GRUPO PLAZA

Desayuno organizado por valencia plaza y redit

La financiación pública, un estímulo para la I+D+i en las empresas y su competitividad

12/07/2021 - 

VALÈNCIA. Los institutos tecnológicos son una catalizador de conocimientos y desarrollos para las empresas. Una palanca para impulsar a las compañías en materia de innovación, uno de los principales ejes para afrontar los retos futuros y fortalecer la competitividad de las pymes. Pero no están solos en este cometido. Las administraciones públicas son un respaldo necesario en esta labor, especialmente en estos momentos de profundos cambios y crisis económica derivada de la pandemia. 

De hecho, en 2020, el 57% de los ingresos de los institutos tecnológicos procedieron directamente de empresas y el 43% restante de fondos públicos. El 33% de ellos, autonómicos, fundamentalmente del IVACE. Unos fondos que permiten a las empresas realizar numerosos proyectos y generar conocimiento transferible al mercado. "Contar con el apoyo de la Administración nos permite desarrollar nuestro trabajo y hacer esa labor de pedagogía y divulgación sobre la importancia de la innovación para las empresas y la sociedad", destaca Fernando Saludes, presidente de la Red de Institutos Tecnológicos de la Comunitat Valenciana (Redit).

Así se puso de manifiesto en un desayuno organizado por Valencia Plaza y Redit, en el que se puso el énfasis en cómo la financiación pública contribuye al desarrollo de la I+D+i y, por lo tanto, a la competitividad de las empresas. A la cita asistieron, además de Saludes, Júlia Company, directora general del IVACE; Vicente Rocatí, subdirector de Aidimme; José Antonio Costa, director de Aimplas; Cristina del Campo, directora de Ainia; Antonio Candela, CEO de Real Turf Systems SL; Marta García, directora del ITE; Javier Zabaleta, director de Itene; y Laura Olcina, directora de ITI.

Foto: KIKE TABERNER

El debate arrancó con la intervención de Fernando Saludes, presidente de Redit, quien destacó la vocación de los institutos tecnológicos por potenciar las capacidades de las empresas de la mano de la Administración pública, aunque con ámbito de independencia. Una colaboración que, según explicó, permite desarrollar un conjunto de actuaciones que, de forma individual, serían más difíciles de conseguir. "Tener acuerdos con la Administración nos permite desplegar los ejes en los que estamos centrados como es el posicionamiento, la revisión de los modelo, la medición de ese impacto, la búsqueda de proyectos y la labor de pedagogía y divulgación sobre la importancia de la innovación para las empresas y la sociedad", subrayó.

"Cada vez llegamos a más empresas"

Una de las cuestiones que se puso encima de la mesa fue la importancia de la innovación, no solo en el corto plazo, sino con una visión de futuro de la empresa. "Ninguna empresa que no innove podrá tener recorrido. Innovar ya no es una opción, es que si no las compañías no estarán y caerán por el precipicio", incidió Saludes. No obstante, puso en valor que en estos años se ha avanzado mucho y el tejido empresarial valenciano es cada vez más consciente de ello.

"Los indicadores son muy positivos, aunque siempre queda margen de mejora. Antes, el reto era que las pymes no innovaban y trabajaban con modelos obsoletos. En cambio, hoy en día, hay más conciencia sobre la innovación y un gran esfuerzo por parte de las compañías", resaltó. Además, puso en valor que en los últimos años el gasto autonómico en esta materia ha aumentado, propiciando políticas a largo plazo para que las empresas puedan desplegar su actividad. "Estas dinámicas son de largo recorrido y la propia sociedad debe saber valorar la innovación", sostuvo.

Esta mejora se ha conseguido gracias al impulso de la Administración. Desde el IVACE, la apuesta ha sido clara: en el último año los institutos tecnológicos recibieron 50 millones, que sirvieron para la realización de proyectos, la implantación y mejora de los laboratorios, centros piloto, observatorios o demostradores… Una inversión que repercute directamente en las empresas, a las que permite acometer con mayores garantías de éxito los complejos proyectos de I+D+i. En este sentido, Júlia Company, directora general del IVACE, señaló que el objetivo del IVACE es incrementar la competitividad de las empresas valencianas. 

En este sentido, destacó que desde la Conselleria de Economía, de la que depende el IVACE, se entendió que era primordial remar en la misma dirección y, por ello, se hizo un "esfuerzo" en dirigir recursos propios a la investigación. "En el contexto actual, los institutos tecnológicos están llamados a ser uno de los actores más relevantes para apoyar al tejido empresarial y que la recuperación se produzca antes. De hecho, en el momento más duro de la pandemia reaccionaron rápidamente", enfatizó.

Company señaló que el binomio innovación e internacionalización es fundamental. Y por eso, lo que se pretende es generar estabilidad en las ayudas. "Es importante que las empresas sepan que para la Generalitat la salida de la crisis es una prioridad y desde la Conselleria de Economía se apuesta por revalorizar el sector industrial, que da estabilidad y genera empleo de calidad", reivindicó. 

Foto: KIKE TABERNER

Desde los centros tecnológicos quisieron desgranar algunos de los proyectos que están desarrollando, así como resaltaron la importancia de la colaboración público-privada para hacerlo posible. Este es el caso de Aidimme -del metal, mueble, madera y afines-, cuyo subdirector,Vicente Rocatí, explicó que algunos de los ejes en los que trabajan están centrados en la creación de un modelo de excelencia basado en una simbiosis de la economía circular, la industria 4.0 y la fabricación del metal y el plástico. Destacó la importancia de poner en marcha este tipo de iniciativas, pero también que la sociedad sea consciente de su importancia, para conseguir así una mayor competitividad de las compañías y generación de riqueza. 

"Los recursos son finitos y es cuestión de voluntad política. Cuando empezó la covid, lo que no percibió la sociedad fue que se pudo dar una respuesta gracias a esta red de centros, cuyas empresas se pusieron a hacer respiradores o mascarillas cuando había escasez en el mercado. Es muy bueno y necesario que la sociedad adquiera esa percepción, porque al final los centros tecnológicos permiten dar capacidad de respuesta ante situaciones excepcionales", remarcó.

La colaboración público-privada, fundamental

José Antonio Costa, director de Aimplas -dedicado al plástico- detalló que sus objetivos están alineados con la Agenda 2030, poniendo el foco en el desarrollo de materiales que sean fáciles de reutilizar. "Se trata de desarrollar una nueva metodología de reciclado mecánico para dar valor y asegurar que el plástico no se convierta en residuo, sino en una materia prima y un recurso valioso", apuntó. Para ello, ve esencial la colaboración de las empresas con los centros tecnológicos, así como ir de la mano de la Administración. 

"Es importante invertir y poner recursos en equipamiento para generar talento y conocimiento. España es el país que más ha desinvertido en innovación, mientras otros sí lo hacían. Por tanto, se necesita invertir en agentes con impacto y dar estabilidad a esa inversión en el tiempo para que sea una apuesta decidida", remarcó.

Foto: KIKE TABERNER

También en el campo de la alimentación se están desarrollando prometedores proyectos. Así, en Ainia se exploran cinco ejes: alimentos del futuro; sanidad y seguridad alimentaria; salud y bienestar; transición verde, y transición digital. Para conseguirlos, están poniendo en marcha diferentes proyectos, como la búsqueda de fuentes de proteína alternativas en insectos o microalgas, así como desarrollando nuevos materiales para alargar la vida de la celusosa y reducir desperdicios. También trabajan en iniciativas para modernizar la agricultura. 

"La Administración debe invertir en innovación, porque sin ese apoyo público no se llega a niveles óptimos. En el mundo actual hay quien corre más que los demás y el presupuesto es importante, porque el paradigma de la competitividad hoy en día es innovar y colaborar", destacó Cristina del Campo, directora de Ainia. Pero, incluso, afirmó que se puede generar mejoras en la calidad del mercado laboral si las compañías potencian este ámbito y generan productos con mayor valor añadido. "Solo así se puede tener capacidad de ofrecer mejores sueldos", incidió.

Atraer y retener el talento

Por su parte, el ITE -dedicado a la energía- está centrado en cuatro líneas que exploran las redes del futuro; el almacenamiento energético en baterías y el hidrógeno verde, así como la movilidad sostenible y las comunidades energéticas locales. Marta García, su directora, destacó el papel que juegan los centros tecnológicos en el impulso a las empresas para llevar a cabo nuevas iniciativas, dado que la mayor parte del tejido empresarial valenciano está formado por pymes que no tienen recursos para poder contar con departamentos de innovación propios. Asimismo, incidió en la necesidad de mantener y atraer el talento.

Una necesidad que también subrayó Javier Zabaleta, director de Itene -especializado en la investigación del envase, embalaje, transporte y logística-, quien incidió en conseguir que la Comunitat Valenciana sea "un sitio para atraer y retener el talento". "Cada vez estamos en un mercado laboral con más talento europeo por la movilidad que hay. Los jóvenes, hoy en día, no tienen ningún apego al lugar de nacimiento y buscan un sitio atractivo desde el punto vista profesional y personal. Por tanto, uno de los ejes debe ser conseguir atraer ese talento", enfatizó.

Desde Itene se trabaja en nuevos materiales avanzados y reciclaje de compostables. También, durante la pandemia, profundizaron en la monitorización de partículas para detectar la presencia del coronavirus en el ambiente. "Todas las tecnologías que estamos trabajando requieren de mucha inversión y desde esta Administración -la Generalitat- se han puesto en marcha fondos propios que han tenido un efecto multiplicador muy importante. El apoyo del IVACE en esa línea es un incentivo para alcanzar un liderazgo industrial basado en la innovación, la investigación y productos de valor añadido", reivindicó.

Foto: KIKE TABERNER

Laura Olcina, directora del ITI -especializado en TIC- destacó que, más allá de la cantidad de inversión, lo importante es conocer el para quién y, en este caso, es para potenciar a las empresas. Pero, para ello, coincidió en que hay que dar una estabilidad en el tiempo a esa inversión para que tenga una planificación. Relató que en el instituto se desarrolló un programa de huella dactilar en el año 1994 que se vendió a EEUU, por lo que remarcó que en España hay mucho talento y conocimiento, pero hace falta absorberlo.

En el ITI trabajan en la formación, insistiendo en la importancia de la digitalización. Así, han impulsado un centro demostrador en el que han integrado los resultados de la I+D+i en los últimos años. "Se trata de hacer visible lo invisible y demostrar cuál es el poder del Big Data o un gemelo digital", detalló Olcina.

Uno de los ejemplos a nivel empresarial de cómo la innovación puede ser en un futuro la clave del éxito es la empresa Real Turf Systems, especializada en la fabricación de césped artificial deportivo y para jardín. Su CEO, Antonio Candela, explicó que, para ellos, la innovación es "un pilar fundamental" porque, en el actual contexto dinámico, "o estás a la última o es imposible competir". "Muchas empresas han ido desapareciendo por no tener esa inquietud. Lo importante no es ser reactivo, sino proactivo, y ver la jugada con años de antelación", consideró. 

Así, gracias a la colaboración del Instituto de Biomecánica (IBV), han puesto en marcha proyectos para buscar alternativas de relleno a campos de fútbol o soluciones para dar un nuevo uso a césped artificial de antiguos estadios deportivos. "El apoyo de la Administración aporta valor. Veo cada vez más implicación. Y eso nos permite tener la maquinaria necesaria en los centros tecnológicos, porque invertir nosotros solos es difícil", concluyó.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email