Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

parálisis cerebral

Julián Triguero, una vida sobre ruedas

Julián Triguero tuvo una parálisis cerebral al nacer que afectó a su motricidad —tiene un 84% de grado de minusvalía— y pese a los obstáculos del día a día rebosa alegría y demuestra que la clave está en disfrutar la vida como le ha tocado vivirla 

20/11/2019 - 

VALÈNCIA.-Julián Triguero nació el 4 de junio de 1964 en casa, como muchos otros niños de su edad en aquella época. Lo hacía en el seno de una familia humilde de un pequeño pueblo situado a más de setenta kilómetros de Cuenca. Su vida hubiese sido como la de otro niño si su llegada no hubiese tenido una complicación: el cordón umbilical se enroscó en su cuello, lo que hizo que tuviera una falta de oxígeno prolongada que dañó su cerebro. Fueron momentos difíciles e incluso su familia pensó que lo perdían pero, aparentemente, superó la dificultad y volvió a respirar. Todos lo hicieron con él y para asegurarse de que estaba todo correcto le llevaron al médico más cercano. Al examinar al bebé, el profesional les explicó que no se preocuparan, que su hijo estaba bien.

Pasaron los meses y su madre, Guadalupe Molinero Triguero, notó que no evolucionaba igual que lo hizo su primer hijo, Gerardo, pues ni gateaba ni llegaba su primera palabra. Mientras tanto, y aferrándose a la fe, su madre peregrinó al Santuario de Lourdes para pedir que su hijo se recuperara. «Me aferraba a lo que podía para que a Julián le fueran bien las cosas», comenta.

Con seis meses recién cumplidos, se mudaron a València para que Julián recibiera una mejor atención médica. Su padre, Florencio Triguero, aceptaba todo tipo de trabajos para poder alimentar a la familia, mientras su madre se entregaba en cuerpo y alma a los cuidados del pequeño. La lentitud de la Seguridad Social hizo que su madre invirtiera algunos ahorros para acudir a un médico privado. En su primera visita el médico le recetó un remedio ‘infalible’: «Me dijo que pusiera cal viva en un colchón para que Julián —tenía un año— reaccionara y caminara. Lo hice y no funcionó, solo conseguí que llorara más». En la segunda visita, «me dio unas pastillas y me dijo que no me preocupara, que Julián pronto se recuperaría», comenta con cierto enfado por las falsas esperanzas que le dio. Julián, con una carcajada estridente y mostrando su ácida ironía, espeta: «aquí sigo sentado». 

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Fue en la Fe y ya con cinco años cuando le dieron el diagnóstico: al nacer tuvo una parálisis cerebral que le causó tetraparesia —disminución de la movilidad (paresia) en las cuatro (tetra) extremidades— y un 84% de grado de minusvalía. «Julián solo mueve el cuello 15 grados y la mandíbula pero la parálisis cerebral no significa que el cerebro esté paralizado», explican resaltando que Julián es una persona inteligente y con mucha memoria, al margen de ser muy sociable y vital, aunque también tiene el don de sacar de quicio a su familia. «Hay días que lo tiraría por la ventana», ríe su hermano Gerardo mientras Julián pone cara de pícaro. Si tuvo un diagnóstico muy tardío fue debido al desconocimiento que había por aquel entonces, pues hoy la parálisis cerebral es una de las causas más frecuentes de discapacidad motórica y la más habitual en menores. Tanto es así que se estima que una de cada 500 personas nacidas en España la padece. Dicho de otra forma, en España hay 120.000 personas con parálisis cerebral.

* Lea el artículo completo en el número de 61 de la revista Plaza

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email