisis, nosotros lanzamos escuelas infantiles, un nivel educativo no obligatorio, y en el caso de que las familias pasaran por dificultades económicas lo más sencillo era dejar al niño con los abuelos.

Sin embargo, empezamos generando empleo en la crisis y las cifras se han mantenido. Ahora, con las recuperación, se nota más incremento de demanda y, sobre todo, en el tema de posgrados. Se nota que las empresas apuestan por formar a los trabajadores cuando estaba en la última en la lista de prioridades. Pero no solo posgrados, mucha gente de las empresas van a ciclos formativos porque la tecnología evoluciona rápidamente y los puestos de trabajo corren el riesgo de quedarse obsoletos.

- ¿La gente busca otras fórmulas de educación más allá de las convencionales?

- Yo creo que sí. La gente cada vez es más consciente, sin meterme en si es público o privado, de que la formación a cualquier nivel -aunque la universitaria es en la que más se evidencia- necesita otro tipo de modelo, más práctico, aterrizado en la realidad. Que el peso de la teoría y la práctica sea a la inversa, no que vayas al final de la carrera. A partir de ahí, con tantísima oferta en la pública y en la privada tenemos que tratar de diferenciarnos en ese aspecto metodológico, de atención al alumno. 

La sociedad cambia, los jóvenes cambian, tienen otras necesidades y por lo tanto te tienes que tratar de diferenciar pero la gente lo busca. Cuando aterrizamos con el Grado Leinn, un grado que a lo que menos importancia se le da es a la teoría aunque tienen asignaturas, le dices a los padres que van a montar una empresa desde el primer día con CIF y que van a tener que producir y vender. Que se van a ir de viaje cada año a un sitio. Finlandia 7 semanas en primero, San Francisco un mes en segundo, China e India dos meses en cada país en tercero y en cuarto el proyecto final. La gente lo busca pero da respecto.

Sé lo que ha costado comunicar eso, pero también cómo ha evolucionado en este tiempo hasta el punto de que llenamos los grupos, con listas de espera y las familias apuestan por una formación totalmente diferente. Cada vez se va rompiendo más el miedo a si funcionará o no el modelo. 

- Últimamente se habla de la necesidad de prestigiar a la Formación Profesional. 

- Sí que hay una apuesta general por evidenciar que es necesaria la Formación Profesional y que es muy potente. No se trata de meterse en un ciclo formativo porque no te llega la nota para una carrera universitaria. La formación profesional también es un camino para llegar a la universidad, pero adquieres una práctica muy pegada a la realidad de cada uno de los ámbitos de formación y eso hay que tenerlo muy en cuenta. Florida surge como escuela de formación profesional en sus orígenes. Ahora incluso, se habla de másters para alumnos de ciclos formativos.

Foto: KIKE TABERNER

Cada año incrementamos la línea de ciclos formativos, se aumenta la demanda, se nota que no es una segunda opción sino que es para lo que te cualifica. Y en muchos casos las competencias y los conocimientos con las que sale una persona del ciclo formativo supera a nivel práctico lo que se forma en un grado universitario. Es un grado con el 96% de empleabilidad.

- Han transformado Valencia Lab en una Business School. 

- Fue un cambio de concepto, dentro del Campus Valencia, de recoger todo aquello que tenían relación con emprendimiento, innovación y empresa. Entonces, lo que era Valencia Lab como concepto inicial sufrió un cambio, el Grado Leinn empezó a consolidarse y fue comiendo el espacio a otros ámbitos. Ahora, la Business School recoge todo lo referente a estas materias, ya sean eventos, conferencias o formación de cualquier tipología. Y también teníamos la intención de potenciar la marca Florida Business School.

- ¿Se explica bien el modelo cooperativo?

- El modelo cooperativo no se ha contado bien. Para qué puede servir y cuáles son las características diferenciales que tiene. Caixa Popular, Consum, cooperativas de enseñanza,... Aquí empiezas a palpar que la gente tiene en mente la cooperativa agraria y agrícola del pueblo, pero es un modelo totalmente válido para hacer empresa, mucho más democrático, en el que los socios aportan capital y por lo tanto la empresa es propiedad de los trabajadores, lo que te permite tener ese control.

Es muy ilustrativa la frase: hay empresas que no son cooperativas, pero no hay cooperativas que no sean empresas. Es una empresa que tiene beneficios, aunque se llame empresa de economía social por otros motivos, pero la única diferencia es el reparto de beneficios y por lo tanto compite con otras empresas mercantiles y de forma muy competitiva.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email