GRUPO PLAZA

el exministro de sanidad gana y erc queda segundo

La gestión de la pandemia no pasa factura a los gobernantes de España y de Cataluña

15/02/2021 - 

VALÈNCIA. Las elecciones catalanas de este 14 de febrero no han implicado ningún castigo para los gestores de la crisis sanitaria que ha azotado a España a lo largo del último año. Es más, incluso puede decirse que las urnas han sonreído a los responsables de pilotar la lucha contra la pandemia tanto en el Ministerio de Sanidad como en la Generalitat.

El pasado 30 diciembre, a un mes y medio de la cita electoral, se hacía pública la sorpresa que venían preparando el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para los comicios catalanes. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, dejaría su puesto en el peor momento de la pandemia para convertirse en el candidato a la Generalitat. Una posibilidad que el propio protagonista había negado hasta 24 horas antes de conocerse la noticia.

Parte de la opinión pública se mostraba escéptica con las posibilidades de Illa. Su antecesor Miquel Iceta, situado al frente del Ministerio de Política Territorial como premio a apartarse de la candidatura, logró 17 escaños en las anteriores elecciones celebradas cuatro años atrás. Es decir, el PSC se situaba desde 2011 en tierra de nadie, muy lejos de pelear por la victoria en las urnas.

En este sentido, el empeño del Gobierno de España en no retrasar los comicios pese a la situación de la pandemia, unido a los malos datos sanitarios de los últimos dos meses, invitaban a pensar que, aunque existiera mejoría, los socialistas catalanes mantendrían un  papel algo más secundario, pese a que el CIS y otros sondeos apuntaban a Illa como posible candidato más votado.

Sin embargo, la apuesta de Pedro Sánchez por el ministro de Sanidad, un dirigente extraordinariamente reconocible por su alta exposición mediática con motivo de la pandemia, ha resultado muy positiva para el PSC. Todo indica que la ciudadanía no ha tenido en cuenta de forma unánime y determinante la gestión de la pandemia o, incluso, la ha considerado positiva a la hora de expresar su voto hacia el exministro. 

De la misma manera que ha ocurrido con Illa, la pandemia tampoco parece haber sido un factor decisivo a la hora de votar por los gobernantes autonómicos que, recordemos, han dispuesto de notables competencias en la gestión sanitaria durante esta crisis. En el caso de Cataluña, la Conselleria de Sanidad estaba en manos de Alba Vergés, dirigente destacada de ERC, el mismo partido del presidente de la Generalitat y candidato Pere Aragonés.

ERC también ha mejorado sus resultados con un escaño más que en los anteriores comicios, 33, empatado con el PSC de Illa. Y, aunque no ha logrado la ansiada victoria en número de votos, sí ha conseguido el premio de consolación de haber superado a JxCat.

Noticias relacionadas

XEITO I ESPENTA

El tono

Parece que pasadas las elecciones catalanas se ha recuperado el tono negociador de unos y otros. De repente se ha desatado el frenesí del pacto y el acuerdo para renovar las instituciones. Como es habitual en estos casos ha habido tiras y aflojas y el tradicional mercadeo

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email