GRUPO PLAZA

dilma Rousseff retrasó pagos a un banco público

La presidenta de Brasil, destituida por maquillar el déficit

1/09/2016 - 

MADRID (EP). El Senado de Brasil aprobó este miércoles la destitución definitiva de Dilma Rousseff como presidenta del país, poniendo así fin a más de una década de gobierno del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT).

Un total de 61 senadores han votado a favor del cese permanente de Rousseff, es decir, más de los 54 que eran necesarios como mínimo para que el proceso de impeachment triunfara. Solo 20 han mostrado su apoyo a la ya ex presidenta.

Rousseff fue declarada "culpable" de un "crimen de responsabilidad" en el que incurrió, según la acusación, al autorizar un aumento del gasto público en plena campaña para su reelección, en 2014, sin la necesaria autorización del Congreso, y permitir al año siguiente un retraso en los pagos al Banco do Brasil, de titularidad pública, lo que supuso maquillar el déficit del Estado mediante lo que allí se denomina "pedaladas fiscales.

Los senadores enfrentados al PT, encabezados por el ahora gobernante Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), celebraron el resultado de la votación con un enérgico aplauso e incluso entonaron el himno de Brasil.

Michel Temer, del PMDB, que asumió el cargo de forma interina el pasado 12 de mayo a la espera de que se resolviera el juicio político contra Rousseff, tomará posesión de manera indefinida en una ceremonia que se celebrará en las próximas horas a puerta cerrada. 

Aunque técnicamente Temer está facultado para concluir el mandato presidencial de Rousseff, que se extiende hasta 2018, sobre el horizonte planea la posibilidad de que se convoquen elecciones anticipadas para superar la crisis política.

Rechazada la inhabilitación

El Senado de Brasil rechazó, en una segunda votación, la pena de inhabilitación propuesta contra la ya ex presidenta, que habría impedido a Dilma Rousseff ejercer cargos públicos durante los próximos ocho años. 

Un total de 42 senadores votaron a favor de la inhabilitación de Rousseff, 12 menos del mínimo de 54 que se necesitaba para apartar a la líder izquierdista de la vida pública brasileña durante un tiempo.

Rouseff logró librarse de esta pena accesoria porque el presidente del Tribunal Federal, Ricardo Lewandowski, que ha sido quien ha dirigido el impeachment, accedió a que los senadores votaran por separado el cese y la inhabilitación.

Posible recurso

No obstante, el fallo del Senado sobre la destitución de la presidenta podría no ser definitivo. Este martes, el diario local Estadao reveló que la defensa de Rousseff estaba preparando un recurso para presentar ante el Tribunal Supremo en caso de que la cámara alta decidiera apartarla definitivamente del cargo.

La líder brasileña, que el lunes pasado intervino para pronunciar su alegato de defensa, sostiene que es inocente y que el impeachment es fruto de una "venganza política" de quienes no lograron llegar al poder mediante las urnas.

Es la segunda vez que un 'impeachment' acaba con el mandato de un presidente en Brasil. El único precedente es el de Fernando Collor (1990-1992), que renunció horas antes de que el Senado le cesara por corrupción.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme