GRUPO PLAZA

la subida de casos provoca situaciones de tensión, pero la ocupación es menor que hace un año

Los hospitales valencianos ante la quinta ola: así han variado la ocupación y el perfil de los ingresos

Foto: CARLOS PASCUAL
16/01/2022 - 

VALÈNCIA. Las cifras de contagios notificados por la Conselleria de Sanidad volvieron a cerrar este viernes una semana de récord con más de cien mil nuevos casos desde el lunes, un 42 % más que los comunicados durante la anterior. La escalada de infecciones por covid-19 continúa así en máximos desde el inicio de la pandemia, y provoca situaciones de tensión que, si bien aún están muy lejos de los peores instantes de la crisis sanitaria, sí se trasladan a la capacidad asistencial de los hospitales. Este mismo jueves, por ejemplo, el Consejo de Enfermería de la Comunitat advertía de la “inminente saturación” de los centros hospitalarios comarcales no solo por el aumento de los contagios, que causan muchos menos casos graves que hace un año, sino por las numerosas bajas laborales derivadas de este escenario.

Ya en el mes de diciembre, la presidenta de la Sociedad Valenciana de Medicina Intensiva y jefa de servicio del Hospital Clínico de València, Marisa Blasco, avisaba también de la llegada de un nuevo escenario en la presión, pues algunos hospitales se preparaban para ampliar los espacios de intensivos ante esta ola, la quinta en la Comunitat y la sexta en España. Así se observa también en los datos de capacidad asistencial que proporciona el Ministerio de Sanidad, que desde el mes pasado muestran un incremento de las camas UCI habilitadas en territorio valenciano. De hecho, a principios de este año se volvieron a rebasar las 800 camas de críticos disponibles por primera vez desde agosto de 2021.


Pese a este incremento, los hospitales todavía cuentan con 400 camas de intensivos menos que en los peores momentos de la tercera ola. Además, los datos hospitalarios del departamento que dirige Carolina Darias también muestran diferencias en cuanto al volumen de pacientes críticos con coronavirus. Así, y aunque en los últimos informes se arroja una ocupación de las UCI que ronda el 25 %, cuando se alcanzó este mismo porcentaje en la tercera ola, justo tras la Navidad de 2020, el número de camas disponibles superaba las mil. Había, por tanto, cerca de cincuenta personas más con necesidad de cuidados intensivos en los hospitales de la Comunitat.

Los niveles de ocupación contabilizados estos días, siempre según la serie del Ministerio de Sanidad, estarían más cerca pues del pico registrado durante la segunda ola, que llegó con los últimos días de noviembre de 2020. Pero incluso entonces se alcanzó una ocupación máxima del 31 % de las más de mil camas habilitadas en las UCI valencianas. Por su parte, en la ola del pasado verano la presencia de pacientes con covid-19 en las unidades de intensivos no superó nunca el 17 %, con algo más de 750 camas disponibles, un número inferior al actual.

La serie de Sanidad permite también distinguir, en las unidades de cuidados críticos, entre camas con y sin respirador. Las más frecuentes son las primeras, que suponen en torno al 75 % de todas las habilitadas en estos momentos, y son también las más ocupadas por las personas que ingresan por el coronavirus. Según los últimos datos publicados, entre 190 y 200 pacientes hospitalizados en las UCI de la Comunitat Valenciana están en una cama con respirador, mientras que menos de un 4 % de ellos están ubicados en una sin respirador. Una realidad que responde en cierto modo también a la naturaleza del virus, que puede causar complicaciones como la neumonía.


De hecho, es extraño que el porcentaje de personas en unidades de críticos que han sido trasladadas a una cama sin respirador se sitúe por encima del 10 % del total de pacientes con coronavirus. Solo ocurrió a comienzos de agosto de 2020, cuando se inició la serie estadística del Ministerio de Sanidad. Entonces, los espacios de cuidados intensivos rondaban solo las veinte personas ingresadas por coronavirus.

Más allá de los datos de ocupación en las UCI, el volumen de ingresos hospitalarios ha mejorado sensiblemente si se compara con el pico de la tercera ola, que se desató también en los meses de invierno y con la práctica totalidad de la población aún por vacunar. Así, y pese a que el actual número de contagios ha superado con creces al registrado durante los peores momentos de esa ola, la más letal hasta ahora en territorio valenciano, el volumen de pacientes ahora hospitalizados representa, según el Ministerio, poco más del 20 % de entonces. En la segunda ola, ese porcentaje alcanzó el 34 % del pico alcanzado entre diciembre de 2020 y febrero de 2021, mientras que en la oleada del pasado verano quedó por debajo del 15 %.


También en las unidades de cuidados intensivos la situación mejora con creces la vivida en la tercera ola, ya que ahora los ingresos allí se sitúan en torno al 25 % del nivel máximo registrado en ese momento. Durante la segunda ola no se alcanzó tampoco ni la mitad de la presión hospitalaria contabilizada en los peores meses de la pandemia, mientras que en la cuarta ola, entre julio y agosto del pasado año, las UCI albergaron un 16 % del volumen de ingresados que había en el pico de la tercera ola.

Perfil

Otro asunto es, al margen de la presión asistencial, el perfil de las personas ingresadas en los hospitales. Aunque ni el Ministerio de Sanidad ni la Conselleria ofrecen datos sobre el estado de vacunación a nivel autonómico, sí se conoce que, en el conjunto del país, de más de 20.000 casos analizados entre el 8 de noviembre y el 2 de enero, las mayores tasas por habitante se presentan entre las personas más ancianas sin vacunar. Así, Sanidad recoge en ese tiempo 195,5 hospitalizaciones por cada 100.000 personas mayores de 80 años sin pauta, mientras que en la misma franja de edad los contagios graves que requieren de hospitalización son 19,19 por cada 100.000 habitantes.

En las UCI, además, las personas de entre 60 y 79 años que no han sido vacunadas presentan la incidencia más alta, con 36,47 casos cada 100.000 habitantes, a la vez que en los pacientes vacunados esa tasa se reduce hasta los 1,15 casos. En quienes tienen más de 80 años y están sin vacunar, por su parte, se registran 6,10 casos por cada 100.000 habitantes, y 0,31 en el caso de los mayores de 80 años vacunados.


Más allá de los datos de vacunación, y en relación al total de personas ingresadas en la Comunitat, el porcentaje de pacientes hospitalizados que tienen entre 70 y 79 años o son mayores de 80 ha caído por debajo del 9 % en ambos casos. Así pues, y desde hace ya unas semanas, son franjas de edad más jóvenes, como las ubicadas entre los 30 y los 59 años, las que presentan los mayores porcentajes. En este sentido, las personas que tienen entre 40 y 49 años o 50 y 59, suponen, tanto en el primer caso como en el segundo, en torno al 15 % del total de ingresados en los hospitales valencianos.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email