GRUPO PLAZA

todo dependía del PP nacional

La cajera del PP de Valencia le echa las culpas a Génova del presunto delito electoral 

Su letrado asegura que no se le puede reprochar “el desconocimiento de una cuenta en los términos que exige la ley”

22/07/2016 - 

VALENCIA. María del Carmen García-Fuster, más conocida como la cajera del PP, es lapidaria contra su propio partido en el recurso que su letrado ha presentado por el presunto delito electoral del que se la acusa. La cajera comienza diciendo que ella nunca fue administradora general, que jamás supo que la cuenta bancaria que controló durante 20 años no estaba fiscalizada y que, por tanto, se saltaba la ley. También explica su abogado que todo ello dependía del PP nacional y que por ello es imposible que “hubiera un dolo en su conducta”.

El escrito

En un escrito al que ha tenido acceso Valencia plaza, su abogado expone literalmente lo siguiente: “Dicha conducta (delito electoral), en ningún caso es imputable a mi representada al no ostentar carácter de administrador general o de la candidatura, no goza de acceso alguno a dicha contabilidad, ni siquiera se le puede reprochar el desconocimiento de la existencia –como en realidad ocurrió- de una cuenta electoral en los término que exige la Ley Orgánica de Régimen Electoral General (Loreg)”.

Y prosigue diciendo que: “repárese en que la contabilidad electoral del Partido Popular en las elecciones municipales del año 2011, era única y conjunta en el territorio nacional, agrupando en una solo cuenta bancaria, aperturada a un único efecto, tanto los ingresos como los gastos de todas y cada una de las candidaturas presentadas”.

“Es decir, aquella cuenta electoral se integraba, como una entre muchas, la candidatura del Ayuntamiento de Valencia, por ello no es de recibo la investigación de mi representada, resultando desproporcionada la imputación participativa en el delito electoral de mi representada, por resultar de imposible asunción la existencia de dolo en una conducta, la suya, que ni evidencia ni prevé las consecuencias últimas del hipotético falseamiento de las contabilidades electorales de 2011”, apostilla su defensa.

Pero además, su abogado explica que “amén de los dicho, y del rechazo que reiteramos a la descripción de los hechos que hace el auto que se combate, los mismos solo encajarían en una mera infracción de la Loreg, pero nunca en el artículo 149 previsor de una actuación penalmente ilícita”.

El ventilador

La estrategia de defensa de la cajera del PP de valencia ha levantado ampollas entre el resto de defensas ya que “ha encendido el ventilador”. Según ha podido saber Valencia plaza de fuentes de toda solvencia, que García-Fuster hablase en su declaración ante el juez de “un recaudador”, es lo que ha dado pie a la Fiscalía Anticorrupción y al magistrado instructor de la causa a achacarles a todos los investigados un delito electoral.

Además, a ello hay que sumar un informe que deja patente que dicha cuenta nunca estuvo fiscalizada y que, con ella, se pagaron gastos de las campañas electorales del PP de la ciudad de Valencia.

Para el resto de defensas, las palabras de la cajera están suponiendo una cantidad de quebraderos de cabeza que nadie esperaba en un principio. De hecho, las mismas fuentes aseveran que el tono del escrito presentado por García-Fuster evidencia “la ruptura total con el PP nacional”, puesto que si el magistrado sigue las indicaciones del escrito de la cajera, los que deberán responder ante la Justicia son Bárcenas y Montserrat Tello como administradores generales del PP de Valencia en las municipales de 2011 y 2015, y el PP nacional como responsable de la contabilidad electoral.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme