Hoy es 14 de junio y se habla de Plaza kento documental oposiciones
GRUPO PLAZA

La obra del británico desembarca en valència

Julian Opie según Julian Opie

28/05/2021 - 

VALÈNCIA. València cuenta con nuevos vecinos. A esas personas que cruzan cada día entre la multitud, esperan una cita o pasean por el centro se les ha unido un nuevo grupo que cruza entre la multitud, espera una cita y pasea por el centro. El culpable: Julian Opie. El artista británico desembarca en la ciudad con un gran proyecto expositivo que toma tanto La Nau como la plaza del Patriarca, una muestra que conecta tanto el espacio clásico para exposición como esa calle de la que bebe y a la que, también, interpela. Organizada por la Fundación Hortensia Herrero y comisariada por Javier Molins, la muestra despliega como novedad, además, dos esculturas monumentales de doce metros de altura y seis toneladas de peso, piezas que, al contrario que el resto de sus ‘hermanas pequeñas’, miran de frente al espectador. Y es que, como el mundo en 2021, las obras de Opie también han tenido que parar. Aunque, eso sí, el movimiento no tarda en llegar, pues a sus pies se instala un nuevo grupo escultórico de cuatro caminantes que nacen de esas fotografías que Opie toma de personas anónimas que circulan por la calle, figuras que concentra en apenas unas líneas de color. 

“Muchas veces me proponen organizar retrospectivas, pero prefiero hacer exposiciones ex profeso para el espacio”, reflexionó el artista durante la presentación del proyecto. Y es precisamente el entorno de La Nau el que ha marcado el ritmo de la muestra, de esos gigantes que protegen a pie de calle el centro cultural, hasta las piezas instaladas en el claustro, que conviven con la histórica estatua de Luis Vives, una obra decimonónica de José Aixá. El recorrido finaliza (o empieza, según se mire) ya entre las cuatro paredes de una sala, en la que conviven dos cubos con más caminantes así como sus conocidas animaciones en pantallas de LED, que remiten al ritmo frenético de las grandes urbes. Curiosamente son estas veloces piezas las que se muestran en un espacio cerrado, un contraste que, buscado o no, remite directamente al tiempo que vivimos. “Opie lleva en sus obras la actividad, el movimiento, que ahora parece que todavía nos hace más falta”, recalcó la presidenta de la fundación Hortensia Herrero. 

“Estas piezas parecen, más que esculturas, dibujos en tres dimensiones. Y es que toda la obra del creador británico tiene su origen en el dibujo, el primer pensamiento visual de todo artista”, subrayó el comisario de la muestra. Y son estos dibujos los que, a la postre, han resultado en auténticos iconos, piezas que se vinculan con el lenguaje de la publicidad y la comunicación, que tratan de condensar complejas reflexiones sobre la sociedad moderna en figuras aparentemente sencillas. También desde el humor. Su obra desborda espacios y formatos -es inolvidable su portada para el álbum del grupo Blur-, un dialogo que le ha situado, quizá como lo fue en su día el pop art -movimiento del que él no se siente heredero-, en uno de los protagonistas de la continua conversación sobre la relación entre arte y la sociedad de masas.  

 
Pero para conocer al artista, quien, a pesar de las restricciones, pudo viajar a València para la inauguración, no hay nada mejor que escuchar -o, en este caso, leer- sus palabras. Por eso desde Culturplaza planteamos una aproximación a Opie a través del propio Opie. En directo y en diferido, el de mayo de 2021 y, también, rescatando algunas de sus declaraciones de los últimos años. Silencio, se escucha.     

Caminar

 Nada es tan sorprendente ni emocionante como el mundo real. He fotografiado a transeúntes por las calles cercanas a mi estudio para realizar una serie de pinturas de figuras que caminan. La gente bebe café, habla por el teléfono, carga con todo tipo de bolsas e Ipods. Sería imposible inventar nada de esto” (Tendencias del Mercado del Arte, 2012) 

"No creo que el trabajo sea intrínsecamente oscuro o luminoso. Observo el mundo, no lo juzgo. Reflejo lo que veo y me comprometo con el medio que me rodea. Estas personas [que represento] son reales, no las elegí realmente, estuve fotografiando durante una hora en la calle a cualquier que estuviera andando. No tengo una jerarquía, es solo la corriente de la humanidad"

"Cuando escojo a mis modelos y algunos tienen rasgos inusuales, como unas piernas muy largas, una tripa muy sobresaliente o brazos cortos, los ajusto al ideal que tengo en mente. Desde el principio he querido hacer una amalgama de un ser humano ideal y uno real. Hacer que un símbolo respire con el aire de la realidad" (El País, 2006)

Exponer 

"Una exposición es una oportunidad. Es parte del proceso del trabajo, no se encarga otra persona después mientras yo me quedo en el estudio. El trabajo no existe hasta que es visto. Por eso la combinación del espacio y las obras es muy importante. No expongo en un lugar cualquiera, me tiene que gustar" 

"En un primer momento [las grandes esculturas] iban a mostrarse caminando, pero esto es muy dinámico y hace que pierdas la atención [...] La escala es un asunto extraño. Puedes hacer el mismo trabajo, pero si mide 12 metros es completamente diferente, aunque sea la misma imagen, la misma historia. Es un reto construir piezas tan grandes, un peligro, podría parecer el monumento de un dictador, pero creo que al ser algo casuales no se sienten, espero, dictatoriales"

"Quiero que sea como si cada persona que dibujo fuera una multinacional con un logo" (The Arts Newspaper, 2001)

Habitar 

“Las referencias de mi arte son imágenes de la calle: los anuncios, el cine, la televisión… Hablo del ruido visual de las ciudades. Esas señales las crean los publicistas y los diseñadores y muchas veces lo hacen mal. Hay mucho mal diseño en a calle. Me molesta, me enfada. El publicista, sin preocuparse por el impacto de la obra, se apodera de todos esos espacios en la calle. ¿Y por qué no puedo hacerlo yo?” (ABC, 2006)

 "Me alegra que no sea mi decisión [el proceso de peatonalización]. En Londres lo ha hecho mucho más sencillo para las bicicletas, y esto me hace muy feliz, porque voy en bici mucho. No entiendo como las ciudades no acaban con los coches. Es la solución obvia. Tiene que pasar, así que hagámoslo ahora. Nuestro cuerpo está diseñado para caminar. La mejor manera de dibujar una figura es desde ese movimiento, es lo más humano" 

Confinarse

"Ha cambiado mi proceso creativo en varios aspectos, pero muchos de estos proyectos nacieron antes de confinamiento. Me lleva dos o tres años realizar un proyecto de principio a fin, así que ninguna pieza se ha hecho como respuesta a esto. Para un artista, además, si empiezas a hacer cosas en respuesta a la situación política inmediata, tiene el peligro de que se quede anticuado muy rápido. La distancia con la que trabajo hace que no incluya las mascarillas, y me alegra. No quiero dibujarla. Aunque, ciertamente, [el confinamiento] me ha permitido parar un poco, me ha dado más tiempo para investigar y andar en la ciudad" 

"Hago mucho trabajos basados en la arquitectura, aunque no están incluidos en esta exposición. Este ha sido un proceso interesante. Hice un viaje a Portugal y tomé fotografías de varios edificios. Después de esto ha sido imposible viajar así que he usado Google Earth para visitar distintos lugares lo que, en cierta manera, es decepcionante porque me gusta la conexión con la realidad, aunque puede ser una nueva manera de conocer el mundo"

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email