Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

análisis

La marcha de Angela Merkel genera incertidumbre en Europa

El director de Inversiones de Lombard Odier analiza las incertidumbres que planean sobre Alemania tras el anuncio de Merkel de abandonar la presidencia de su partido y qué futuro le espera al país germano

7/11/2018 - 

MADRID. Angela Merkel, la líder en funciones más duradera hasta la fecha de la Unión Europea (UE), anunció la semana pasada que dimitirá como jefa del partido de la Unión Demócrata Cristiana de Alemania (CDU) en diciembre y que no volverá a postularse como Canciller. El anuncio de Merkel en un momento de tensión en la Unión Europea puede resultar más significativo para el bloque y los inversores expuestos a la moneda común que para la política de Alemania. El cuarto mandato de Merkel como Canciller termina en 2021 y, por ahora, los mercados no han puesto un precio a la incertidumbre sobre si es probable que finalice el mandato. 

El desencadenante del anuncio de Merkel el 29 de octubre fue una caída considerable de la coalición en una votación regional en el estado alemán de Hesse. Tanto la CDU como el Partido Socialdemócrata (SPD) cayeron en cifras de dos dígitos, sus peores resultados en décadas, y la alternativa de extrema derecha para Alemania (AfD) y el Partido Verde crecieron en votos. A eso le siguió un resultado igualmente pobre en las elecciones de Baviera y los votos fueron vistos como protestas contra la disputa extendida entre los dos partidos de la coalición. "Esto no puede continuar", concluyó Angela Merkel.

Trece años después de que Merkel se convirtiera en canciller, es fácil olvidar que una vez la subestimaron e ignoraron. Merkel pasó siete años como ministra en el gobierno posterior a la reunificación de Helmut Kohl donde se presentó a la antigua química cuántica como 'mein Mächen' ('mi niña'). Un ex funcionario de la Cancillería alemana, Wolfgang Nowak, dijo que "todos la subestimamos y no vimos que tiene una mente aguda y analítica".
La impiedad de Merkel a menudo también pasaba inadvertida. Más tarde, en 1999, como entonces secretaria general de la CDU, fue la primera en pedir la renuncia de Kohl por un escándalo de financiación de campaña y semanas más tarde le sucedió como líder de la CDU. "Traje a mi asesino cerca de mí", dijo Kohl posteriormente. John Kornblum, un ex embajador de Estados Unidos en Alemania, refiriéndose a Merkel, aseguró que "si te la cruzas, acabarás muerto".

Merkel se está alejando de una economía alemana con el desempleo más bajo desde la reunificación y que ha registrado el mayor superávit comercial en el mundo durante los últimos tres años (en parte gracias a la fortaleza de su industria del automóvil). Esto ha hecho que la economía alemana sea altamente dependiente de las exportaciones. Por ello, ahora necesita estimular la demanda interna reduciendo el superávit de su cuenta corriente para que no se vea afectada cada vez que el resto de la economía mundial se desacelera (consultar la tabla).


La estabilidad política de Alemania con Merkel al frente, en forma de "grandes coaliciones", ayudó a guiar a Europa a través de las crisis financieras y subsecuentes de la eurozona, aunque  los economistas difieran sobre si las políticas de Merkel prolongaron la austeridad o salvaron al euro al precio del alto desempleo en Grecia. Esa estabilidad fue probada durante seis meses de negociaciones para formar un gobierno que finalmente terminó en marzo de este año con otra "gran coalición" y ahora puede ser probado nuevamente. Asimismo, la Canciller alemana también ha sido criticada y alabada por su manejo de la estabilidad financiera de la UE. En 2011, durante la crisis del euro en Grecia, Merkel se ganó el sello de "líder de Europa". Sin embargo, como señaló el economista Joseph Stiglitz, ante un electorado alemán crítico, pintó la crisis del euro en Grecia como resultado de un préstamo irresponsable, a menudo por parte de los bancos alemanes. En Italia, donde los recuerdos del apoyo de Merkel a la austeridad y la lentitud para comprometerse durante la crisis del euro aún están frescos, la reacción a su partida planeada ha sido silenciada. Ahora el gobierno italiano está en medio de renegociar su presupuesto, por lo que la atención política se centra en las relaciones con la Comisión Europea.

Más allá de la austeridad financiera, el único problema que definió a Merkel en Alemania sigue siendo su valerosa decisión en 2015 de abrir las fronteras del país a los inmigrantes. Para ello suspendió las reglas de la UE que exigen que los solicitantes de asilo se registren en el primer estado miembro de la UE al que llegan. En parte, la decisión fue motivada por el reconocimiento de que la población activa de Alemania se está reduciendo. En retrospectiva, el precio de esa decisión fue la estabilidad política. La vida útil de Merkel como Canciller ahora depende de quién la reemplace como jefa de la CDU en diciembre. En el corto plazo político, si la frágil alianza entre la CDU y el SPD se derrumba puede desencadenar unas elecciones federales y provocar que la Canciller abandone antes el cargo. El predecesor de Merkel, Gerhard Schröder, sobrevivió como Canciller durante 18 meses después de su renuncia como presidente del SPD. En ese momento, Merkel dijo que el Canciller de Alemania también debería encabezar su partido político.

Respaldo del lobby empresarial de la CDU

Un ex rival, Friedrich Merz, abogado que abandonó la política después de cruzarse con Merkel hace más de una década, también ha dicho que se mantendrá en pie. El Sr. Merz, defensor de Europhile para una relación sólida entre Alemania y Francia, es actualmente el presidente del Consejo de supervisión de BlackRock en Alemania, entre otros cargos corporativos. Asimismo, también tiene el respaldo del lobby empresarial de la CDU.

Se cree que Merkel favorece al secretario general de la CDU, Annegret Kramp-Karrenbauer, como su sucesor. El ministro de salud y crítico regular de Merkel, Jens Spahn, y Armin Laschet, el líder estatal de Renania del Norte-Westfalia, también planean postularse. Mientras que  expertos apuntan a un declive en toda Europa de los grandes partidos políticos y un aumento de los extremistas, en el panorama político alemán es posible que la elección de Merz o Spahn pueda cambiar la CDU más hacia la derecha conservadora, robando de nuevo a algunos de los votantes de Alternativa para Alemania (Afd). Dado que Merkel solo prestó un tímido apoyo a la visión del presidente francés Emmanuel Macron, su sucesor puede brindar la oportunidad de incrementar ese apoyo con un objetivo de estrechar lazos.

En términos más generales, esperamos que el PIB de la zona euro en 2018 sea ligeramente inferior al 2% y que la región continúe creciendo en los próximos trimestres por encima de su potencial. Eso debería traducirse en que el Banco Central Europeo se adhiera a su plan para terminar con las compras de activos este año y las tasas negativas en 2019. En un entorno de amenazas a la seguridad, el fracasado divorcio de la Unión Europea con el Reino Unido y un presidente imprevisible y que induce al caos en Estados Unidos, el continente tiene una gran necesidad de una visión política enfocada y un liderazgo estable.

Stéphane Monier es director de Inversiones de Lombard Odier

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email