GRUPO PLAZA

La UE se cierra ante un corredor de refugiados afganos sin control

31/08/2021 - 

BRUSELAS. La Unión Europea (UE) no abrirá sus puertas a los refugiados afganos para evitar los tráficos migratorios ilegales, como ocurrió en la crisis de 2015 con los desplazados sirios.  En su lugar, favorecerá el asentamiento en los países vecinos y sólo acogerá a las personas vulnerables que sean objeto de asilo según las normas europeas. Ésta es la principal conclusión a la que ha llegado el Consejo de Ministros de Interior, celebrado de forma extraordinaria en Bruselas, en el día en que se cumple el plazo para la salida de las fuerzas de la OTAN de Afganistán.

La comisaria de Interior, Ylva Johansson, fue contundente durante la rueda de prensa posterior al afirmar que no iban a favorecer a las mafias que traficaban con los refugiados  sirios en 2015, cuando entraron cientos de miles a través de la peligrosa ruta marítima del Egeo. Y aseguró que “estamos más preparados” que entonces, por lo que también aseguró que no iban a reproducir el acuerdo económico con Turquía, para que parara el flujo migratorio en la frontera.

Estas declaraciones las realizó después de que el ministro de interior de Eslovenia, Aleš Hojs -que ostenta la presidencia semestral de la UE-, leyera la Declaración alcanzada por los 27 Estados miembros. El escueto texto insiste en que "la UE comprometerá y fortalecerá su apoyo a terceros países, en particular los países vecinos y de tránsito que alberguen a grandes cantidades de migrantes y refugiados para que refuercen su capacidad de dar protección, condiciones dignas y seguras, y una subsistencia sostenible para los refugiados y las comunidades de acogida”.

Acuerdos con países vecinos

En este sentido, la UE decide reforzar su política de campos de refugiados y asentamientos en países limítrofes con Afganistán, como Pakistán e Irán, considerados “seguros”, para “evitar los peligrosos corredores de la migración ilegal”. Johansson que no quiso dar cifras, defendió que la UE colaborará con estos países económicamente para convertir los asentamientos en lugares dignos y seguros.

Ello no obsta, añadió la comisaría, para que la UE no aplique su Reglamento de asilo y refugio. Pero, explicó, ello implica que sólo las personas vulnerables y/o que tengan derecho a recibir asilo y refugio entrarán en Europa, una vez hayan tramitado la petición de asilo, que podrá realizarse en un país en tránsito. Además, los Estados miembros pueden acoger de forma voluntario los refugiados que estimen, siempre que se cumpla la norma.. No dio cifras sobre las personas que los países Estados miembros podrían acoger, pero insistió en que no iba a pasar como en la crisis siria, en la que entraron migrantes económicos de otros países limítrofes e incluso delincuentes que incluso habían sido expulsados ya de la UE. Por ello, dijo que se iba a seguir un procedimiento muy riguroso.

En cuanto a los reasentamientos, Johansson dijo que “nadie puede predecir las cifras de gente vulnerable que debe ser reasentada. No estamos estableciendo objetivos ni cifras”. La UE, dijo, “por ejemplo frente a Canadá ya recibimos muchos irregulares. En 2020 fueron 300.000 personas, más los de gestionamos como asilo. Queremos que lleguen las personas de forma más segura, pero cifras no voy a dar".

Respecto a las cifras para ayudar a los afganos que no puedan salir del país, tampoco pudo dar cifras sobre las ayudas a la cooperación internacional que hará llegar la UE. “Queremos cooperar para evitar que Afganistán se convierta en una guarida para terroristas. Pero no podemos colaborar con el nuevo gobierno de forma inmediata porque, en primer lugar, no hay aún un nuevo gobierno. Y, después, tienen que cumplir con nuestras condiciones”.

Los derechos de las mujeres como condición

La UE, explicó está dispuesta a hacer llegar la ayuda para la cooperación y el desarrollo, siempre que “los talibanes declaren que van a evitar convertirse en una guarida para terroristas, como Daesh y Al Qaeda, y que van a garantizar los derechos humanos de las mujeres y las niñas”, añadió las comisaría. “Pero ya sabemos de lo que fueron capaces en el pasado, ejerciendo una violencia terrible y la negación de los derechos de las mujeres. Debemos evaluar qué van a hacer, antes de contactar con el nuevo gobierno”, declaró Johansson.

A preguntas de los periodistas sobre el mensaje de rechazo a la entrada de afganos, la comisaría de Interior repitió que “las fronteras no están cerradas si es posible entrar legalmente a la UE” e insistió en seguir el procedimiento legal. "Nadie ha decidido que los procedimientos de asilo no son de aplicación. Sí que nos hemos comprometido a garantizar que, los que lo pidan, deben hacerlo desde un país seguro”, insistió. Para ello, “vamos a intensificar la cooperación con los Estados vecinos de Afganistan, para que esos procedimientos sean los adecuados. Y no es necesario ocuparnos de la cuestión de cómo impedir que vengan, porque hay muchos países vecinos de Afganistán que son seguros”.

Johansson quiso zanjar el tema explicando que “la Convención de Ginebra dice quienes tienen derecho a solicitar asilo, pero no que todos los que necesitan protección tengan que venir a Europa. Ése no es el derecho”. Y defendió la nueva posición europea de reasentada a la gente fuera de las fronteras europeas. “Necesitamos trabajar en la región fronteriza con Afganistán. La mejor forma de impedir una crisis migratoria es impedir que se produzca una crisis humanitaria”.

