GRUPO PLAZA

entrevista al director del festival

José Piñero: "El Low busca la comodidad del público; no somos un festival masificado" 

28/07/2022 - 

ALICANTE. Este viernes arranca la duodécima edición del Low Festival que se celebra en Benidorm. Con un "cartel heredado", como dice el director José Piñero, pero con un público con muchas ganas y a punto de agotar los abonos, lo más importante es que vuelve la cita, después de dos años de cancelación por la pandemia. Piñero admite que existe una burbuja de público en los festivales, pero que tras él hay una imagen irreal de ellos: no son un negocio fácil, hay que cuidar mucho los servicios y que esta especie de burbuja se regulará el próximo año. Piñero defiende que el Low ha reforzado los servicios para que la gente esté cómoda, disfrute de los conciertos y con sensación de estar al aire libre. De todos el cartel, recomienda presenciar el concierto de los franceses La Femme. Así fue la conversación con Alicante Plaza.

-¿Qué novedades tiene este año el Low Festival, más allá del cartel?

-Pues que hay festival (ríe). Después de dos años, vuelve el Low, el espíritu del Low, su tipo de cartel, etc. Parece que haya pasado la pandemia y nos da la sensación de que no hemos estado sin Low tanto tiempo.

-A nivel de servicios e infraestructuras, habéis tenido que adaptar alguna cosa, aunque no haya restricciones…

-El tema de las producciones las cuidamos mucho. Intentamos que los aforos lleguen al 75% frente a otros que meten a todas las personas que pueden. Buscamos, por tanto, la comodidad y una buena sensación en el aire libre. Contamos con un recinto impresionante, son 44.000 metros cuadrados. 

"La gente va a estar más cómoda. No somos un festival masificado"

La sensación va a ser la de siempre, y lo que hemos hecho es cuidar todo más, además de aumentar los servicios un 25%. La gente va a estar más amplía y más cómoda. No somos un festival masificado. Serán unas 22.000 personas las que pueden ver las bandas frente a otros aforos más grandes.


-Por experiencia de otros festivales que organizáis, ¿qué cosas han cambiado en cuanto a tendencias?

- La gente tiene más ganas, y viene más pronto al festival. Da la sensación de que quiere recuperar el tiempo perdido. Por lo demás, es como si no hubiera pasado nada. La sensación es que hay más ganas que nunca.

-En cuanto a la diversidad de público, ¿se está incorporando más gente joven?

-La verdad es que estamos tocando ya varias generaciones. Cada festival tiene su nicho. La gente va madurando y conforme crece demanda unos servicios. No tenemos público de 18 años, pero ya empezamos a tener gente de 23 a 25 años, que procede de la cuna festivalera, pero que busca algo con más calidad. Nuestro nicho son los treintañeros. Y vemos que aunque la gente va creciendo en edad, sigue consumiendo música y viniendo al festival. Eso esa de las cosas que más gusto da. Eso se nota más en el extranjero, pues en sus festivales están todas las generaciones y se nota que hay una cultura musical de muchos años. 

"LA GENERACIÓN DE LOS 25 AÑOS TIENE LA MENTE MÁS ABIERTA QUE NOSOTROS. SU MÚSICA ES MÁS ECLÉCTICA"

Me atrevería a decir que la generación de los 25 años tiene la mente más abierta que nosotros (ríe). Esos jóvenes consumen música más ecléctica. En cambio, los festivales siguen siendo de estilos. Y llegará un momento que los festivales deberán ofrecer todos los estilos, como se hace en Europa. Hay propuestas que están llegando para quedarse y que complementan a todo lo que hay ya.


-En cuanto a procedencias, ¿el público procede de provincias limítrofes y de Madrid?

-Sí, así es. Madrid representa entre un 18 y 20% de nuestro público. Y eso da gusto. Tenemos un público bastante fiel. Pero también destacaría el público de la Comunitat Valenciana. Después hay cifras interesantes de gente que viene del País Vasco, Cataluña, Murcia o Albacete.  

-¿Hay una burbuja de festivales?

-La gente piensa que este negocio es muy fácil y que genera una cantidad de dinero grande. Las imágenes engañan: ve un escenario con mucha gente y…dice ¡buah! Se ha creado una burbuja, no a nivel profesional, sino a nivel de cantidad. Algunos festivales han ido a la cantidad. Quien consiga lograr que un festival sea rentable al primer año, ha encontrado la piedra filosofal. Muchos van a lo inmediato, a lo rápido y después se dan cuenta de que esto no es tan fácil. Después surgen los problemas y vienen las cancelaciones. 

Mira, para empezar, no hay tantos proveedores para hacer todos los festivales. Por ejemplo, un escenario lo debes tener reservado diez meses antes de la cita. Hace falta mucha planificación. Al final esas carencias que tienen algunos festivales se van a notar y el Low, en eso, tiene una trayectoria y puede demostrar que ha intentado hacer las cosas bien. Si un festival sale mal, lo pagamos todos. Ojalá a todos les funcione bien, pero hay que tener en cuenta que este negocio no es tan fácil como parece. Creo que ese aumento de festivales se va a regular el año que viene. Es imposible que haya tantos.


-¿Ese aumento de la demanda de público se está trasladando a los cachés de artistas?

-El cartel es lo primero que se hace. En este caso, el Low parte de un cartel heredado de 2019. Si hay muchas pujas por unos determinados artistas, nosotros somos los primeros que nos bajamos de esa subasta.

"NO HEMOS DETECTADO UNA SUBIDA DE CACHÉS, PERO SÍ SE HA VISTO UNA SUBIDA DE LOS PRECIOS EN PROVEEDORES DE TRANSPORTE, ESCENARIOS…"

De momento, no hemos detectado subida de cachés, pero sí que se ha notado es la subida de los precios en los proveedores, como transportes, escenarios, materiales, personal… El gran coste de las producciones ha estado ahí. La pandemia también ha servido para ver qué artista vende o no vende. La realidad de cada banda son los tickets que vende. Pero si que hay festivales que se les va la cabeza con los cachés.


-¿Es fácil traer bandas americanas a día de hoy?

-Hemos vivido en una incertidumbre total. Algunos festivales, una semana antes, han tenido que cancelar actuaciones. Ahí está el caso de The Strokes en el Primavera. Nuestro criterio ha sido no complicarnos con este tipo de bandas. Y como había tanta incertidumbre,  hemos optado por bandas inglesas, que tiene una conectividad mucho más fácil y se evita riesgo. Este año era un año para ver cómo estaba todo y hacer el mejor cartel posible, sin tomar riesgos con bandas que podían cambiar de planes.

-¿Alguna recomendación del cartel?

-A quien le guste la música, no tiene problemas en reconocer a las bandas. Recomendaría a los franceses La Femme, es una banda que va a dar mucho que hablar, están en muy buena forma. No es un gran nombre internacional, pero puede sorprender a nuestro público.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme