Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

DOS HERIDOS 

La seguridad repele un nuevo asalto ‘okupa’ al Luis Vives

2/05/2017 - 

VALÈNCIA. Poco antes del anochecer del martes, una veintena de okupas intentó un nuevo asalto al Colegio Mayor Luis Vives de València, donde ya se encontraban instalados desde este lunes otros veinte okupas. El asalto fue repelido por la seguridad privada de la Universitat de València, que consiguió evitar que estos asaltantes tomaran el colegio.

Tras dar aviso a la Policía los guardas de seguridad privada, los okupas, al oír las sirenas, salieron en desbandada. La situación fue aprovechada por una quincena de los okupas que ya se encontraban en el interior del edificio, que aprovecharon para salir de allí. 

Como consecuencia de este nuevo asalto, el incidente provocó que dos guardas jurados fueran heridos por los asaltantes, y tuvieron que recibir asistencia sanitaria, si bien se les dio de alta a las pocas horas, informaron fuentes de la Universitat de València.

A las diez de la noche aún permanecían en el interior del histórico edificio universitario apenas un par de okupas y la previsión que manejaban desde la Universitat es que a lo largo de la madrugada abandonasen el edificio. En este sentido, las fuentes de la institución académica consultadas por Valencia Plaza recordaron que el inmueble no cuenta ni con luz ni con agua corriente, por lo que se hace prácticamente inviable la permanencia en su interior.

Tras el asalto, ya de noche, el edificio se encontraba sumido en una extraña calma y sólo la pancarta colgada en la fachada recordaba la presencia de okupas en su interior. En ella se podía leer: ‘La ingovernable. Espai alliberat’. La puerta del mismo se encontraba de nuevo cerrada, con un candado metálico y un precinto de plástico. Asimismo, en torno al edificio se había distribuido un perímetro de valla de obra, mientras agentes de la seguridad privada hacían la ronda por la parte del edificio que da a la avenida Blasco Ibáñez. 

Desde la Universitat insistieron en que la permanencia de los okupas en el interior es peligrosa para su propia integridad por los problemas de estructura que afectan al inmueble. En este sentido recordaron que, pese a las críticas que se vertieron desde algunos sectores, se optó por cerrarlo al público en 2012 por no poder contar con todas las garantías. En la entidad académica cuentan con proyecto de restauración ya aprobado y están a la espera de obtener financiación para rehabilitarlo.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email