X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 18 de enero y se habla de à punt CVMC bloc Compromís CEV
GRUPO PLAZA

DESDE LA UNIDAD DE IGUALDAD

La UPV veta la contratación de mujeres embarazadas en su Escola d’Estiu

El Vicerrectorado de Responsabilidad Social rechaza a dos candidatas de la bolsa tras someterlas a un examen médico

25/06/2016 - 

VALENCIA. La Universitat Politècnica de València (UPV) ha rehusado la contratación de dos mujeres embarazadas para desempeñar la función de monitoras en su Escola d’Estiu. Se trata de dos candidatas inscritas en la bolsa de empleo, a las que les correspondía el puesto por orden de clasificación, pero que previamente fueron instadas a someterse a un examen médico para finalmente asignarles el trabajo. Esto nunca llegó a suceder, al detectar que se encontraban en estado de gestación.

Paradójicamente, la Escola d’Estiu es un servicio dependiente del Vicerrectorado de Responsabilidad Social y Cooperación, donde se integra la Unidad de Igualdad. La titular del área es Rosa Puchades, a quien corresponde velar por las políticas “en favor de la mujer” y la “no discriminación”. Pese a no haber podido contactar con ella, la Universidad defiende que su postura no es “para nada incoherente”, puesto que se basa en un informe médico “donde se considera arriesgado para la salud del feto el desempeño de estas funciones”.

El relato, según Stepv, es el siguiente. Una de las candidatas se encontraba inscrita en la bolsa y ya había trabajado como interina para la institución. Tras recibir la llamada para ocupar la plaza este verano, le indicaron que acudiera a un reconocimiento médico perceptivo. Ella cuenta que detectó “un cambio de actitud” por parte del doctor al descubrir el embarazo, hasta el punto de decirle que debía consultar el caso con la Universidad. Pasaron cinco meses sin noticias, hasta que decidió acudir al sindicato para denunciar.

El informe médico que establece su condición de “NO APTA” alega varios motivos de riesgo. En primer lugar, se asegura que estará “expuesta a ruidos”, algo que no parece determinante para Stepv; también se alude a la “carga física” que supone transportar a niños, pese a que le indicaron que estaría con menores de 6 a 15 años. Por último, se mencionan “riesgos psicosociales” dado “el estrés” de tratar con menores y mantener relación con los padres. “Pero es que por esa regla de tres no podría trabajar ninguna embarazada”, afirman.

El departamento de comunicación de la UPV se refiere también al problema de “las altas temperaturas”, dando por hecho que habrá desplazamientos y actividades físicas. Es por ello que Stepv solicita que se adapte el puesto a sus circunstancias, tal y como se ha hecho con otras trabajadoras en condiciones parecidas durante años anteriores. “Hay tareas y funciones asociadas al puesto que en absoluto se ven afectadas”, establecen. Sin embargo, fuentes universitarias ven una diferenciación clara entre realizar dicha adecuación para trabajadoras contratadas y trabajadoras que están por contratar, o que son interinas. 

“Lo que ocurrió el año pasado fue que, una vez que se había contratado a una persona, nos enteramos de que estaba embarazada y se readaptó el puesto. Pero en este caso, ya se había iniciado la relación laboral”, revelan. Tras lo sucedido, los aspirantes de la bolsa deben pasar un reconocimiento médico previo a la firma del contrato.

Otros casos anteriores

Habría que ver si se trata de una práctica generalizada dentro de la Universidad. “A nosotros nos constan situaciones parecidas”, afirma Stepv, que añade: “Hace uno años, hubo una trabajadora de la biblioteca, interina de la bolsa también, a la que no se le hizo el contrato por revelar que estaba embarazada. Cuando reclamó, llegaron hasta el punto de anular la plaza, alegando que ya no había necesidad de cubrir el pesto”. Y no se queda ahí la queja: “Puede que no nos hayamos enterado de otros casos. Al menos, hay otra chica embarazada a la que no le han renovado el contrato”, asegura el sindicato.

Sorprende la actitud de la propia vicerrectora, responsable última de la Escola d’Estiu. Si bien afirman que llegaron a abordar el tema con Puchades y mostró "interés y preocupación", también protestan porque posteriormente no ofreció solución alguna. También implican al propio rector de la UPV, por considerarle responsable último de la emisión del informe que incapacita a la aspirante embarazada a cubrir la plaza que le corresponde por bolsa. La UPV reafirma que no se plantea reconsiderar su postura. “Se trata de una decisión colegiada, tomada en base a un informe médico, por lo que nos parece coherente y no creemos que en ningún caso vaya contra los derechos de género”, concluye.


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email