GRUPO PLAZA

La prevención, la forma más segura de cuidar tu corazón

Las enfermedades cardiovasculares son actualmente la principal causa de fallecimiento en todo el mundo, por delante incluso del cáncer y las enfermedades respiratorias. Y es un hecho en gran medida evitable. Según la Fundación Española del Corazón, el 80% de las enfermedades del corazón y hasta el 90% de los infartos podrían prevenirse con un estilo de vida más saludable

14/09/2019 - 

VALÈNCIA. La cardiopatía isquémica, el infarto y la angina de pecho, junto con la insuficiencia cardíaca son las enfermedades cardiovasculares más frecuentes. «También estamos viendo un aumento muy importante de la incidencia de arritmias, en gran medida provocado por el tipo de vida actual y el estrés laboral y social», destaca la doctora María Ibañez, responsable del Servicio de Cardiología de los hospitales Vithas de Valencia (Virgen del Consuelo, Valencia al Mar y 9 de Octubre).

Prevenir daños irreversibles

La prevención es clave para reducir los efectos de las enfermedades cardiovasculares. Infartos o anginas de pecho están muy relacionados con el tipo de vida que lleva la persona. Por eso, hacer deporte, no fumar y llevar una dieta saludable y mediterránea previene este tipo de patologías. La hipertensión, colesterol alto, diabetes, tabaquismo y vida sedentaria son los principales factores de riesgo y además, en muchos casos se pueden corregir sin medicamentos, solo con cambios en el estilo de vida. 

Por ello, un aspecto que hay que tener muy presente es la importancia de los chequeos. Porque permiten anticipar el riesgo y se puede actuar indicando al paciente cómo eliminar conductas de riesgo. Cuatro de cada diez chequeos médicos descubren problemas en el corazón en estadios precoces. Esto es de especial importancia porque ofrecen un margen al paciente para cambiar sus hábitos de vida y/o recibir tratamiento farmacológico, para protegerse frente accidentes cardiovasculares de consecuencias potencialmente graves como el infarto de miocardio o el ictus. 

 El Hospital Vithas 9 Octubre ofrece la posibilidad de sumar al chequeo convencional la posibilidad de realizarse un estudio que haga especial hincapié, por ejemplo, en la salud cardiovascular. «Establecemos una serie de pruebas que nos permiten valorar el estado general del paciente pero atendiendo de forma especial a su salud cardiovascular. La opinión de nuestro cardiólogo es determinante, pues si lo cree necesario realizará otras exploraciones que ayuden a establecer un diagnóstico más preciso del corazón y de las arterias coronarias del paciente», explica el Dr. Manuel Angoso, responsable de la Unidad de Chequeos del Hospital Vithas 9 de Octubre.

Servicio de cardiología integral y personalizado

Además, los chequeos médicos enlazan con otra práctica sanitaria cada vez más extendida, la medicina personalizada, que sitúa al paciente en el centro de la gestión asistencial y donde el protocolo de actuación se adapta a cada paciente. Algo que se puede comprobar en el Servicio de Cardiología de Vithas en Valencia. 

Para ello, cuentan con la cartera de pruebas diagnósticas más amplia y especializada de la sanidad privada valenciana. Entre ellas ecocardiografía, pruebas de esfuerzo, holter de TA y Holter de ECG, estudio con tabla basculante,  ecografía transesofágica preoperatorá para reparación valvular, TAC coronario, TAC para TAVI, Resonancia cardíaca , SPECT, además de cardiólogos especialistas en consultas de mañana y tarde para atender las necesidades de los pacientes. «Pruebas muy útiles que desvelan información cuando todavía no se está en una situación grave de riesgo cardiovascular y que ayudan a proteger la salud cardiovascular». Así, pueden ofrecer a los pacientes con problemas cardiovasculares una asistencia médica integral, «que cumpla con los más exigentes estándares de calidad».

Determinación de riesgo cardiovascular personalizado

Una de las características más destacadas del Servicio de Cardiología de Vithas es que pone el foco en la valoración del riesgo cardiovascular y la prevención. Por ejemplo, un paciente de unos 40 años puede someterse a una revisión si tiene antecedentes familiares u otros factores de riesgo. Recibe un tratamiento personalizado y se le realiza una valoración exhaustiva del riesgo que tiene de sufrir enfermedades cardiovasculares. «Cada paciente tiene un riesgo y dependiendo del grado de severidad de ese riesgo se le marcan unos objetivos y un tratamiento. A veces simplemente es un cambio en los hábitos de vida, otras veces necesita además un tratamiento médico para controlar la tensión, el colesterol o la glucemia, y en los casos más graves hay que recurrir a una cirugía», señala la doctora Ibañez. 

 

El deporte, fuente de salud

En muchos de esos casos, se puede reducir los factores de riesgo cardiovascular practicando ejercicio. «Está demostrado que es una buena herramienta para combatir eficazmente muchas enfermedades», afirma el doctor Darío Sanmiguel, responsable de Vithas Salud Deportiva. Por ejemplo, la incidencia de la hipertensión en personas de entre 55 y 64 años se reduce a la mitad si practican ejercicio. En la población de 45 a 64 años la prevalencia de diabetes se triplica en los sedentarios. Y lo mismo ocurre con otros factores como el sobrepeso y el colesterol.

El deporte y el ejercicio físico son fuente de salud, siempre que se realice en condiciones de seguridad. Y ese el objetivo de Vithas Salud Deportiva. Atendida por cardiólogos, fisioterapeutas, nutricionistas y licenciados en Ciencias de la Actividad Física, «somos el primer hospital de Valencia en contar con estos profesionales», tiene dos líneas de actuación. Por un lado, da un servicio integral a deportistas, desde valoraciones médicas, pruebas para descartar enfermedades cardiovasculares o análisis de pisada hasta pruebas encaminadas a mejorar el rendimiento deportivo. Este servicio está dirigido a personas sanas que van se van a iniciar en la práctica de ejercicio físico regular y a personas que ya llevan tiempo practicándolo y precisan de una valoración médica y a deportistas de élite. 

La otra línea de actuación es el deporte terapéutico. Va dirigido a personas a las que se ha realizado una prescripción terapéutica de ejercicio físico para optimizar y mejorar el tratamiento convencional. Por ejemplo, personas con problemas endocrino metabólicos (obesidad, diabetes, dislipemias, hipertensión arterial…), osteoarticulares (artrosis, osteoporosis,..), cardiológicos (post infarto miocardio, insuficiencia cardiaca…), neurológicos u oncológicos, así como a personas de edad avanzada y a embarazadas. «Estas personas vienen a nuestras instalaciones en el Hospital Vithas 9 de Octubre porque suelen tener un perfil de alto riesgo y necesitan realizar ejercicio en un entorno controlado y supervisado por profesionales de la salud».

 

Seguimiento de la actividad física

La Unidad ofrece reconocimientos médicos muy completos que incluyen desde prueba de esfuerzo con intercambio de gases, ecocardiografía, electrocardiograma, ecocardiograma, programas de rehabilitación cardíaca, estudio de la composición corporal y test de rendimiento deportivo hasta una consulta con una dietista. En Vithas Salud Deportiva se hace un seguimiento estrecho y continuo al deportista (para ellos todos los que entran en la unidad son deportistas) y además se le asesora no solo para resolver o prevenir problemas de salud sino también para profundizar en aspectos de mejora de su rendimiento físico para que consiga alcanzar los objetivos perseguidos.

También cuenta con una Unidad de Diagnóstico y Tratamiento de Arritmias en el Deportista, ya que es una dolencia que puede ser habitual en los deportistas. En definitiva, asegura el Dr. Sanmiguel «ofrecemos los reconocimientos y pruebas necesarias para que el deporte sea un vehículo para mejorar la calidad de vida de quien lo practica y pueda hacerlo con la mayor seguridad».

Referente en hemodinámica 

Y cuando el riesgo cardiovascular es elevado o se detecta una alteración relevante hay que profundizar en la valoración del paciente. En Vithas cuentan, entre otras opciones, con la Unidad de Hemodinámica y Cardiologia Intervencionista, con atención urgente las 24 h, los 365 días del año, que se encarga de la valoración anatómica y funcional de las arterias coronarias y/o valvulopatías, del tratamiento revascularizador percutáneo con implante de stents, pero también de válvulas, cierre de CIA y de orejuela izquierda. Esta unidad del Hospital Vithas 9 de Octubre también tiene experiencia en asistencias ventriculares y además realiza el procedimiento TAVI (acrónimo en inglés de Implante Transcateter de Válvula Aórtica), una alternativa para el tratamiento de la estenosis aórtica en pacientes desestimados para cirugía convencional.

Esta es una enfermedad de la válvula que conecta el ventrículo izquierdo con la aorta. Este problema, muy frecuente en edades avanzadas, surge cuando la válvula sufre un proceso degenerativo y se calcifica, consecuentemente la movilidad de los velos se reduce, limitando la apertura de la válvula. En estas circunstancias el corazón necesita bombear con más fuerza y acaba sobrecargándose, lo que tiene consecuencias negativas en los pacientes comprometiendo su calidad y esperanza de vida. «Las válvulas transcateter (TAVI) son una solución para pacientes que no pueden ser tratados con una cirugía tradicional, porque es mínimamente invasiva y reduce los riesgos de la intervención y del postoperatorio», explica el Dr. Alberto Berenguer, cardiólogo del Hospital Vithas 9 de Octubre. Además añade, «por resultados y nivel de complicaciones tienen un gran futuro por delante, pudiendo extender sus indicaciones en un plazo no lejano». 

 

Hospital con más experiencia en válvulas transcateter

El Hospital Vithas 9 de Octubre es referente en la sanidad privada valenciana por experiencia y volumen de casos tratados con válvulas TAVI. Este servicio está compuesto por cardiólogos intervencionistas que analizan cada caso de forma individualizada para realizar un correcto procedimiento de implante, desde la selección adecuada de pacientes, hasta la decisión sobre la vía de abordaje o el tipo de prótesis más apropiado. Los cardiólogos intervencionistas analizan cada caso para realizar un correcto procedimiento de implante, recurriendo a la colaboración de cardiólogos clínicos o especialistas en imagen cardiaca, cirujanos cardiovasculares, anestesistas y otros especialistas para garantizar un proceso óptimo de implante. 

Atención especial a niños

Pero el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular no solo afecta a los adultos. También los niños pueden padecer dolencias cardíacas. De hecho, ocho de cada mil nacidos sufre una cardiopatía congénita. Las malformaciones cardiacas son las más frecuentes y, si bien es cierto que menos de la mitad de casos reviste de gravedad, son alteraciones que merecen seguimiento y deben ser tratadas ya desde el nacimiento. Para ello, la Unidad de Hemodinámica Infantil del Hospital Vithas 9 de Octubre, perteneciente al servicio de cardiología pediátrica, trata de ofrecer una solución alternativa a un sinfín de cardiopatías infantiles que, de otro modo, tendrían que resolverse con cirugía abierta. 

La inmensa mayoría de cardiopatías congénitas puede tratarse mediante cateterismo en salas de hemodinámica. El cateterismo intervencionista o terapéutico es un procedimiento menos invasivo que la cirugía ya que no precisa toracotomía/esternotomía o circulación extracorpórea, tiene una menor morbilidad, ya que los riesgos y las complicaciones son menores, y requiere menos estancia hospitalaria. «Estos aspectos, unidos a los buenos resultados a corto y largo plazo, hacen que hoy en día sea considerado como primera opción terapéutica en muchas cardiopatías congénitas», afirma el doctor José Ignacio Carrasco, responsable de la Unidad de Cardiología Pediátrica del Hospital Vithas 9 de Octubre.

La Unidad de Hemodinámica Infantil del Hospital Vithas 9 de Octubre es un servicio único en la medicina privada valenciana. Está equipada con la más avanzada tecnología y cuenta con un equipo con gran experiencia. «La suma de la experiencia de los profesionales que atienden al paciente (cardiólogos infantiles, anestesistas, pediatras y personal de enfermería) y el apoyo tecnológico con los últimos avances en imagen y registros de la Sala de Hemodinámica, que actualmente posee el Hospital Vithas 9 de Octubre, hace que estos procedimientos –complejos en sí mismos y no exentos de riesgo como cualquier acto médico-quirúrgico-, se realicen en las mejores condiciones posibles», explica el doctor Carrasco. 

Objetivo: bajar la tasa de mortalidad

Y es que, una de las características, no solo de la Unidad de Hemodinámica Infantil sino de todo el Servicio de Cardiología del Hospital Vithas 9 de Octubre es su apuesta por contar con un equipo de gran experiencia y multidisciplinar, así como por utilizar las últimas tecnologías. A ello se une la inmediatez en el diagnóstico, la personalización del tratamiento «y que para nosotros, la prevención es fundamental. Las enfermedades coronarias tienen un pronóstico muy favorable gracias a los avances médicos de los últimos años, pero si podemos prevenirlas, reduciendo o eliminando algunos factores de riesgo, conseguiremos bajar aún más la tasa de mortalidad», asegura la doctora Ibañez.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email