X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

análisis

Italia se encuentra en un momento fiscal clave

Las próximas negociaciones de los presupuestos de 2020, la permanencia del actual gobierno y las propuestas para un nuevo tipo de bonos soberanos plantean interrogantes sobre la economía italiana

21/06/2019 - 

MADRID. Las próximas conversaciones sobre los presupuestos de Italia para 2020, la permanencia del actual gobierno y las propuestas para un nuevo tipo de bonos del Tesoro están planteando interrogantes sobre las perspectivas del rating soberano justo cuando la Unión Europa (UE) está considerando un procedimiento de déficit excesivo contra Roma

Los inversores han tomado riesgo en Italia en las últimas dos semanas: los rendimientos del BTP a 10 años han vuelto a moderarse hasta el 2,12% -niveles no vistos desde mayo de 2018- desde el 2,67% de finales del mes pasado, ayudados por las señales del BCE sobre la futura política monetaria más laxa. Al mismo tiempo, las incertidumbres propias del país no se han disipado y podrían volver a aumentar fácilmente en los próximos meses. Scope sitúa la calificación de Italia en 'BBB+' con una perspectiva estable, mientras la próxima revisión de rating está prevista para el 2 de agosto

El pasado 5 de junio, la Comisión Europea declaró que un procedimiento de déficit excesivo contra Italia estaba 'justificado' debido al incumplimiento del criterio de deuda de la UE en 2018 (con una desviación de alrededor del 7,5% del PIB frente al año pasado de la corrección necesaria hacia el objetivo a medio plazo de Italia) junto con una desviación prevista en 2019 (del 9% del PIB según estimaciones de la Comisión).  Hasta ahora, el Gobierno italiano ha respondido que espera que el déficit de 2019 se sitúe en un nivel más modesto, entre el 2,1% y el 2,2% del PIB (en comparación con la estimación de Scope del 2,6%). Las medidas inadecuadas podrían dar lugar a una decisión a favor de un procedimiento de déficit excesivo en la próxima reunión de ministros de finanzas de la UE, prevista para el 9 de julio.

"Las medidas que tranquilicen a los inversores serían más importantes que cualquier consolidación fiscal de emergencia añadida al presupuesto de 2019 en el contexto de las actuales negociaciones con la UE", dice Dennis Shen, analista de Scope en Italia. "Tales medidas podrían incluir planes para una expansión fiscal más gradual a lo largo de la vida de este gobierno - reforzando la sostenibilidad de la deuda a largo plazo - incluyendo el establecimiento de políticas de aumento de impuestos o de recorte de gastos que podrían sustituir fiscalmente en caso de que se actuara sobre las propuestas para eliminar o reducir los incrementos del IVA de 2020 y 2021", añade.

Incerditumbre

La política sigue siendo una fuente importante de incertidumbre para las perspectivas del rating soberano, principalmente en términos de si habrá elecciones parlamentarias anticipadas. En las encuestas de opinión nacionales, la Lega presenta una ventaja del 35,5% de la intención de voto frente al 18% del Movimiento Cinco Estrellas (M5S), lo que aumenta la posibilidad de que la Lega lidere un nuevo gobierno de centro-derecha si se celebraran unas elecciones anticipadas. "No está claro si Italia tendrá unas elecciones anticipadas ni cuándo. El líder de la Lega, Matteo Salvini, se ha resistido hasta ahora a la presión de los principales asesores del partido para disolver el gobierno de coalición con el M5S", dice Giacomo Barisone, director general de calificaciones soberanas de Scope, añadiendo que "Salvini desconfía de una alternativa que podría incluir gobernar con el ex primer ministro Silvio Berlusconi."

"Mientras que un hipotético gobierno de derechas tras unas elecciones anticipadas podría dar prioridad a un menor gasto fiscal que el actual gobierno con M5S, la retórica antieuropea de Salvini y su compromiso con la expansión fiscal a través de unos impuestos más bajos significan que las preocupaciones actuales del mercado en torno a la sostenibilidad de la deuda italiana estarían lejos de resolverse incluso si la Lega encabezara un futuro gobierno", afirma Barisone.

Dennis Shen
Una nueva fuente de incertidumbre viene de la votación unánime del 28 de mayo en la Cámara Baja del Parlamento italiano a favor de una moción no vinculante para garantizar el pago de las deudas comerciales del gobierno, incluyendo la emisión de mini-BOTs, un hipotético tipo de bonos del Tesoro. Los Mini-BOTs fueron incluidos en el pacto de coalición inicial entre M5S y Lega. El Gobierno italiano tiene alrededor de 53.000 millones de euros, es decir, el 3% del PIB, pendientes de pago desde 2018. Hasta la fecha, sólo unos 10 000 millones de euros (0,6 % del PIB) de estos atrasos se han incluido en las cifras de la deuda pública, con arreglo a las normas de clasificación de Eurostat.

La titulización de los atrasos de los gobiernos presenta aspectos prácticos, pero los aspectos pragmáticos de la propuesta se han visto eclipsados por la sospecha de que, en última instancia, el concepto convertiría a los mini-BOT en moneda de curso legal, funcionando como una moneda paralela al euro, lo que tendría graves implicaciones políticas, jurídicas y económicas no sólo para Italia sino también para la unión monetaria. "La titulización de los atrasos del sector público en sí misma no es necesariamente negativa para el crédito", señala Shen.

Reembolso fiscal

La formalización de las condiciones a través de la titulización podría, de hecho, acelerar el reembolso de la deuda o, alternativamente, facilitar su conversión en un reembolso fiscal". La transformación de los atrasos del gobierno en valores negociables aceleraría su eliminación de los balances de los proveedores del gobierno, aumentando la liquidez. "Sin embargo, la reclasificación de la deuda en las cifras de la deuda pública podría elevar automáticamente la deuda en relación con el PIB por encima del 135%, desde el nivel de 2018 del 132,2%", señala Barisone. "Por otra parte, el incremento de la liquidez podría alentar un aumento de los atrasos en el futuro, ya que habría un mercado secundario para la deuda, lo que en última instancia acrecentaría las tendencias de endeudamiento del gobierno", advierte.

Por su parte, Shen manifiesta que "las consecuencias más significativas de la calificación crediticia de una política de este tipo, si la idea llega a ser una realidad, dependen de si los mini-BOTs resultan ser valores o moneda", dice Shen. "Si las ambiciones se extendieran a la conversión en moneda de curso legal utilizada para comprar bienes y servicios, eso constituiría una moneda paralela ilegal y tendría implicaciones negativas para la calificación soberana de Italia, lo que exacerbaría una postura ya de por sí conflictiva con las autoridades europeas y aumentaría las preocupaciones del mercado", dice Shen. Por otra parte, si los mini-BOTS siguieran siendo valores utilizados con moderación, las implicaciones crediticias podrían ser más modestas.

Giacomo Barisone es director general de calificaciones soberanas de Scope y Dennis Shen es analista de Finanzas Públicas de Scope Ratings

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email