GRUPO PLAZA

los coches se solicitaron en abril pero el proveedor ya ha advertido de que no llegarán hasta 2022

La Conselleria de Agricultura se queda sin renovar 70 vehículos por la crisis de los microchips

20/10/2021 - 

VALÈNCIA. La Conselleria de Agricultura y Medio Ambiente que lidera Mireia Mollà no podrá renovar buena parte de la flota de vehículos de sus agentes medioambientales y de las oficinas comarcales debido a la crisis relacionada con los suministros de la industria del automóvil. O lo que es lo mismo, la llamada crisis de los microchips.

Así, la solicitud realizada por este departamento a la empresa proveedora en abril de este año se ha ido demorando sucesivamente hasta la última comunicación, en la que se ha transmitido que no podrá ser atendida la demanda hasta el primer trimestre de 2022. Una situación que impide renovar 70 vehículos en la citada conselleria y para la que se contaba con una partida presupuestaria de 1,5 millones de euros.


Según fuentes de la conselleria, esta iniciativa forma parte de un acuerdo marco con el Gobierno de España al que se suman, entre otras, las administraciones autonómicas. Un pacto por el que la Generalitat tiene que acudir a una serie de proveedores predeterminados. Desde Agricultura, se pusieron en contacto con la marca Dacia en abril de este año con el objetivo de renovar unos vehículos ya desgastados después varios años de uso.

Finalmente el mensaje de la compañía rumana ha sido claro: los componentes no han sido recibidos por lo que no se puede satisfacer el suministro de 70 automóviles y no podrá serlo hasta, por lo menos, inicios del año próximo.

En este caso, según puntualizan desde el departamento que lidera Mollà, los automóviles que se precisan para las labores de los agentes medioambientales y las oficinas comarcales no son turismos al uso, sino que requieren de unas características especiales dado que en muchas ocasiones sus funciones se desarrollan por zonas de tránsito más rurales o montañosas.

Tal y como ha venido informando Valencia Plaza, además de la covid, la crisis de los semiconductores ha supuesto, según vienen insistiendo fuentes de la factoría Ford en las últimas semanas, "un golpe más duro que la pandemia" dado que ha provocado "una mayor pérdida de producción".

Planta de Ford en Almussafes. Foto: EFE/Biel Aliño 

De hecho, y poniendo como ejemplo esta planta, aunque quedan dos meses y medio para cerrar el ejercicio, el balance este año es muy negativo. Si la fabricación de vehículos lleva años en descenso, este 2021 se prevé que el desplome roce mínimos de fabricación, sin superar los 200.000 coches. De confirmarse este pronóstico sería el volumen más bajo de los últimos años. 

En 2019 salieron de la fábrica valenciana 345.600 vehículos, mientras que en 2020 fueron 235.400 unidades, un 31,9% menos que el año previo a la pandemia. Una caída que podría repetirse este año en la misma proporción, según las estimaciones de los sindicatos. Y es que solo de julio a septiembre se han dejado de fabricar este año 26.000 coches y 30.000 motores.


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email