Reasentamientos para grupos vulnerables

También adelantó que este apoyo a los países vecinos no sería igual al acuerdo economizo que se alcanzó con Turquía en 2016 tras la crisis siria. “Tenemos que apoyar a los países vecinos, pero de forma adaptada a las necesidades que constatemos sobre el terreno. De momento, no vemos un aumento de afganos en los países vecinos”, comentó la comisaria. A continuación, explicó cómo sería ese apoyo. “Tenemos que evitar la situación de violencia de los derechos humanos de las mujeres en Afganistán y, si luego hay más afganos que abandonan su país, veremos qué tipo de apoyo establecemos con los países vecinos, si con ayuda directa o con iniciativas de reasentamiento para grupos vulnerables. Pero no vamos a calcar el acuerdo con Turquía”, dijo Johansson.

Dentro lado, también pasó la responsabilidad de la comunidad internacional, insistiendo en que no es sólo la UE la que debe hacer cargo de la situación. “Tenemos que asumir que no es sólo la UE la que tiene que intervenir, sino que es una respuesta global con otros países y con Naciones Unidas”. Éste es el mensaje que Johansson se trae de Nueva York, donde se reunió el lunes en la sede de la ONU. “Hay que evitar una crisis humanitaria, dijeron. Y la UE comunicó que va a duplicar su ayuda humanitaria en Afganistán. Son paquetes de comidas pero también semillas y otros productos para que desarrollen su vida y su economía local. Muchos de los afganos que han huido de la guerra están comenzando a regresar a sus zonas de origen. Tenemos que colaborar todos pero a nivel global con otros países”, explicó la comisaria, respecto de la reunión en Nueva York.

No obstante, hacer llegar la ayuda humanitaria al pueblo afgano, también será difícil mientras no se reconozca al nuevo gobierno. “La UE está muy lejos de reconocer al gobierno talibán. En primer lugar, necesitan un gobierno para que podamos seguir con la ayuda al desarrollo Estamos muy lejos de esa situación todavía porque no hemos recibido respuesta a las condiciones que hay que cumplir”, añadió Johansson recordando los derechos de las mujeres y niñas.

Cooperación con la ONU

En cuanto a los afganos que se han quedado atrapados sin poder salir y que son vulnerables por razones políticas, la comisaría de la UE reconoció que ”tienen muchísimo miedo, yo también lo tendría. Sabemos de qué son capaces los talibanes. Por eso necesitamos un reasentamiento de las personas vulnerables”, insistió. “Lo que hemos visto es que en algunas zonas hay estabilidad. No en Kabul. No hemos visto grandes flujos de personas dirigiéndose a los países vecinos, pero estamos preparados para lo que pueda ocurrir muy pronto, porque va a ser difícil ayudar a las personas y evitar una catástrofe humanitaria. Si los talibanes no respetan a las mujeres y no permiten que llegue la ayuda humanitaria, tendremos que presionarles mucho. Lo que implica buscar nuevas vías para hacerles llegar la ayuda, como ONG’s y la ONU, que están sobre el terreno”. Johansson fue categórica al predecir que, “si los talibanes resulta que son igual, hay un gran riesgo de crisis humanitaria”.

La comisaria confirmó que todo el personal de la UE y los afganos que trabajaban para la UE han sido evacuados. El ministro esloveno añadió que, en la reunión, “hemos intercambiado datos de inteligencia,para traer a los vulnerables. Pero hay muchos hombres en plena juventud en estos grupos, que no lo son y tenemos que tener en cuenta la seguridad. Debemos prestar atención a personas que eran delincuentes, terroristas y violadores, y los expulsamos, y no queremos que regresen de nuevo”.

Por último, manifestó que “ha habido varios ministros que han pedido que se acelere el proceso de asentamiento. Pero estamos aún en el proceso de que los Estados miembros asuman estos compromisos”. Para ello, añadió Johansson, “celebraremos un Foro de Reasentamiento de alto nivel el próximo mes”.

Inmigración desde Bielorrusia

De otro lado, el Ministro agradeció la respuesta de los Estados miembros a la petición que ha hecho la presidencia eslovena respecto de Bielorrusa. “La frontera del Este estará en el orden del día del Consejo muy pronto. Si los ataques continuan, tenemos opciones. La Comisión tiene un margen de maniobra para presionar a Bielorrusa, que está utilizando políticamente la cuestión migratoria con aviones fletados desde Irak para que entren en la UE a través de su frontera con Lituania. Nos dicen que la mayor parte de los vuelos de Irak a Bielorrusa se han interrumpido, pero no es totalmente cierto”, explicó Hojs. Y añadió que “Lukashenko está desesperado por los embargos e intenta utilizar a los migrantes como una fuente de ingresos”.

Los países bálticos y Polonia, que son los fronterizos, plantearon esta cuestión al enfrentarse a amenazas híbridas, como la inmigración ilegal desde Bielorrusia. El Ministro insistió en que “hay que proteger los Estados de la UE, nuestras fronteras exteriores. Tenemos a Frontex y a las fuerzas de seguridad, pero hay que proporcionarles barreras móviles, drones y agentes para controlar las fronteras con drones”.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme