GRUPO PLAZA

'La necesidad de lo salvaje'

La Mercería expone por primera vez la obra de Lolo Camino Sos en València

17/09/2021 - 

VALÈNCIA. A mediados del siglo XX cientos de personas iniciaron en Valencia un proceso duro de migración hacia las marismas del Guadalquivir. Allí se potenció la idea del valenciano como agente directo del cultivo del arroz. Al mismo tiempo, el mito del retorno se establece en el imaginario colectivo como una fuerte pulsión de fin de ciclo.

El abuelo de Lolo Camino Sos fue uno de esos valencianos que en 1951 se despedía de la localidad de Sueca para iniciar su andadura por tierras sevillanas. Medio siglo después, el nieto hace realidad la idea del retorno y vuelve a València para estudiar Bellas Artes.

Según el artista, las conversaciones mantenidas con su abuelo sobre “la necesidad de lo salvaje”, sobre la migración y las raíces valencianas están muy presentes en la plasticidad, la morfología y el discurso de su obra pictórica.

Los cuadros que ahora se pueden ver en La Mercería reunidos por primera vez contienen, según el propio autor, un “proceso estibador de años de aprendizaje y liturgia entre campos de arroz; una conexión generacional surcada por corrientes de acequias, vidas inundables y brotes verdes en cubículos en órbita”.

Lo salvaje en la obra de Lolo Camino Sos se proyecta como una liberación interior, una huída impulsiva hacia nuevos territorios donde encontrarse con identidades perdidas, olvidadas o enterradas bajo formas que se superponen. “Se trata de compartir la aventura, vivir lo nómada, retomar la voz perdida en el fondo de la garganta, sumergir los pies en el agua que habita un microcosmos celestial. Romperlo, fraccionarlo, hacerlo desaparecer y, en un ejercicio de pérdida voluntaria, entregarse a lo salvaje”

Lolo Camino Sos (Sevilla, 1983) es artista plástico y licenciado en Bellas Artes por la Universidad Politécnica de Valencia. En su práctica artística cuestiona temas que se remontan a la infancia partiendo de experiencias vinculadas con el plano familiar y social. La identidad es una constante que marca el eje de su trabajo.

El trabajo intuitivo ha generado en sus pinturas un vasto mundo imaginativo cargado de personajes inéditos y texturas ásperas, donde el artista rescata, entre otras cosas, la crudeza de la experiencia vivida. De esta manera, su obra propone una reflexión sobre el comportamiento del ser humano en su presente más cercano y distorsionado.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme