GRUPO PLAZA

tribuna libre / OPINIÓN

La insostenibilidad financiera lastra los Presupuestos de la Generalitat 2022

Foto: ROBER SOLSONA/EP
1/01/2022 - 

Los Presupuestos de la Generalitat, que tras haber sido defendidos en Les Corts por los respectivos consellers y que en una teatralización – digna de la mejor Comedia–, ya cansina por reiterativo año tras año, debaten durante interminables sesiones, las más de 3.500 enmiendas parciales, en su inmensa mayoría reprobadas, en Comisión, para ser aprobados, sin apenas cambios, alcanzando una cifra récord de 27.967 millones de euros. Así, el Gobierno del Botànic se vanagloriará de haber alcanzado un incremento del 9,1% sobre los vigentes 2021…, presupuestos estos del 2021 que se van a cerrar con un déficit del 1’5 % sobre nuestro PIB/CV. En resumen, hemos gastado unos 1.500 millones de euros más de lo que hemos ingresado y ello a pesar de las ayudas Covid.

Durante la gestación de los Presupuestos del 2022, y a la vista de las cifras finales alcanzadas, ha quedado patente la ingobernabilidad del Botànic, y como este conglomerado de partidos y banderías beligerantes, encabezados por la vicepresidenta primera, Sra. Oltra, cual si de un botín a repartir se tratara, han puesto contra las cuerdas al conseller de Hacienda, Vicent Soler. “Me gustaría haber sido más ortodoxo presupuestariamente” (sic) dijo el conseller Soler, sintiéndose incómodo y hasta derramando alguna lágrima, en su encuentro con sus compañeros diputados socialistas…

Los Presupuestos incluyen los 1.336 M€ que el Consell viene incorporando año tras año desde el año 2016, como “reivindicación” a una infrafinanciación conocida, verbalizada y nunca hasta ahora resuelta, y que AIReF (Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal) no acepta. Además este año, se incorporan otros 1.000 M€ de transferencias, bautizados como “Fondo de Transición a la Nueva Normalidad”, fondo inexistente en los Presupuestos Generales del Estado y, por lo tanto, “pura ficción”, como así se lo manifestó, el pasado 5 de noviembre, la ministra Montero a nuestro presidente Puig.

A más a peor, en 2022 recibiremos recibirá del Gobierno Central 10.865 M€ como financiación autonómica cifra 478 M€ menos que lo recibido en este 2021, ya que el consecuente parón de la actividad económica por la covid-19 incidió negativamente en los fondos a repartir por el Estado Central entre las CCAA. Como colofón a estos ingresos ficticios incluidos los PGV-2022, nos basamos igualmente en unas magnitudes macroeconómicas, como incremento del PIB valenciano del 6,6 % este año 2021 y un 6,3 % para el próximo –todo ello contra de las previsiones de la UE y múltiples Organismos Financieros (Funcas, Fedea BBVA, Banco de España…etc.)–, para suponer en base a ello un incremento de la recaudación para el 2022, del 10,30% de los impuestos directos, un 11,5% de los indirectos y hasta un 40 % con relación a las tasas y otros impuestos. Todo ello en consideración a una más que incierta reactivación económica (¿?).

¡Utopía, alucinación con profundos trastornos en la percepción de la realidad… o simple engaño al ciudadano valenciano!

Analizando los 27.967,5 M€ presupuestados, observamos que detrás de la primera consellería por volumen de gasto, que es Sanidad con 7.837M€ y antes de Educación dotada con 5.203 M€, o Vicepresidencia 1ª de Igualdad & Inclusión social con 2.199 M€,  existe una segunda consellería “sin funcionarios” denominada Servicio de la Deuda que alcanza la cifra de 7.406 M€. Ella sola, supone el 26,48 % de todo el presupuesto del año. Uno de cada cinco euros de lo que ingresemos (tasas, Impuestos, Transferencias de capital y emisión de Activos Financieros) en el 2022 o quizás mayor proporción, ya que, con total seguridad, no se cumplirán los ingresos presupuestados, los utilizaremos en el pago de intereses de la deuda.

En cuanto al coste de la plantilla –Gastos de personal de la Generalidad– ascienden a 7.603 M€ que suponen el 27,18 % del presupuesto… Por contra a Inversiones, generadoras e impulsoras de la Actividad Económica y creadoras de empleo dedicamos, 1.436 M€, sólo el 5,13 % del Presupuesto.

Como se prevé que acabemos el 2021, con una deuda próxima a los 52.300 M€ (47,80 % s/ PIB. CV), supondrá que cada valenciano, gracias a la gestión más que mejorable de nuestro Gobierno del Botànic, deberemos 10.365 €/cápita, a los que hay que añadir otros 23.604 €/cápita que nos corresponde –como españoles– por mor de la deuda con que cerrará igualmente la Administración Central y Seguridad Social.

Así pues nuestra deuda total/valenciano alcanza los 33.969 €/año (cifras 2021)…, deuda que se verá incrementada por el déficit que ambas administraciones generaremos cara al inicio del 2022.
La Fundación de Estudios sobre la Economía Española (Fedea) emitió el pasado 23 de noviembre un informe sobre previsiones de cierre de las CCAA. Pues bien, este observatorio fiscal prevé que el conjunto de las CCAA cerrarán el ejercicio con un déficit del -0’1 % del PIB mientras que la Comunidad Valenciana, liderará el déficit de España, con un -1’5 %, es decir alrededor de 1.500 M€.

Esta aciaga realidad financiera desmiente el eslogan de “no dejar a nadie atrás”. Tenemos una tasa de paro del 16,12%, que supone 2,5 puntos porcentuales sobre la media española y un paro juvenil (< 24 años) del 42,10 %. Nos situamos igualmente a la cabeza porcentual de pobreza severa, solo superada por Canarias. Un 13’36 % de nuestra población – 674.290 personas– sobreviven con menos de 280 € / mes, según datos de la Red Europea de lucha contra la Pobreza y la Exclusión social en el Estado Español (EAPN-ES). La Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas (Servicios Sociales, Dependencia, Discapacidad, y Atención a Menores tutelados (¿?)). En palabras de la propia consellera Mónica Oltra, desde el verano de 2015 en que asumió el cargo han muerto más de 5.000 personas/año sin que se les haya evaluado y consecuentemente pudieran empezar a cobrar la ayuda a la Dependencia. En total han fallecido unas 36.000 personas, equivalentes a dos óbitos al día, sin haber recibido evaluación y por lo tanto ayudas a su dependencia. Del tema de los menores tutelados, ¿qué decir? Ya es asunto del que se ocupa la Judicatura.

Foto: EFE/BIEL ALIÑO

Ante este estado de quiebra en que se encuentra nuestra empresa común, llamada Comunidad Valenciana dirigida por un Consell elegido democráticamente por los 'accionistas' en las urnas. Es obligado por parte de los ciudadanos valencianos, elevar una serie de nuevas propuestas y líneas de trabajo al 'Consejo de Administración', todo ello, al margen de si hay o no, que cambiar en todo o en parte a los miembros del Consejo (Consell). Y sin necesidad de esperar, a su fecha se celebre Junta General (Convocatoria de elecciones).

Aunque estamos siendo sutilmente “adiestrados” en la sumisión a la autoridad política ejecutiva que nos lleva al gregarismo y en la aceptación de las “verdades oficiales” como no opinables. Como representantes de la Sociedad civil y Empresarial debemos erradicar el miedo a que se nos señale, a que se nos coarte nuestra libertad a proponer, y opinar en libertad… ¿y por qué no?, a discrepar con lealtad - y haciendo propuestas para intentar mejorar nuestra situación política/ financiera:

Contra la infrafinanciación de la Comunidad Valenciana, evidente y contrastada, además de salir a la calle en manifestación “poco efectivas” en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera, debemos plantear incluso “una rebelión fiscal”. Ante un Gobierno autócrata en donde el presidente -máxime ya afianzados los PGE-2022- hace y deshace a su antojo… él y solo él puede y debe resolver la infrafinanciación de nuestra Generalitat… No nos equivoquemos, sólo depende de Ximo Puig y de su presión y/o sumisión ante Pedro Sánchez ¡el acabar con el statu quo y menosprecio actual de Financiación Autonómica.

Más no nos engañemos según los múltiples documentos publicados por el IVIE, y recientemente por FEDEA, la Comunidad Valenciana entre (2010-2019) tuvo una infrafinanciación media de -215 €/habitante/año y unos -700 €/hab/año inferior a la mejor financiada que es Cantabria… Esta infrafinanciación, aplicada a la “población ajustada” y retrotraída a los últimos 10 años nos reportaría “solamente” (¿?) unos 10.750 M€ frente a nuestra actual deuda autonómica de 52.301 M€. según el Banco de España.

Es preciso, además ir a una reducción y racionalización del Gasto Público, y a una Reforma Fiscal que aumente nuestra competitividad – un 16% más baja que la media nacional– que aumente nuestra productividad –un 6,4 % más baja que la media nacional- y cree un entorno económico favorable para la inversión…¡No hay Dumping Fiscal que valga!..¡Creemos un clima favorable para el empresariado y los creadores de riqueza y empleo, nacionales y extranjeros vengan a la Comunitat!.

Es urgente examinar la posibilidad de reducir, e incluso suprimir a cierto plazo los tramos autonómicos del IRPF –hoy tenemos el 2º tipo mínimo autonómico más alto de España y a su vez el tipo máximo más alto–, Bonificar Impuesto de Patrimonio Sucesiones y Donaciones a la vez que reduzcamos las subvenciones a a Organismos Sindicales y Patronales, y por supuesto ONG no indispensables y mayormente “clientelares y falsamente culturales e identitarias”.

Proponemos recortar el número de consellerías cuyo elevado número actual, lejos de aportar eficiencia y eficacia en la gestión, lo que contribuyen es a configurar un verdadero Estado dentro del Estado. El Consell o Consejo de “una empresa en quiebra” no puede permitirse el tener 138 altos cargos (12 Consellerías, 12 Subsecretarías, 29 Secretarías Autonómicas, 85 Directores Generales) y otros 116 asesores y un Sector Público in crescendo.

Los Mecanismos europeos de Recuperación y Resiliencia (MRR) junto con el programa REACT-EU destinado fundamentalmente, este último, a potenciar Sanidad, y destinados ambos a la modernización y digitalización del tejido industrial y de las Pymes, recuperación del turismo (lejos de la tasa turística  que proponía Compromís), despliegue del 5 G, movilidad sostenible y fomento de infraestructuras y ecosistemas y agricultura resiliente, requieren de una decidida y sostenida en el tiempo colaboración público-privada. Se debe potenciar la Gestión privada en las Áreas Sanitaria, Educativa, Servicios Públicos Ciudadanos, Gestión de las ITVs, etc., manteniendo su prestación pública, y por lo tanto con la transparencia, fiscalización e intervención de la Administración Pública en el control de sus Concesiones.

Finalmente como valenciano y español, representante empresarial “luchador a muerte” por la prosperidad, identidad propia, histórica, cultural, económica, creativa y mediterránea/exportadora, no puedo/podemos, sino declarar como persona non grata a la Vicepresidenta del Gobierno Sra. Oltra, que en el foro y clausura de la Asamblea Nacional de Cataluña en Comú, junto a Ada Colau, Yolanda Díaz y el eurodiputado de ERC Jordi Solé, se manifestó públicamente boicoteando la Ampliación Norte del Puerto de Valencia –motor fundamental para nuestra economía–, obviando y menospreciando la Resolución del 30/07/2007 que formuló la DIA favorable, y que tras un plan de vigilancia sobre las playas al norte y sur del Puerto a lo largo de 10 años, tras finalizar las Obras de abrigo, Diques y Contradiques concluyó que no se han producido ningún efecto adicional perjudicial en el entorno costero Norte y Sur (Jornadas Españolas de Ingeniería de Costas y Puertos.- Avilés, junio 2015 y Alicante mayo 2017)

Presidente Ximo Puig, toda la Sociedad Valenciana, (ciudadanía libre, profesionales, empresariado, organizaciones sindicales y partidos de la oposición) te pedimos la salida de tu Gobierno de políticos anti-sistema y anti progreso de la Comunidad Valenciana, ¡Esto es lo mínimo que debes y debemos hacer por nuestra tierra!

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email