Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 25 de noviembre y se habla de ximo puig Mónica Oltra coronavirus política MERCADONA
GRUPO PLAZA

TRIBUNA LIBRE / OPINIÓN

La pretendida supresión de juzgados o la vuelta al santoral electoral

18/12/2015 - 

A estas alturas de las elecciones, ya a punto de celebrarse  -y no me refiero a las generales legislativas sino a las elecciones a la presidencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, TSJCV - entiendo que los candidatos a tan relevante cargo, todos ellos de gran valía y experiencia, tendrán que posicionarse en relación al ultimo  gran dilema de  apoyar o rechazar con la necesaria energía lo que constituye un acto sin precedentes conocidos en nuestra organización de planta judicial, cual es la supresión o no supresión de uno o dos Juzgados de Instrucción de Valencia. Y su  pretendida reconversión en uno o sendos Juzgados de lo Penal.

Que para entender mejor el tema y como siempre se ha dicho supondria: desnudar un Santo o varios Santos para vestir a otro u otros. La cuestión viene dada por una propuesta nacida a partir de la inspección ordinaria por el CGPJ de algunos Juzgados de lo Penal encargados de las ejecutorias – hacer ejecutar lo juzgado – de  las Sentencias dictadas por dichos y otros Juzgados de lo Penal.

En esta inspección tuvo especial interés en aquellos destacados fuera de Valencia, en concreto en las poblaciones de Paterna, Torrente y Alzira. Dicha inspección concluyo con tres propuestas: La primera la de trasladar dichos tres Juzgados a la ciudad de Valencia. La segunda, la creación de un nuevo Juzgado de lo Penal “pudiendo valorarse” la transformación de un Instrucción en un Penal y la tercera, la creación de un Servicio Común de ejecución Penal, o en otro caso la creación del quinto Juzgado o la “transformación” de otro Juzgado de Instrucción. Ello con la finalidad de asegurar la ultima fase procesal de culminación del juicio, su ejecución.

Pero el truco viene aquí: detectada la necesidad de  reforzar estos Juzgados, no necesariamente en numero cuanto en eficacia, bien podría acordarse el nombramiento de algún o algunos jueces que pudieran asignarse temporalmente a dichos Juzgados para culminar con las causas pendientes. O bien, como primera solución crear un nuevo Juzgado de lo Penal encargado de ejecutorias, o dos.

Sin embargo, por qué - se habrá preguntado alguien y he aquí la propuesta trampa-subsidiaria -  en lugar de afrontar la solucion de una manera mas racional y dentro del ámbito de aquel tipo de Juzgados, se pretende decidir la eliminacion de  uno o dos Juzgados de Instrucción; quizas porque éstos están funcionando bien; ya que están soportando con gran profesionalidad desde el Juez, el Letrado de la Admon de Justicia, los funcionarios, el Ministerio Fiscal y el Instituto de Medicina Legal, conjuntamente con Policía y Guardia Civil tambien en servicio de guardia,  los retos planteados por los desgraciadamente abundantes casos de corrupción y dando una respuesta adecuada  a las necesidades de la justicia y los justiciables. Desde luego, no nos parece esta  “permuta” de recibo. Créense si realmente fuera preciso y no hubiera otra posible solución, un nuevo órgano o dos o tres o los necesarios pero no comiencen a desnudar Santos, que al final desnudos se quedan y bien vestidos, por el contrario, los Corruptos. Pues, en este afán de promover una Justicia de calidad, dotando a los Juzgados y Tribunales del número y de medios necesarios,  infinidad de veces prometida, mas bien parece que pocos, por ser educado, en  los sucesivos Gobiernos,  se han interesado, efectivamente, por el buen funcionamiento de la Justicia para una mayor eficacia y acceso del justiciable.  No estamos en absoluto de acuerdo con la mera idea de este desaguisado. Y menos aun con que esta cuestión pudiera tener algún vinculo con la carrera hacia la Presidencia del TSJCV. Que alguien en la cúpula pueda considerar el apoyo a tal opcion como un merito de “ahorrador”, como único argumento. Mas bien invitamos a los candidatos a utilizar todos los argumentos realistas y necesarios para la creación de los Juzgados que necesita la Comunidad Valenciana para el buen funcionamiento de la Justicia y no para el cierre de Juzgados que precisan seguir trabajando en la primera linea o conformarse o tratar de agradar apoyando medidas tan perjudiciales y facilonas que tanto pueden perjudicar a la acción de la Justicia. Los Juzgados de Instrucción representan la respuesta mas inmediata de la Justicia frente a los abusos y atropellos, delitos, actos antisociales, procurar el auxilio a las victimas de la violencia, la persecución jurídica de la corrupción, con lo que no puede jugarse para intentar hacer encaje de bolillos sin invertir ni un euro y sin criterio acertado. Si predican la mejora y la modernidad en la Admon de Justicia, den algún ejemplo claro de una vez. No vaya a parecer que en realidad lo que importa es que, a mayores dificultades se pongan para impedir la investigación y persecución de delitos, mas éxito e impunidad pueda reportar a quienes, precisamente,  facilitan la debilitación de los encargados de llevarlas a cabo.

-

Miguel Angel Casañ Llopis es magistrado, portavoz Asociación de Jueces Francisco de Vitoria en la Comunidad Valenciana

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email