GRUPO PLAZA

calma tensa a la espera de que puedan producirse más cambios tras el golpe de timón de sánchez

La Delegación de Gobierno, clave para conocer si La Moncloa persigue al 'abalismo'

Foto: KIKE TABERNER
18/07/2021 - 

VALÈNCIA. Los profundos cambios acometidos días atrás por Pedro Sánchez han dejado un sabor amargo en la familia política del ya exministro y ex secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos. Mientras muchos siguen elucubrando sobre las razones por las que el presidente del Gobierno decidió prescindir de uno de sus principales lugartenientes en el éxito de reconquistar el liderazgo en el partido e, incluso, de llegar a La Moncloa a través de la histórica censura de Mariano Rajoy, otros miran de reojo las consecuencias que pueden seguir aconteciendo tras un golpe de timón de semejante calado.

Así, Ábalos ha dejado de ser ministro de Transportes y está por ver cuál será el futuro de altos cargos y personal eventual nombrados por el dirigente valenciano, dado que lo habitual es que el responsable entrante, en este caso la exalcaldesa de Gavà Raquel Sánchez, decida reconfigurar la estructura con un plantel de su confianza.

Más allá de esto, en la Comunitat Valenciana se presta atención a la Delegación del Gobierno. Un puesto ocupado por la exalcaldesa de Sagunto, Gloria Calero, que fue designada a propuesta de Ábalos, al igual que lo había sido su predecesor, Juan Carlos Fulgencio

Existe cierta intranquilidad en el 'abalismo' a que desde La Moncloa se aproveche el nuevo nombramiento que debe hacerse estos días en Aragón, donde precisamente la hasta ahora delegada del Gobierno, Pilar Alegría, ha salido del cargo para convertirse en ministra de Educación y Formación Profesional, para también acometer un relevo en la Comunitat Valenciana. Más aún cuando Calero ha tenido algún que otro desencuentro con Madrid en los últimos meses y, ahora, ya no goza de la protección del ministro que la llevó al cargo.

En este sentido, si se produce el relevo de Calero, sí quedaría meridianamente claro que Pedro Sánchez ha roto con Ábalos, más allá de por una razón estratégica, fruto de algún profundo y grave desacuerdo. Especialmente porque el presidente del Gobierno evidenciaría con la decisión que quiere deshacerse expresamente de cualquier dirigente próximo a su ex secretario de Organización.

Más aún cuando desde el entorno del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, aseguran que no está en los planes del jefe del Consell tratar de forzar la salida de Calero. "La relación es buena y no ha existido ningún problema con ella", insisten desde el Palau para refrendar que el jefe del Consell da por buena su continuidad.

No obstante, bien es cierto que el puesto -tercero en relevancia institucional en la Comunitat Valenciana- podría resultar más que interesante para Puig a corto o medio plazo; especialmente si en algún momento quiere acometer una remodelación del Consell, dado que podría utilizarlo para dar una salida con honores a algún miembro desgastado de su gobierno y abrir espacio para savia nueva. Es por ello que algunas fuentes socialistas creen que sí habrá cambio en la Delegación del Gobierno, aunque opinan que no tendría por qué ser de forma inmediata.

El primer examen sobre esta cuestión se producirá cuando el Consejo de Ministros decida sobre el relevo en Aragón. Será el momento de ver si también se produce algún movimiento sobre otras autonomías.


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email