GRUPO PLAZA

el deportista pau gasol invierte en la compañía

Indya, la 'tech' valenciana que quiere revolucionar la nutrición deportiva con los datos de 'wearables'

3/10/2022 - 

VALÈNCIA. Cambiar el seguir una dieta para que la dieta te siga a ti. Este es el nuevo paradigma de la nutrición que contempla Javi Guerrero, CEO de Indya, tecnológica que permite -a través de su app-, crear y reajustar una planificación nutricional personalizada de manera automatizada y en tiempo real para cada deportista.

Su modelo permite adaptar los parámetros de la alimentación a los cambios fisiológicos, logísticos o de gustos que puedan darse en el día a día de un deportista amateur o profesional o a la actividad de cualquier persona que quiera alimentarse en base a su actividad física o a unos objetivos concretos. Una tecnología que busca la 'ultrapersonalización' en la alimentación y que ha captado a la atención del deportista Pau Gasol.  

A día de hoy, la app funciona bajo una fórmula de suscripción. Con más de 1.800 usuarios activos, el desembarco se inicia con un cuestionario para entender cuál es el día a día de la persona, objetivos, contexto actual y cuál es su conciencia nutricional o sus enfermedades. "Hemos construido un modelo matemático y calculamos cuántos gramos de hidratos o calorías tu cuerpo necesita en cada momento del día", explica el CEO de la compañía.

A partir de ahí se mete una segunda oleada de información en la que se elige el tiempo para cocinar del que se dispone o el nivel de elaboración de los platos y se asigna un nutricionista para posibles dudas. A las 48 horas, entre la inteligencia y nutricionistas profesionales se activa el menú. Una planificación que se actualiza en base a la información dada y modificada y que, en un futuro, pasará a generarse en tiempo real. 

Afinar la nutrición con los dispositivos inteligentes

Y es que, la visión de Indya va mucho más allá de introducir los datos de forma manual y que los usuarios tengan que solicitar las modificaciones. Para esto, tienen el foco puesto en los wearables que recogen datos como los smartwatch o los pulsómetros, por ejemplo. "Lo que queremos es ser una especie de clúster de información del deportista", explica. Para ello, están inmersos en desarrollar un sistema experto que, en función de los datos que se recojan, se actualice de forma automática la receta y a su vez se pueda saber cómo está impactando esta alimentación en la actividad deportiva. 

"Se trata de saber si los 35 gramos de aguacate te están ayudando a mejorar tu ritmo de carrera en un 8% o te están perjudicando. El aguacate tiene más grasa y el tiempo de digestión es más grande. Si no mides bien el tiempo de ingesta antes del entrenamiento, la sangre puede ir al estómago en vez de a la musculatura y con los datos yo estoy viendo que hay un incremento de la frecuencia cardíaca en un ritmo que para ti es cómodo", razona.

La clave es poder acumular muchos datos y ver si un patrón se repite. "Si esto ocurre, dejaré de ponerte aguacate ahí porque perjudica a tus marcadores", señala. Toda esta investigación acerca de la 'ultrapersonalización' y nutrición en tiempo real será presentada el próximo año por Guerrero en su tesis doctoral sobre modelos predictivos de planificación nutricional, metodología que representa el algoritmo. "Recojo una gran cantidad de datos tuya diaria y cuando tengo un volumen mínimo puedo predecir cómo se va a comportar tu cuerpo", explica, 

Sin embargo, esto que parece tan lejano no lo está tanto. Para ello, están trabajando en un programa con Apple a través de su proyecto Healthkit y que permite tener acceso a los datos de los dispositivos a través de su agregador. Una funcionalidad que desbloquearán primero para los usuarios de iOS. "Espero que a lo largo de este trimestre podamos lanzar esta sincronización, sobre todo para ese perfil de usuarios que sí quiere entender cómo impacta lo que come en el rendimiento", explica. 

Entre los mayores atractivos de su tecnología también está el de no tener que estar supeditado a una dieta fija. Y es que, los usuarios pueden cambiar un plato determinado por otro con los mismos nutrientes, que le han sido asignados acorde a sus necesidades. "Hay dos personas en el equipo que está mejorando constantemente el recetario que tenemos. Si en mi recetario te encajan 700 recetas, ¿por qué te tengo que restringir?", destaca.

De negocio local a un tecnológica con mira global

La historia de esta compañía empieza en 2009. Guerrero decidió que quería vincular el deporte con la nutrición. "He sido un deportista profesional frustrado. Me di cuenta que no iba a llegar a nada en el deporte profesional y decidí estudiar. Una de las cosas que más me gustaba cuando competía era la nutrición. Así que decidí empezar por ahí, luego Ciencia y Tecnología de los alimentos y, cuando terminé, fui a buscar trabajo", recuerda. 

Entonces, se dio cuenta de que no había nada específico de rendimiento deportivo. "Era 2009, y la nutrición deportiva eran botes de proteínas y, en el gimnasio, arroz y pollo, lechuga y pechuga", recuerda. Fue entonces cuando inició el camino de la mano del ahora CMO de la compañía, Carlos Laserna. Empezó a probar la idea en un gimnasio de Alboraia. "Nosotros queríamos trabajar con gente que tenía un objetivo deportivo. Nos dimos cuenta de que había gente que quería ir al nutricionista porque quería mejorar y no porque tenía un problema de peso", recuerda. 

Su misión, cambiar la concepción que se transmite en las formación de nutricionista de resolver problemas y cambiarlo por hacer que la gente se encuentre mejor. Fue entonces cuando crearon un su actual local una boutique de nutrición deportiva. "Pensábamos en bajar lo que se estaba haciendo en el deporte profesional a la calle. Ya había deportistas amateur que estaban invirtiendo dinero en vivir la experiencia del deporte como profesionales", explica. Ahí empezó su misión de que los deportistas amateurs sacaran su máximo rendimiento a través de la nutrición.

Un impulso de la mano de Redbull

Empezaron con un modelo totalmente offline, llegaron los primeros profesionales y se cruzaron con Redbull internacional por el camino. "Nos invitaron a participar en proyectos de Moto GP con Marc Márquez y en F1 con Carlos Sainz Jr. Cuando llegamos, vimos que se recogía mucha información de los vehículos pero no se sabía nada del piloto. Entonces, montamos un proyecto de la telemetría del piloto", explica. 

Invirtieron "mucho dinero" en los dispositivos que había en ese momento en el mercado para recoger datos de glucosa, frecuencia cardíaca, humedad, temperatura o pulso. "Podíamos calcular cómo lo que dábamos de comer al piloto tenía un efecto directo en su rendimiento. Tradujimos la nutrición a un modelo matemático en el que recogíamos las variables del deportista y comparábamos constantemente cómo evolucionaban esas métricas. Entonces, llegamos a entender que las papillas de los niños nos mejoran el paso por curva un 13%", señala. 

"Ahí nos explotó la cabeza, era 2017, e intentamos traducir esto para alguien de la calle", recuerda. Empezaron a digitalizar la experiencia y a ver cómo paquetizarla. Cuando empezaron a ser rentables tras costear las inversiones realizadas se metieron en confeccionar un modelo de negocio. "Llegamos a break even en febrero de 2020 y marzo empezó la pandemia", recuerda. "Tuvimos una conversación dura, teníamos una ocupación de agenda presencial, teníamos lista de espera y fue una apuesta de, ¿qué hacemos?".

Pero la puesta en marcha de su digitalización en 2018 y el inicio de pruebas en 2019 con clientes en remoto les salvó los muebles. "En la pandemia hubo polarización. Gente que se cuidaba mucho que dio la casualidad que era nuestro perfil de cliente. Tuvimos una tasa de éxito del 98%. Todos los clientes que teníamos aquí los pasamos al digital y funcionó muy bien porque no había otra forma de vernos", explica.

Esto les permitió levantar su primera ronda de financiación en la que invirtieron los business angels Raúl Mir y Quique Calabuig. Fue entonces cuando metieron dentro del equipo a desarrolladores y pasaron de un negocio de barrio a una empresa tecnológica global. 

Un accionariado con deportistas de élite

Hace unas semanas, se anunciaba que Pau Gasol entraba como inversor y asesor en la compañía. De hecho, será el primero de otros anuncios que llegarán en las próximas semanas. "Buscábamos inversores, pero queríamos que entraran deportistas profesionales que estuvieran alineados con nuestros valores. La lista era relativamente corta, y el primero era Pau Gasol", recuerda Guerrero. 

Tras años de conversaciones y una pandemia de por medio, finalmente pudo ser. "Conseguí un contacto en su fundación, con la que promovían la alimentación, el deporte, la salud mental y nos dijeron que no invertía en startups, pero que les gustaba el proyecto. Gasol quiso conocerles y ocurrieron diversas circunstancias que lo retrasabn, desde la muerte de Kobe Bryan, a una lesión, la covid, la paternidad, las olimpiadas o su retirada. 

Sin embargo, el CEO de Indya considera que todo es mejor cuando se cuece a fuego lento. "Nos han tratado muy bien y creo que es un buen mensaje, Ahora, no solo nos hemos encontrado un inversor, sino que es alguien que quiere hacer muchas cosas con nosotros. Indirectamente, se ha generado una relación estrecha y de confianza", destaca. Ahora, la compañía tiene el foco puesto en su internacionalización

Pau Gasol: "Espero que mis contactos en el ámbito del deporte ayuden a Indya a crecer"

-  ¿Por qué decidió invertir en Indya?

- Estoy interesado en apoyar el talento emprendedor español. Indya me pareció un proyecto con mucho potencial porque se centra en la mejora del rendimiento deportivo a partir de algo que hacemos todos los días: comer. Durante mi carrera deportiva, entendí la importancia de alimentarse adecuadamente para mejorar los resultados deportivos, y creo que es esencial profundizar en este ámbito para conseguir mejoras significativas.

Por otro lado, valoré muy positivamente el equipo humano de Indya, formado por profesionales con gran entusiasmo y que utilizan la evidencia científica como base de su trabajo.

- ¿Cómo les conoció?

- La empresa se puso en contacto con mi equipo para presentar el proyecto y, como nos pareció interesante, pedí a mi nutricionista de confianza que se reuniera con ellos para evaluar la iniciativa. Tenía unas bases sólidas y respondía a una necesidad existente en el ámbito del deporte profesional y amateur. Después vino la pandemia y paramos las conversaciones. Indya siguió evolucionando y reforzó especialmente la parte digital. Hace un tiempo, retomamos las conversaciones y, viendo el salto que habían dado, decidimos apostar definitivamente por el proyecto.

- ¿Cuánto ha invertido en la compañía?

- Prefiero no dar detalles de mi actividad de inversión. Sobre todo me gusta involucrarme con este tipo de compañías en condición de asesor para aportar mi experiencia y que les pueda servir para crecer y desarrollar su propósito. Es lo más satisfactorio para mí de vincularme a este tipo de proyectos.

- ¿Qué cree que puede aportar a la compañía como asesor?

- Espero que mi experiencia como deportista profesional y también mi conocimiento sobre nutrición, que se deriva tanto de mi carrera como de lo aprendido en los nueve años de andadura de la Gasol Foundation, les sirva para entender las necesidades y demandas de los deportistas. Además, espero que mis contactos en el ámbito del deporte les ayuden a crecer y desarrollarse como empresa.

- ¿Cómo cree que pueden colaborar?

- Hemos empezado con una colaboración en el marco la Pau Gasol Academy by Santander de este año, la primera edición presencial tras la pandemia. Indya nos ha ayudado en nuestra labor de concienciación sobre la importancia de la nutrición en el rendimiento deportivo entre los participantes de la academia, especialmente entre los que forman parte de la sección Rising Stars – jóvenes promesas con potencial para convertirse en jugadores profesionales –. La experiencia ha sido un éxito y esperamos contar con ellos en próximas ocasiones.

Además, una tecnología tan útil y personalizada sobre nutrición puede ser también aplicable a los programas de Gasol Foundation con clubes deportivos, escuelas, etc. Habrá que ver las oportunidades que surgen en el futuro.

- ¿Ha invertido en otras compañías? 

- Sí. En empresas de tecnología para el deporte y la salud como Therabody y Oura, en proyectos estrictamente deportivos como Overtime o la WNBA, en startups españolas como Colvin… Estoy desarrollando mi faceta de inversor buscando aquellos proyectos que tengan potencial, y donde creo que puedo aportar valor y conseguir un mayor impacto.

- ¿Qué potencial le ve a Indya?

- Le veo mucho potencial. La tecnología seguirá avanzando y creo que en un futuro todas las personas preocupadas por su bienestar, deportistas o no, se apoyarán de algún modo en la tecnología para saber qué les conviene más u obtener ideas de recetas. El ámbito de la nutrición deportiva y su impacto en el rendimiento ha avanzado mucho pero aún quedan retos en él y estoy seguro de que Indya impactará en la vida y la carrera de muchos atletas.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme