X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

hasta el 31 de marzo

La Fundación Bancaja expone el canto a la vida de Picasso

29/11/2018 - 

VALÈNCIA. (EP) "Todas las cosas que hago relacionadas con el arte me dan una gran alegría". Esta frase de Pablo Picasso (Málaga, 1881-Mougins, 1973) sintetiza el espíritu de la exposición que el Centro Cultural Bancaja de ValèncIa inaugurará este viernes con más de 170 obras del pintor -algunas de ellas auténticas "joyas" cedidas por museos que raramente las prestan- que reflejan su faceta más "lúdica, festiva y vital"

La luminosidad de la Costa Azul, el circo, la paz, la sensualidad, los toros o la danza que tanto significaron en la vida y la obra del genio están presentes en esta selección, que ha sido presentada en rueda de prensa por el presidente de la Fundación Bancaja, Rafael Alcón, y el comisario del proyecto, Javier Molins.

A pesar de la importancia creativa que tiene la época azul de Picasso, marcada por la tristeza, realmente abarcó "cuatro años de los 91" que vivió el artista, cuya vida estuvo mayoritariamente impregnada por una filosofía vital que los franceses llaman joie de vivre, alegría de vivir, ha comentado Molins.

Con esta premisa, la exposición en València, que se podrá visitar hasta el próximo 31 de marzo, reúne 170 piezas aprovechando la amplia colección de obra gráfica que posee Bancaja -una de las más importantes en el ámbito internacional en manos privadas- pero incorpora, además, préstamos de prestigiosas instituciones culturales: Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Museo Picasso de Málaga, el Thyssen-Bornemisza, Colección Carmen Thyssen, Fundación Museo Casa Nata, Fundación Banco Santander y Artium-Museo Vasco de Arte Contemporáneo, así como fondos particulares.

Óleos, grabados, dibujos, litografías, estampas y cerámicas integran la muestra, que presenta grandes dosis de color, tanto en las piezas que se exhiben como en el propio montaje, ya que las paredes de cada una de la secciones en las que se divide el recorrido expositivo se ha pintado de una tonalidad.

El apartado El arte primitivo, con fondos de una colección particular que se exhiben por primera vez, deja ver la fascinación que Picasso sintió por el arte africano, que llegó a coleccionar de forma abundante. Se incluye aquí una selección de máscaras africanas junto a una serie de cerámicas con las que el creador reivindicaba el Mediterráneo y que el arte se hace con las manos.

Los Segadores

Destaca, además, el cuadro Los segadores (1907), considerada la primera obra fauvista de Picasso y cuyos protagonistas avanzan ya unas formas primitivas que eclosionaron en Las señoritas de Aviñón, realizada ese mismo año. La pieza ha sido prestada por Carmen Thyssen y raramente abandona su emplazamiento habitual, ha subrayado Molins.

El siguiente paso del itinerario es Del pintor y la modelo a los mosqueteros. Ya a los 20 años, Picasso se autorretrataba como pintor al estilo de los grandes maestros como Velázquez en Las Meninas o Goya en La familia de Carlos IV, un tema que aparece en varios grabados de la Suite Vollard y en lienzos de los años sesenta. A la extensa serie del pintor y la modelo sigue otra también amplia centrada en caballeros (mosqueteros o gentilhombres) cuya influencia hay que buscarla en Rembrandt y El Greco, entre otros.

Otro de los universos que embrujaba a Picasso fue el circense y, por eso, en el ámbito El mundo del circo hay estampas festivas y explícitamente sexuales de los grabados de la suites Vollard, la 347 y la 156. Las siguientes paradas son Picasso y los grandes maestros -brilla el cuadro Desnudo acostado con gato prestado por el Museo Picasso de Málaga-; Los toros y el minotauro, que incide en el gusto del artista por la tauromaquia y en cómo utilizó en su producción alusiones a la fuerza y virilidad de es animal; y La Californie y Jacqueline, que recuerda su villa en la Costa Azul en una de las etapas más felices de la vida del autor. Culmina la muestra con La música y le Tricorne, sobre la relación picassiana con la danza, y La paloma de la paz, una de las imágenes indelebles del legado artístico del pintor.

"El artista más destacado del siglo XX"

Preguntado por cómo puede afectar a la visión de Picasso, por cuestiones como la afición a los toros o la misoginia, en el actual momento de "corrección política", el comisario ha señalado que este es un tema "que da para un debate amplio y no solo sobre Picasso". En cualquier caso, ha aseverado que "no se puede juzgar con parámetros actuales épocas pasadas" y ha insistido en que la calidad de la obra de Picasso es indiscutible. "Me atrevo a decir que el artista más destacado del siglo XX", ha apostillado.

Con motivo de la exposición se ha editado un catálogo que reproduce las obras y textos críticos. Asimismo, se desarrollarán talleres didácticos gratuitos durante los sábados de febrero y marzo para que los menores entre 8 y 12 años creen sus propias composiciones. Junto a esto, se podrá visitar la muestra Picasso y la paz, enmarcada en la IX Semana D-Capacidad Fundación Bancaja.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email