GRUPO PLAZA

está definiendo un diálogo competitivo

Hacienda reformará la fachada de la Ciudad Administrativa y plantea quitar las lamas 'falleras'

19/04/2021 - 

VALÈNCIA. La Ciudad Administrativa 9 d'octubre prepara un cambio de imagen para solucionar los problemas que, a día de hoy, genera la actual y reconocible fachada del principal complejo de funcionarios de la Generalitat Valenciana. Recubierta por unas lamas de protección con dibujos inspirados en telas de seda, éstas no han cumplido su función de mejorar las condiciones térmicas del edificio al no finalizarse el proyecto conforme estaba previsto.

La obra, que fue realizada bajo la presidencia de Alberto Fabra en 2013, preveía unos motores en las lamas que prometían airear el espacio y favorecer que el clima fueron el adecuado. En su momento, el Gobierno popular apuntaba a unas láminas dicroicas que funcionaban de manera similar a un toldo al proteger de la radiación solar y generar una cámara de aire que producía menos pérdidas de calor.

Sin embargo, no ha sido éste finalmente el resultado ya que, según apuntan fuentes del espacio, el calor concentrado en las cuatro torres que componen el recinto de la antigua cárcel acumulan un calor que acaba por ser ineficiente. A ésto se suma el alto coste del recambio de las lamas, que asciende a más de 1.000 euros cada vez que una sufre algún desperfecto, por lo que no se descarta acabar con las lamas que recubren los diferentes edificios.

Patrimonio prepara un diálogo competitivo

Ante esta situación, la dirección general de Patrimonio, de quien depende el espacio, está preparando un diálogo competitivo para que las empresas puedan presentar propuestas viables para solucionar los problemas del complejo. La intención es plantearlo por dos vías. Por un lado, de forma constructiva con nuevos materiales que permitan dar solución al problema y por otro, intentar aprovechar  las fachadas para la captación de energía solar que abastezca energéticamente al espacio. 

Antes de ponerse en marcha con el proyecto, desde el departamento de Vicent Soler han hecho una ronda de reuniones con diversas consellerias y entes. Por un lado, la secretaría autonómica de Arquitectura Bioclimática,la dirección general de Transición Ecológica, Ivace y el Instituto Tecnológico de la Energía (ITE). Por el momento no está clara cuál será la solución por la que se optará y para ello se pedirá la colaboración del sector privado en posibilidades que irán desde reparar las lamas existentes a utilizar nuevas tecnologías y materiales más eficientes.

En todo caso, desde el Consell consideran que este edificio deberían tener un carácter ejemplarizante y tener una infraestructura fotovoltaica que permita un mantenimiento sostenible y aprovecha las superficies. La idea es que, entre abril y mayo ya se encuentre preparado el documento para empezar el segundo semestre con la convocatoria. Un proceso en el que habrá dos puntos críticos: el prototipado del proyecto y el montante al que podría ascender la obra.

El intento paralizado de panelizar la cubierta

Cabe recordar que ya hubo un intento por parte de la administración valenciana de introducir energías renovables en el complejo. Fue en 2019 cuando se proyectó la instalación de paneles solares fotovoltaicos sobre las torres del CA90 pero que finalmente quedó en el cajón. De hecho, fue Ivace quien sacó a licitación el cometido, que fue anulado a petición del departamento que encabeza Vicent Soler por no tener permiso de Patrimonio aunque parece ser que la no ejecución del proyecto se dio finalmente por la falta de viabilidad.

A finales de 2016, el Consell aprobó el Plan de ahorro y eficiencia energética, fomento de las energías renovables en los edificios, infraestructuras y equipamientos del sector público de la Generalitat. Un acuerdo que fijaba como "objetivo prioritario" la consecución del autoconsumo de la propia administración.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email