GRUPO PLAZA

LA FIRMA DE RESONANCIAS cierra su último año completo en la ute erescanner

Inscanner redujo su facturación un 20% en 2020 por la crisis sanitaria pero volvió a beneficios 

23/02/2022 - 

VALÈNCIA. La empresa de resonancias magnéticas Inscanner, propiedad de la familia Paz, dueña también de Clínica Benidorm, redujo su facturación hasta los 11,7 millones de euros en 2020, un 19,84% menos que en 2019. Así lo recogen de las cuentas de la compañía depositadas en el Registro Mercantil, que se recuperó de las pérdidas del año anterior por inversiones inmobiliarias y que vuelve a los beneficios, con 1,7 millones de ganancias. 

La mayor parte de su facturación procede de la UTE Erescanner Salud, que presta el servicio de resonancias magnéticas en casi todos los hospitales públicos valencianos, y de la que Inscanner tiene una participación del 20% en la UTE. En este sentido, 2020 es el último año completo en el que la compañía participará de la misma, ya que el 15 de diciembre de 2021 se acometió la reversión del servicio a la administración. 

No obstante, dada la actividad sanitaria de la sociedad, especialmente centrada en la realización de pruebas de diagnóstico por imagen, la compañía señala que no se ha visto especialmente afectada de manera negativa durante este periodo, en su actividad propia; en lo que respecta a la actividad de la UTE y el impacto en las cuentas de la sociedad. En este sentido, sus ingresos se han visto reducidos aproximadamente en un 50% en los meses de marzo a mayo frente a lo esperado, con una recuperación suave en los meses posteriores

Para 2021, la compañía espera que la cifra de negocio se mantenga en 2021 a los niveles del ejercicio anterior o con alguna reducción poco significativa. "Una vez finalizado el servicio, la sociedad ajustará sus costes estructurales adecuándolos al volumen propio de negocios, especialmente los relacionados con los costes del personal asociado a la UTE, el cual será mayoritariamente subrogado por ésta", señalan. En este sentido, recuerdan que en 2022 la disminución será significativa al no contar ya con el contrato con la Conselleria de Sanidad.

El conflicto con Eresa, en el tribunal de arbitraje

El informe de gestión de Inscanner también recuerda el conflicto abierto con Exploraciones Radiológicas Especiales, S.A. (Eresa) -partícipe de Erescanner Salud UTE-. La compañía de la familia Saus, ante la finalización de la prestación de servicios de Erescanner Salud UTE establecido en septiembre de 2018, comunicó a Inscanner y a Beanaca, -también propiedad de la familia Paz- que "en base a un acuerdo privado de fecha 18 de noviembre de 2011, les solicita la diferencia económica resultante entre los resultados desde 2012" y los que resultarían tomando como cálculo unas cuentas de explotación analíticas por zonas geográficas de actuación, "revisadas por ellos mismos". 

La cantidad reclamada por Eresa desde 2012 a 2018 asciende a un importe conjunto de 5,7 millones de euros, de los que se le ha retenido a Inscanner 3,6 millones a cuenta en 2019. Tras el sobreseimiento del procedimiento penal interpuesto por la sociedad, según señala el informe, se reanudaba el procedimiento arbitral en el que se solicita la improcedencia del acuerdo adoptado por la gerencia de la UTE de liquidación del pacto de gestiones separadas, considerando probable que se declare el tribunal arbitral incompetente para conocer la reclamación o incluso posible que pueda anular los acuerdos controvertidos, según apuntan.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme