X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

la compañía reduce la contaminación en los tratamiento de los vaqueros

Jeanologia, la multinacional valenciana en la que confían Uniqlo o Levi's, mira más allá del 'jean'

11/08/2019 - 

VALÈNCIA. Cuando uno se compra unos vaqueros desgastados o rotos poco o nada piensa en todos los procesos por los que ha pasado esa prenda hasta llegar a sus manos. Se producen alrededor de 5.000 millones de jeans al año y, hasta hace bien poco, la fórmula para conseguir unos vaqueros con un estética cool era altamente contaminante.

La industria de la moda es la responsable del 20% de la contaminación del agua a nivel mundial, la segunda después de la agricultura. Para la parte del acabado el uso de métodos tradicionales supone una media de 70 a 100 litros de agua que van a parar a los ríos del planeta y 150 gramos de químicos de los que casi todos son tóxicos.

Sin embargo, una empresa valenciana decidió hace 25 años que quería ponerle solución a estas dramáticas cifras y empezó a desarrollar tecnologías que ahora permiten desgastar o romper unos vaqueros consumiendo un solo vaso de agua. La multinacional valenciana Jeanologia, fundada por José Vidal y su sobrino Enrique Silla en 1994, nació para hacer la industria de la moda más sostenible.

Había que empezar por algo concreto y decidieron enfocarse en el pantalón vaquero, una de las prendas estrella en sector textil. "Todos los procesos para hacer suavizados, desgastes, rotos y el famoso lavado a la piedra utilizan una gran cantidad de agua y de químicos, además de la exposición que supone para el trabajador", explica Carmen Silla, directora de Marketing.

En 1999 hicieron su primer desarrollo, el láser, para sustituir los procesos manuales para hacer desgastes. ¿La forma tradicional? Una lija en mano para abordar cada uno de los pantalones que intentan simular una prenda que viene de los mineros, donde estos desgastes surgían del paso del tiempo. "Nosotros hacemos un diseño y los transferimos digitalmente al láser", explica Silla. A partir de ahí, su equipo se encarga de plasmar lo elegido en cuestión de segundos. 

Todos los inicios son duros

Aunque ahora usan su tecnología marcas como Levi's, Uniqlo, H&M o Inditex sus inicios no fueron fáciles. "Cuando lanzamos el primer láser en el 99 nos decían que no quedaba natural"; recuerda Silla. Para ello, crearon una exposición llamada 'Truth and light'. ¿La misión? Comparar vaqueros desgastados de forma natural -conservan unos de la segunda guerra mundial- con vaqueros desgastados con la tecnología de Jeanologia.

Con esta exposición viajaron a Barcelona, Sao Paulo, París o Munich para demostrar a las marcas que su creación era realista y no era tan fácil descubrir cuál era el desgastado con el tiempo o con la tecnología de Jeanologia. "Antes éramos la voz en el desierto", reconoce la directiva. Sin embargo, tras un duro proceso de evangelización las marcas han ido requiriendo a sus proveedores el uso de técnicas sostenibles. Y es que las lavanderías que hacen estos procesos están en países como China, Bangladés, India o Pakistán.

Entre sus desarrollos no se encuentra únicamente el láser, también está el ozono. Éste permite lavar sin aguas y sin químicos para ablandar la textura de los vaqueros y realizar lavados a la piedra. Con la tecnología de e-flow han conseguido que el aire de la atmósfera se transforme en nano burbujas para transportar los productos químicos a las prendas con una cantidad mínima de agua. "Entre las dos tecnologías tenemos un ahorro del 80% de agua y un 70% de químicos", recuerda. 

Otra de sus desarrollos revolucionarios es el sistema H2Zero, que consigue reutilizar el agua empleada durante el proceso. "Esto permite que hoy en día una lavandería pueda estar en cualquier sitio", asegura Silla. "Levis en medio del desierto ha creado una planta de producción con este sistema".

La relación con las marcas

La compañía ya tiene 240 trabajadores por todo el mundo y la sede central está en València. Su centro de producción de láser está ubicado en Barcelona mientras que el centro de tecnología de ozono está en Esmirna (Turquía) y el de smart boxes en Italia. Aunque sus clientes principales son las lavanderías, Jeanologia también suscribe acuerdos directamente con las marcas, a quienes ofrece labor de consultoría o recomendación de proveedores. Ellos mismos también realizan colecciones en su pequeño taller mostrar las posibilidades a sus clientes.

Las compañías también adquieren su tecnología. Por ejemplo, Uniqlo o Tommy Hilfiger tienen su desarrollo FlexiLab en sus centros de innovación, un desarrollo de todas sus tecnologías en modelo reducido. Esto les permite realizar directamente pruebas con su tecnología en sus instalaciones que después demandan a las lavanderías. También Pepe Jeans tiene 40 máquinas para hacer prints en las tiendas con diseños personalizados, donde customizan a petición del cliente. 

A pesar de que sus clientes están todos vinculados al vaquero, su intención es mirar más allá de este tejido y para ello ya han puesto acciones para explorar nuevos nichos. Su misión es acercarse a marcas con tejidos diferentes al jean y buscan compañías en ámbitos como el deportivo, por ejemplo. También quieren entrar en el mundo del punto y de la lana. "Tenemos ya un equipo que se está focalizando en la búsqueda de clientes.", reconoce.

Jeanologia ya vende en 61 países y facturó en 2018 más de 100 millones de euros. Este mismo año, uno de los mayores gestores de fondos del mundo, Carlyle Group, entró a formar parte del accionariado tras la salida del fondo MCH. por lo que se espera que su crecimiento se dispare.

La compañía también contabiliza los resultados ecológicos midiendo los millones de metros cúbicos de agua que evitan de gasto al planeta a medida que se aplican sus tecnologías. Calculan que en 2018 ahorraron casi 15 millones de euros.

"En los próximos años, tanto las lavanderías como las marcas que no hagan el cambio a procesos eficientes y sostenible lo sufrirán", asegura Silla. "Estamos en la era de la transparencia y la información y la marca tiene que saber cómo se hace  un producto", reconoce. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email