GRUPO PLAZA

se celebra el 7 y 8 de noviembre en el Palacio de Congresos

José Viña: "Ya estamos en el camino de retrasar e incluso revertir la aparición de daños asociados al envejecimiento"

José Viña, catedrático de Fisiología de la Universitat de València, es reconocido internacionalmente por su trabajo de investigación sobre nutrición y ejercicio físico en relación a un envejecimiento saludable. Así, él será uno de los protagonistas del Longevity World Forum, congreso pionero en Europa sobre la esperanza de vida y la mejora de su calidad, que se celebra en Valencia su edición de estreno los días 7 y 8 de noviembre.

7/11/2018 - 

VALÈNCIA. 

¿Cuándo, cómo y por qué decidiste centrar tu trabajo en el envejecimiento?

Decidí centrar mi trabajo en el envejecimiento alrededor de 1985. Yo venía del campo de metabolismo. De hecho, mi tesis doctoral la dirigió una de las mayores figuras de la historia en esta materia: el profesor Krebs de la Universidad de Oxford, famoso por su conocido Ciclo de Krebs. En concreto, había trabajado en el campo de una molécula que es un potente antioxidante intracelular: el glutatión. Una conversación con uno de los mejores gerontólogos que ha habido en España, nacido en Alicante pero que desarrolló su labor en América en los años 70, el Dr. Jaime Miquel, me convenció de que para una persona que había estudiado metabolismo era de una gran utilidad el analizar los fenómenos del envejecimiento. Entonces se le prestaba poca atención a este tema y pensé que merecía la pena dedicar mis esfuerzos a él ya que podía tener un gran futuro. Ese fue el comienzo de mi afán en el estudio del envejecimiento que sigue hasta el momento actual.

¿Consideras que es muy atrevido decir que llegaremos a frenarlo o, incluso, revertirlo?

Sí: considero atrevido decir que vamos a frenar el envejecimiento. Sin embargo, considero factible, y por lo tanto razonable, decir que vamos a retrasar los daños asociados al envejecimiento. Tengo la impresión de que, si no cambia algún paradigma radical, la vida máxima en la actualidad puede cifrarse entre 110 y 120 años para la especie humana. No es aventurado decir que muchas de las personas que viven en la actualidad en países más desarrollados como el nuestro pueden sobrepasar la edad de 85 años y rondar los 90, sobre todo las mujeres que son más longevas que los hombres. Pienso que ya estamos en el camino de retrasar e, incluso, revertir la aparición de daños asociados al envejecimiento.  

¿Cuáles son los principales radicales libres que nos afectan en este sentido?

Los radicales libres son un producto inevitable del metabolismo humano y, en general, del metabolismo de todos los seres vivos. Su función no es siempre patológica. En muchos casos tienen funciones de señalización celular, es decir, son como señales de tráfico que orientan las vías metabólicas en un sentido u otro. Sin embargo, cuando se producen en gran cantidad, se sobrepasa la función de señal y empiezan a causar daño. Por ejemplo: si en un aula suena un timbre, es una señal; pero si está sonando el timbre todo el tiempo, causará daño al normal desarrollo de la clase. Eso mismo ocurre con el envejecimiento no satisfactorio. Podemos decir que los radicales libres, especialmente los de oxígeno, tienen un protagonismo fundamental en el daño asociado al envejecimiento.

¿En qué consiste la fragilidad y cómo influye el ejercicio físico sobre ella?

La fragilidad es un síndrome geriátrico, algo que les pasa a las personas mayores y se caracteriza porque éstas dejan de tener una capacidad de reaccionar a agresiones externas. Se caracteriza clínicamente porque la persona tiene dificultades para levantarse, para andar a una velocidad razonable o para coger, por ejemplo, una botella de agua. Naturalmente, si esto se agrava y ya no se trata de dificultad, sino de imposibilidad, pasamos a la dependencia. Los datos son estremecedores en este sentido: en la actualidad, en la Comunidad Europea, aproximadamente un tercio de las personas de más de 65 años son dependientes de los demás y para el año 2040 la mitad de las personas de más de 65 serán dependientes de los demás. Estos son datos y proyecciones de la Comunidad Europea. Una de las mejores intervenciones que podemos hacer para retrasar la aparición de la fragilidad y, sobre todo, la transición a la dependencia, es el ejercicio físico. Pero no cualquiera: un ejercicio que debe ser multicomponente, personalizado al grupo de individuos de los que se trate y social.  Ya existen programas, como el Programa Mejora, que permiten diseñar patrones de ejercicio físico específicos para mejorar la calidad de vida de las personas mayores. 

¿Cuáles son las líneas de investigación que estás desarrollando con tu equipo actualmente?

Justamente, las líneas de investigación que estamos desarrollando tratan sobre la prevención de la fragilidad, especialmente mediante el ejercicio físico y la nutrición.  También trabajamos la fragilidad en el sentido más amplio a través de modificaciones farmacológicas y nutricionales. Hablamos de retrasar la que se empieza a llamar “fragilidad cognitiva”, que podríamos entender como un paso previo al desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. De hecho, estamos convencidos de que la prevención es lo único que tiene sentido en la actualidad en la terapéutica de la enfermedad de Alzheimer. 

¿Cuál crees que será el próximo gran avance que marque un antes y un después para la longevidad humana?

No puedo anticiparlo. Y no creo que nadie en el mundo pueda. Pero las ahora nos estamos orientando en general hacia la eliminación de células que se van haciendo viejas en el cuerpo y la optimización del mecanismo de reparación del daño. Nosotros centramos más nuestro esfuerzo en que la gente envejezca bien, como una forma de longevidad saludable. Nos interesa mucho la longevidad humana saludable. 

Participas en la primera edición del Longevity World Forum. ¿Qué dirías que le diferencia de otros congresos?

El Longevity World Forum es, en mi opinión, uno de los congresos líderes en Europa en el campo del envejecimiento. Además, se tratan aspectos sociales, médicos, biológicos e, incluso, de perspectivas de futuro en cuanto a la capacidad del rejuvenecimiento. Estoy seguro de que el Dr. Aubrey de Grey hablará sobre estos últimos asuntos.

En tu opinión, ¿qué significa para Valencia que un congreso como el Longevity World Forum se celebre aquí?

Sin duda, es para mí, como valenciano y como investigador médico que ha desarrollado su carrera en Valencia, un orgullo que la ciudad atraiga un foro de esta gran calidad. Pocas veces se ha visto que se le conceda tanto interés a la ciencia en un congreso de este estilo. Estoy verdaderamente esperanzado por ver los adelantos que se comunicarán en el Longevity World Forum.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme