X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

el cudolet / OPINIÓN

La València invertebrada: demasiado tarquín en la carretera de El Saler CV-500

Foto: KIKE TABERNER
15/12/2018 - 

En 1905 un pueblo entero quiso exiliarse de España. Eran tiempos convulsos. El imperio español se desmoronaba. Boada pidió por misiva un pasaporte colectivo para migrar a Argentina. En este pequeño pueblo rural salmantino había tierras que fueron expropiadas por el Gobierno de Madrid para paliar las mermadas arcas del país tras la guerra de Cuba y Filipinas. El enfado con el estado fue monumental por los continuos incumplimientos  económicos del gobierno con los vecinos de Boada. Cómo acabar con un pueblo rural tras la expropiación de sus tierras, o corregir el ADN de una ciudad como New Orleáns tras el desastre natural del Katrina, o aislar a una pedanía del sud de València por las injerencias en su vía estrecha, la CV-500, son tres claros ejemplos de intervencionismo político que afectan a nuestras vidas diarias.

La carretera de El Saler o CV-500 es el bypass que vertebra la ciudad de València, la marjal y el mar. Bienvenidos al sud, la huerta y los arrozales son parte del paisaje natural, aunque visualmente parezca que solo exista la del norte. La CV-500 cruza el Parque Natural de La Albufera. El Parque es un espacio de convivencia de especies, plantas y dunas que viven en armonía con los seres humanos. Un bosque urbano próximo a la polis del Turia extendida al sureste de su extrarradio. Un lugar perfecto para la práctica en modo off  de cualquier deporte, limita por el asfalto con Pinedo, El Palmar y El Perellonet. El Saler es un lugar de recreo, en el que cohabitan el descanso y el silencio. El pulmón verde nos debe servir para desconectar de la tecnología, fomentando la práctica de baños de bosque, modalidad muy arraigada en territorio japonés.

Desde los años sesenta el turismo familiar pernocta en las pedanías que forman los poblados del sur de la ciudad de València. Las contribuciones e impuestos de los apartamentos de las urbanizaciones refuerzan la tesorería del Ayuntamiento de València. Como decía el humorista Pedrito Ruiz, "pagamos impuestos de americanos y recibimos servicios de africanos". A las pedanías del Sud, el servicio municipal de transporte público ha llegado hace pocos años, en el último mandato de la popular alcaldesa de España ya desparecida Rita Barberá. Ella nos trajo la ruta del 25. La oferta de la CV-500 es amplia y variada en su recorrido. No pretendemos emular a la Ruta 66, pero la CV-500 a su paso, en algún tramo, es algo Kitsch. Sus campings, hostales, hoteles y luminosos responden a la cultura norteamericana de la ruta de la caravana. Los valencianos tenemos esa cultura chaletera y festera de reunión el domingo con amigos y familia para degustar una buena paella. Las playas han hecho posible que las pedanías se hayan convertido en localidades de segunda residencia de los capitalinos, y El Palmar como referente gastronómico y turístico en la zona. Es una carretera interurbana muy transitada por ciclistas y vehículos privados. Los coches no son armas de destrucción masiva y el hombre ningún intruso en el interior del ecosistema como ecologistas escolásticos se empeñan en teorizar. Estoy seguro que alguno de ellos hubiera pedido una excedencia para participar como actor en el rodaje de la película Avatar. Quiero volver a incidir, para los duros de mollera, que el gobierno municipal de Joan Ribó no es catalanista, es ecologista, y recordaremos su mandato por la pacificación de la ciudad.

Foto: VP

Todo esto viene por las continuas modificaciones acometidas en la CV-500. La última, que frenará aún más la vida de la carretera de El Saler, es la rotonda construida a la altura de la localidad de El Palmar. Aunque la titularidad de la vía pertenece a la Conselleria, el Ayuntamiento y la oficina técnica también deciden sobre ella. Recordemos el despropósito de la puesta en marcha de los cojines berlineses al paso de El Perellonet, frenada por los agricultores de la zona, cuyas únicas armas fueron el claxon y el tractor recorriendo el centro de la ciudad de València en señal de protesta. Esa inversión se podía haber evitado y destinado a la limpieza y drenaje de las aguas sucias del portet de El Perellonet, al que no pueden acceder por su acequia barcas de seis metros, como se vio en la última exhibición de Vela Latina de la Albufera. La reducción de velocidad a 60 km/hora, la línea continua que imposibilita cualquier adelantamiento y el radar de tramo afectan notoriamente la vida diaria de los vecinos y negocios de El Perellonet y El Perelló. No son nada beneficiosas para la convivencia y equilibrio entre la naturaleza y el ser humano. El Perellonet es la localidad fronteriza del sur de València y al paso que vamos no quiere ser la Ceuta y Melilla de España. Como leía recientemente en un estudio de la Universidad de València, gracias a la reducción de la velocidad en la CV-500 ha descendido el número de muertes en aves y animales este último año. El dato es una buena noticia. Aunque uno de los lugares más visitados por  turistas y vecinos, el embarcadero de El Saler, cuenta con apenas 15 plazas de aparcamiento. En una jornada de gran afluencia turística para ver una puesta de sol o hacer una salida en paseo en barca por la Albufera, me recuerda a un frenético día en la feria de Navidad en la atracción de los autos de choque, cruzando la pista para subirme a un vehículo con el riesgo de ser embestido. Pero esto suele ocurrir en esta ciudad, que nada está en su sitio, cuyos dos atractivos turísticos, la Ciudad de las Artes y las Ciencias y el citado embarcadero, el primero no dispone de línea de metro (T2)  y está construida y el segundo no dispone de un buen acondicionamiento para el aparcamiento de vehículos, situación que genera un peligro para la seguridad vial de turismos, ciclistas y peatones. Al paso que vamos la CV-500 acabará siendo una ciclo calle, todos conduciendo a 30 km/hora, en bicicleta o tartana, así volveremos a la época de Cañas y Barro. Cosas de está generación escolástica del prohibido prohibir y que ha acabado prohibiéndolo todo. Como está de moda esto del color amarillo, lazos y chalecos, los valencianos no vamos a ser menos y este verano salgamos a las playas a lucir flotadores, bañadores, bikinis o tablas de surf de color amarillo en señal de protesta. 

(Continuará)

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email