GRUPO PLAZA

Ursula von der Leyen: “La dignidad del trabajado debe ser sagrada”

La Unión Europea regulará un salario mínimo digno para los trabajadores

28/10/2020 - 

BRUSELAS.  “¿Cómo construyes tu economía? ¿La basas en bajos sueldos o en alta tecnología? Si inviertes en educación, estás preparado para sueldos altos. Pero no se puede tolerar que la gente altamente cualificada deba seguir aceptando bajos salarios, porque se irán fuera y estos países no tendrán a gente preparada para levantar la economía. El vicepresidente Valdis Dombrovskis presentaba ayer en rueda de prensa la nueva regulación de la Unión Europea (UE) para equiparar los salarios mínimos de los Estados miembros a su nivel económico, con objeto de que todos los trabajadores tengan una renta adecuada que les permita una vida digna.

La Comisión ha propuesto una Directiva de la UE, para garantizar que los trabajadores de la Unión estén protegidos por salarios mínimos adecuados que permitan una vida digna dondequiera que trabajen. Cuando se establecen niveles adecuados, los salarios mínimos no sólo tienen un impacto social positivo, sino que también brindan beneficios económicos más amplios, ya que reducen la desigualdad salarial, ayudan a sostener la demanda interna y fortalecen los incentivos para trabajar. Éste es el espíritu de la nueva norma, que establece que “un salario mínimo adecuado también puede ayudar a reducir la brecha salarial de género, ya que son más las mujeres con un salario mínimo”. Además, esta propuesta protegerá a los empleadores que pagan salarios dignos a los trabajadores, al garantizar una competencia leal.

La crisis post-covid ha afectado particularmente a sectores con una mayor proporción de trabajadores con salarios bajos, como la limpieza, el comercio minorista, la salud y la atención a largo plazo o residencial. Garantizar una vida digna para los trabajadores y reducir su pobreza es esencial para una recuperación económica sostenible e inclusiva. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha declarado que “la propuesta de salarios mínimos adecuados es una señal importante de que también en tiempos de crisis, la dignidad del trabajo debe ser sagrada”. Y añadió, que esta pandemia ha puesto de manifiesto cómo, “para mucha gente, el trabajo ya no se paga dignamente”. Por ello, propone un marco para los salarios mínimos, “con pleno respeto de las tradiciones nacionales y la libertad de los interlocutores sociales”.

El vicepresidente ejecutivo para una “economía que funcione para las personas", Valdis Dombrovskis, manifestó por su parte que “es importante garantizar que también los trabajadores con salarios bajos se beneficien de la recuperación económica”. Respecto a los interlocutores sociales, dijo que “apoyamos su libertad para negociar salarios de forma autónoma pero, cuando esto no sea posible, proporcionamos un marco para orientar a los Estados miembros en el establecimiento de salarios mínimo”.

En este sentido, el Comisario de Empleo y Derechos Sociales, Nicolas Schmit, también presente en la rueda de prensa, añadió que “casi el 10% de los trabajadores de la UE viven en la pobreza y esto tiene que cambiar. Las personas que tienen un trabajo no deberían luchar para llegar a fin de mes. Los salarios mínimos tienen que ponerse al día con otros salarios que han experimentado un crecimiento en las últimas décadas”. Por ello, abogaba por “la negociación colectiva”, como patrón oro en todos los Estados miembros y garantizar un salario mínimo adecuado”.

Un marco que respete las competencias nacionales

Los salarios mínimos existen en todos los Estados miembros de la UE. En concreto, hay 21 países con salarios mínimos legales y otros seis Estados miembros (Dinamarca, Italia, Chipre, Austria, Finlandia y Suecia) donde la protección del salario mínimo es proporcionada exclusivamente por convenios colectivos. Sin embargo, en la mayoría de los Estados miembros, los trabajadores se ven afectados por una adecuación insuficiente o por lagunas en la cobertura de la protección del salario mínimo. A la luz de esto, la Directiva propuesta crea un marco para mejorar la adecuación de los salarios mínimos y para el acceso de los trabajadores a la protección del salario mínimo en la UE.

La propuesta de la Comisión respeta plenamente el principio de subsidiariedad, que establece un marco para las normas mínimas, respetando y reflejando las competencias de los Estados miembros, y la autonomía y libertad contractual de los interlocutores sociales en el ámbito de los salarios. Además, no obliga a los Estados miembros a introducir salarios mínimos legales ni establece un nivel de salario mínimo común.

No obsgtante, la Comisión señala que “los países con una alta cobertura de negociación colectiva tienden a tener una menor proporción de trabajadores con salarios bajos, menor desigualdad salarial y salarios mínimos más altos”. Por tanto, la propuesta de la Comisión tiene como objetivo promover la negociación colectiva de salarios en todos los Estados miembros. Y añade que los países con salarios mínimos legales deberían establecer las condiciones para que los salarios mínimos se establezcan en niveles adecuados.

Estas condiciones incluyen criterios claros y estables para el establecimiento del salario mínimo, valores de referencia indicativos para guiar la evaluación de la adecuación y actualizaciones periódicas y oportunas de los salarios mínimos. También se pide a estos Estados miembros que garanticen el uso proporcionado y justificado de las variaciones y deducciones del salario mínimo y la participación efectiva de los interlocutores sociales en la fijación y actualización del salario mínimo legal.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email