Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

equivalen al ingreso ficticio previsto en el presupuesto

La alianza de Puig y Díaz implica no devolver 1.300 millones si llegan vía FLA este año

El jefe del Consell y la presidenta andaluza exigen la devolución de la parte del FLA correspondiente a la infrafinanciación: en el caso valenciano, algo más de 10.000 millones de euros

22/02/2016 - 

VALENCIA. El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, consiguió este domingo una reacción potente ante las negociaciones que está llevando a cabo el líder del PSOE, Pedro Sánchez, sobre su investidura que incluyen, especialmente con formaciones nacionalistas, exigencias relacionadas con la financiación o la reivindicación de la deuda histórica.

Así, el jefe del Consell compareció con la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, para reclamar que se condone la devolución del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) a las comunidades infrafinanciadas en una cantidad equivalente a la financiación que han dejado de percibir respecto a la media.

Esto, según explicó posteriormente el conseller de Hacienda, Vicent Soler, significaría el 'perdón' para el Gobierno valenciano de más de 10.000 millones de euros en el caso de la Comunitat. Un acuerdo público por parte de los dos barones socialistas que se producen después de que desde la Junta se hubiera lanzado algún que otro dardo a las pretensiones de Compromís en la negociación con Sánchez que, entre otras reivindicaciones, incluyen el reconocimiento y devolución de la deuda histórica valenciana.

Una maniobra de Puig, por tanto, que pone de nuevo el foco en los socialistas valencianos después de la visibilidad que está obteniendo Compromís en las negociaciones para su posible respaldo a Sánchez. Y es que la propuesta de Puig en consonancia con Díaz, pone sobre la mesa una actuación global para España y no solo centrada en el territorio valenciano.

Otro de los datos interesantes de este pacto es lo que implica para el presente ejercicio. Cabe recordar que el Consell de Puig confeccionó unos presupuestos para 2016 que incluían 1.300 millones de euros de ingresos ficticios o, al menos, no justificados, dibujados a cuenta de lo que debería recibir la Comunitat Valenciana si estuviera correctamente financiada.

Todo ello contando con que el próximo presidente del Gobierno de España abordaría una reforma en el sistema que, a día de hoy, todavía no se ha puesto en marcha debido a las dificultades existentes para alumbrar una investidura tras la atomización del Congreso.

Así, como ya informó Valencia Plaza y el PSOE confirmó a posteriori, todo apunta a que será muy complicado que el nuevo sistema esté listo en el presente ejercicio. Los socialistas valencianos ya han propuesto que, en caso de que eso sea así, se aplique la retroactividad del sistema o se habilite algún tipo de mecanismo transitorio.

Una fórmula que podría plasmarse en una nueva edición del FLA que permitiera al Gobierno valenciano cumplir con lo presupuestado.

Ahora bien, según explicaron fuentes de la Generalitat a este diario, el pacto alcanzado este domingo por Ximo Puig y Susana Díaz incluye, no solo la condonación de la deuda del FLA atribuida a la infrafinanciación, sino también la que pueda derivarse en este ejercicio de la habilitación de nuevas entregas del citado fondo. Es decir: si los 1.300 millones llegan vía FLA, la intención del Consell es que también se condonen.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email