Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

protestas de los vecinos

La ciudad del ruido: cuando València se vuelve insoportable

8/06/2017 - 

VALÈNCIA. Los vecinos están cansados con la dejadez municipal ante los problemas de contaminación acústica. Dos años después de tomar las riendas del Ayuntamiento y seis meses después de que la Federación de Vecinos se reuniese con el alcalde Joan Ribó, no se ha llevado a cabo ningún plan de acción. 

La saturación de terrazas, el botellón, los apartamentos turísticos, el tráfico y las despedidas de soltero se han convertido en los principales focos de ruido, dicen desde la Federación, donde lamentan que Ribó y su equipo incumplan su propio programa electoral y las denuncias que lanzaban cuando estaban en la oposición.

En un acto público celebrado este jueves, los portavoces de las diferentes asociaciones de vecinos han coincidido en denunciar que la situación es peor en estos momentos que hace dos años por el aumento de la mayor ocupación de la vía pública por parte de terrazas y mobiliario de negocios urbanos de todo tipo, por la falta de respuesta policial y por la falta de transparencia del Ayuntamiento a la hora de dar información sobre la legalidad de las terrazas y de los diferentes locales. “La peatonalización y pacificación de calles no lo ganan las personas para pasear, sino los negocios de todo tipo, especialmente los hosteleros”, criticaron.

Desde la entidad que agrupa a todas las asociaciones de vecinos han exigido por ello un registro de locales con terrazas, medidas correctoras allá donde los niveles de ruido excedan los límites legales y la creación de un observatorio del ruido. La Federación igualmente ha anunciado que dará apoyo a las asociaciones que recurran a los tribunales por la inacción municipal y no descarta recurrir al Síndic de Greuges o a otras instancias, y puso como ejemplo Amics del Carme.

Que se ejecute la sentencia del Carme

Esta entidad vecinal ha anunciado que solicitará al juzgado la ejecución de la sentencia que obliga al Ayuntamiento a establecer las medidas correctoras oportunas como zona ZAS, puesto que actualmente hay unas provisionales que se incumplen sistemáticamente. Varios años más tarde del fallo judicial, la situación en este barrio es la misma, o incluso peor, con la única diferencia de que ahora el alcalde y responsable es el propio Ribó. Cambian los gobiernos, siguen los problemas.

Pero seguramente no se quede ahí todo. La Federación de Vecinos de Valencia ha recordado que el pasado mes de noviembre de 2016 creó una mesa de trabajo formada por las asociaciones de los barrios ZAS (Carmen, Xúquer, zona Woody, Juan Llorens) y susceptibles de ser declarados ZAS (Cedro, Benimaclet, Ruzafa) con el objetivo de detectar focos de ruido y proponer posibles soluciones.

Un problema que en el Ayuntamiento conocen de primera mano. Tanto la directiva de la Federación, encabezada por la presidenta María José Broseta, como representantes de todas estas asociaciones mantuvieron una reunión el pasado 14 de diciembre con el alcalde de València y con los concejales de Espacio Público, Carlos Galiana (Compromís), de Calidad Ambiental, Pilar Soriano (Compromís), y Protección Ciudadana, Anaïs Menguzzato (PSPV).

Alcalde: tenemos un problema

En el encuentro, Broseta entregó a Ribó un documento acordado entre las mencionadas entidades en el que se identificaban problemas y se proponían soluciones en materia de contaminación acústica. Entre los problemas destacaban la saturación de terrazas, el botellón, los apartamentos turísticos, el tráfico y las despedidas de soltero. 

Entre las medidas para hacerles frente, se propuso la creación de un registro público de los locales con terraza, la actualización del mapa del ruido con mediciones en todos los barrios y la puesta en marcha de medidas correctoras en los que se superen los límites establecidos, pero sobre todo, la creación de un observatorio municipal de contaminación acústica en el que estén representados los agentes implicados y que se reúna con una frecuencia mínima trimestral en la que se pongan en común las medidas llevadas a cabo por las diferentes delegaciones municipales y los resultados de las medidas.

Seis meses después de esta reunión, no se ha ejecutado ni una sola de las propuestas que se les trasladaron a los responsables municipales, motivo por el cual, desde la Federación exigen la elaboración de un plan de choque y la convocatoria del mencionado observatorio. La Federación ha exigido además mediante escrito por registro de entrada que se le faciliten todos los datos sobre la gestión de las terrazas de la ciudad, cuántas hay autorizadas, bajo qué parámetros y cuántas han sido sancionadas o denegadas.

Era su promesa

Desde la Federación recordaron que, cuando concurrió a las elecciones, la coalición que lidera Ribó prometió que establecería “una estrategia global contra la contaminación acústica”, la cual incluiría el desarrollo y seguimiento de planes de actuación a partir de los mapas de ruido ya existentes con objetivos, medidas e indicadores claros; desarrollo de ordenanzas y medidas (informativas, educativas, de vigilancia y sanción) específicas contra el ruido en las zonas de ocio nocturno.

La Federación lamenta también que el alcalde no sólo incumpla su programa, sino también lo que él mismo denunciaba cuando estaba en la oposición. Y para ello recordaron una nota de prensa remitida por de Compromís en 2012 en la que el entonces concejal de la oposición, Joan Ribó, instaba al equipo de gobierno del PP a convocar de manera urgente la comisión de seguimiento de la declaración de la zona acústicamente saturada (ZAS) del Carmen.

Todas esas buenas voluntades siguen sin sustanciarse dos años después, algo que lamentan desde la Federación de Vecinos, pese a las continuas quejas y denuncias de las diferentes asociaciones y particulares por la situación de masificación. El éxito turístico y del ocio de la ciudad, como Saturno, está devorando a sus hijos.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email