GRUPO PLAZA

la empresa pública valenciana prevé un Desajuste de hasta 27 millones de euros en 2020

La EMT, con 8,5 millones más de subvención, redujo sus beneficios un 63% en 2019

13/05/2020 - 

VALÈNCIA. La EMT de València obtuvo un beneficio de 1,37 millones de euros en 2019, un resultado positivo que palidece si lo ponemos en su contexto: es un 62,8% menos que el del ejercicio de 2018 a pesar de contar con 8,5 millones más de subvención del Ayuntamiento de València. Las subvenciones de explotación ascendieron a 74,8 millones de euros, según las cuentas que este jueves se someterán a votación en el consejo de administración.

Las causas de estos malos resultados son fundamentalmente dos: el aumento de gastos de personal en más de seis millones de euros y el fraude de 4,04 millones sufrido en septiembre del año pasado. La empresa que preside el concejal Giuseppe Grezzi se apunta por ello unas pérdidas de 3,52 millones.

A ello hay que sumar que el aumento de gastos en la empresa no se vio correspondido en la parte de los ingresos, que incluso se redujeron en 2019. La cifra de negocio ascendió a 45,96 millones, un 2,96% inferior a la del año anterior. Y ello a pesar de que en diciembre de 2018 la empresa inició una nueva actividad, la explotación del parking del Mercado Central, por la que ingresó 769.000 euros.

Sobre el fraude de cuatro millones de euros, la EMT insiste en que "no se vulneró, ni fue necesario hacerlo, la integridad de los sistemas y la red" interna, dado que se produjo una suplantación de identidad sin necesidad de acceder a los sistemas de la empresa. Pese a ello, la empresa asegura que está ultimando la recopilación de protocolos de seguridad, al mismo tiempo que se han puesto en marcha publicaciones periódicas para todos los empleados que mejorarán la información y formación de los mismos, así como alertas en materia de ciberseguridad.

Consejo de Administracion de la EMT. Foto: KIKE TABERNER

En el balance cabe destacar el aumento de la deuda a largo plazo en 12 millones de euros -de 36 a 48 millones- como consecuencia de la firma de un préstamo con el Banco Europeo de Inversiones (BEI) para la adquisición de autobuses. El prestamos tiene un importe de 39 millones de los que la empresa que dirige Josep Enric García Alemany dispuso de 19 el año pasado.

Desajuste de hasta 27 millones de euros en 2020

Las previsiones de la firma municipal para los próximos meses no son nada halagüeñas. La declaración del estado de alarma obligó a la empresa a reducir su servicio de autobuses a la mitad y experimentar una caída de usuarios de hasta el 90%. Según la memoria económica, entre los meses de abril y marzo los ingresos cayeron 6 millones de euros respecto a lo proyectado por las cuentas de 2020. 

Ante esta situación, la dirección de la EMT ya busca fórmulas para afrontar los próximos meses. Si bien se admite que la incertidumbre impide, por ahora, realizar una estimación de los impactos presentes y futuros derivados de esta crisis económica, lo cierto es que el área económica de la empresa ya ha previsto tres escenarios diferentes para lo que queda de 2020. De manera que, en función de cómo evolucione la demanda, se espera que la empresa municipal requiera de mayor o menor ayuda externa.

La horquilla de fondos adicionales que necesitará la EMT en los próximos meses, según estos criterios, es de entre 13 (en el mejor de los casos) y 27 millones de euros (en el peor de los escenarios). Con esta ayuda se podrá "hacer frente financieramente a la actividad en 2020", rezan las previsiones internas. 

El alcalde, Joan Ribó, ya ha manifestado su intención de cubrir el desajuste presupuestario de la EMT con parte de los remanentes consistoriales, cuyo uso necesita autorizarlo el Gobierno central. Además, el primer edil, junto con otros de las principales capitales de España, ha solicitado al ejecutivo de Pedro Sánchez que se haga cargo de parte del agujero de las empresas de movilidad municipales. Otra vía para la EMT sería recurrir al endeudamiento.

Lo que parece claro es que la mercantil deberá reformular sus cuentas de 2020, como lo hará el propio Ayuntamiento y el resto de entes del sector público municipal. La memoria resalta que, como consecuencia de la crisis del coronavirus, se ha incrementado el gasto en un millón de euros en limpieza, equipos de protección individuales y mamparas para los autobuses, y la publicidad ha caído en 1,4 millones de euros. Por la parte del ahorro, se ha reducido el plan de inversiones a la mitad y se ha ahorrado 2 millones con otras iniciativas.


Además, la EMT intentó implementar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) para ahorrar en salarios y aportaciones a la seguridad social, si bien la Dirección General de Trabajo lo tumbó al considerar que el hecho de ser una empresa pública imposibilitaba que pudiera acceder a esta herramienta. La firma ha presentado un recurso de alzada todavía por resolver.

Por el momento, la mercantil ha presentado al consistorio su plan de ajuste con acciones para afrontar el nuevo escenario. Por el momento ya se han reducido 2 millones de euros en los gastos previstos para 2019, y se estudian nuevas formas para compensar parte de la pérdida de ingresos.

El consejero Carlos Mundina, del Partido Popular, dijo que 2019 fue un annus horribilis para la EMT puesto que "lamentablemente, su imagen y la calidad del servicio se vieron perjudicados notablemente", por el funcionamiento de las líneas y por "una nefasta gestión" demostrada en el fraude de cuatro millones de euros. Además, recuerda que la aportación del Ayuntamiento se tuvo que incrementar hasta casi 68 millones y con el agujero de 2020 por la crisis sanitaria, podría elevarse a los 27 millones: "Hablar de una buena gestión es un insulto a la inteligencia".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email